Ir al contenido principal
Imagen de perfil de David Lorao
La opinión de
David Lorao

Por qué Ahsoka Tano es el personaje de Star Wars que merece una película

Ahsoka Tano
Padawan, Jedi, desertora de la Orden, prófuga, rebelde, mártir... Ahsoka Tano ha tenido una vida y un desarrollo en el lore de Star Wars que la convierten en uno (sino el mejor) de los mejores personajes de la historia de la saga. Y hoy defendemos a la togruta en una película de acción real o de animación.

"Estaba sola, una situación que nunca tendría que haberse dado. Su gente era tribal, sangre y hueso, y su habilidad para usar la Fuerza le ofrecía una galaxia entera de compañeros de todas las especies. Incluso después de abandonar el Templo Jedi, podía sentir a los otros cuando quería... Su fluir en la Fuerza que había a su alrededor. Hasta que dejó de sentirlo, claro. Ahora casi prefería la soledad".

Comienza tu colección de The Clone Wars en DVD

Ahsoka Tano es, sin lugar a dudas, uno de los personajes de Star Wars que mejor han sido llevados y desarrollados a lo largo de toda la franquicia. Su potencial fue de menos a más y pasó de ser un mero producto que colocar a las nuevas generaciones a ser uno de los caracteres más inolvidables que nos ha dado la saga galáctica de Lucasfilm.

Y es que Ahsoka Tano fue creada para la serie de televisión de The Clone Wars, cuya séptima temporada tiene a los fans enloquecidos, con el propósito de hacer que un público mucho más juvenil y amplio se enganchara al nuevo proyecto y, por ende, a la franquicia. En realidad, la serie falló precisamente en ese sentido. La presentación de la joven padawan, aprendiz de Anakin Skywalker para que El Elegido sentara un poquito la cabeza dentro de la Orden Jedi, falló por todos los lados, hizo aguas por culpa de un personaje femenino torpe, pesado, demasiado infantil, inocente y nada adecuado para el contexto de guerra que planteaba The Clone Wars. Pero algo pasó con ella a lo largo de la serie...

Porque Ahsoka Tano pasó de ser esa niña que su maestro llamaba "Sabionda", "Chulita" o "Mocosa" a ser considerada una auténtica padawan. Todo lo infantil, lo pesado, lo torpe de su presentación fue sustituido por un personaje robusto y consolidado, una niña venida a mujer por culpa de las circunstancias en las que crece y por culpa de una guerra que lo está devastando todo. La huella del conflicto galáctico armado, de sus relaciones interpersonales y de todo lo que gira alrededor de Ahsoka Tano es profunda en el personaje y marcará el devenir de sus actos una vez que las Guerras Clon hayan concluido, que la Orden 66 se haya ejecutado y que la raza de los Jedi haya caído en la extinción y el ostracismo.

Ahsoka Tano tiene una de las historias más profundas y complejas de la saga de Star Wars

"Fue el maestro Plo Koon quien me encontró y me llevó al Templo, mi hogar", dijo Ahsoka Tano a su maestro, Anakin Skywalker, durante un episodio de The Clone Wars. La joven togruta nació en el colorido planeta Shili, un mundo pastizal donde la especie inteligente que se originó allí desarrolló diferentes patrones de color en la piel que les servía para camuflarse. Ahsoka Tano nace en Shili en el año 36 Antes de la Batalla de Yavin y, tres años después, Plo Koon descubre la existencia de este ser sensible a la Fuerza y se la lleva al Templo Jedi de Coruscant, donde fue criada hasta que, poco antes del inicio del conflicto armado de las Guerras Clon, el Consejo Jedi la asciende a padawan y la coloca junto a Anakin Skywalker.

El contexto sociopolítico de la galaxia en el momento en el que Ahsoka Tano es ascendida al rango de padawan en la Orden Jedi es un tanto inusual. Las circunstancias no son las mejores y, honestamente, los patrones de comportamiento de la joven tampoco son precisamente los más adecuados para la apolillada organización galáctica. Precisamente, esa conexión entre Anakin Skywalker y su padawan en el comportamiento es lo que llevó al Maestro Yoda a ponerlos uno al lado del otro.

El juicio de Ahsoka Tano en la serie de animación The Clone Wars

Sin embargo, ninguno de los dos pudo fortalecer su relación maestro-aprendiz de manera natural, ya que el conflicto armado se llevó todo el protagonismo e hizo que Skywalker funcionara más como general de guerra que como Maestro Jedi, al mismo tiempo que volvió a Ahsoka Tano una guerrera en lugar de una aprendiz de Jedi.

La relación entre el personaje de The Clone Wars y la Orden Jedi no fue precisamente positiva; no tanto con los miembros de dicha organización, pero sí con la organización en sí. Su condición de luchadora o guerrera de las Guerras Clon le llevó hasta las manos de los soldados clon, quienes acabaron por convertirse en su auténtica familia. Las cosas podrían haber sido muy diferentes para Ahsoka Tano y la Orden Jedi... Pero entonces llegó el juicio y la posterior expulsión de la joven togruta de la Orden.

Ahsoka Tano fue acusada de sedición por su presunta participación en un atentado contra el Templo Jedi. Antes del juicio, la padawan fue expulsada de la Orden Jedi, a pesar de que, finalmente, fue absuelta de todos los cargos y se reveló que la verdadera culpable era Barriss Offee. Ahsoka Tano fue invitada a volver a la organización Jedi, pero rechazó la invitación y, desilusionada por lo sucedido, perdida ya la esperanza en aquello que siempre había creído, afirmó que debía seguir su propio camino.

La vida de Ahsoka Tano se volvió entonces radicalmente diferente en las formas, pero no tanto en el sentido final de sus actos. En última instancia, la ex padawan siguió haciendo aquello que había ello exactamente durante sus últimos años: luchar. La guerra siguió al margen de su salida de la Orden Jedi y, precisamente, la llevó a lugares que ni siquiera habría imaginado.

El reto final le llegó a manos de Darth Maul, con quien tuvo una cruenta batalla en Mandalore, antes de que el Emperador Palpatine dinamitara la galaxia y convirtiera su antigua Orden en cenizas, aniquilando a todos aquellos a los que Ahsoka había conocido y convirtiendo a sus hermanos clones, su verdadera familia, en elementos meramente positrónicos y en los mayores traidores de la historia.

Ahsoka Tano en su pelea contra Darth Maul en Mandalore, en la serie de The Clone Wars

Ahsoka Tano se vio obligada al exilio, como muchos de sus antiguos compañeros. Pero mientras el Maestro Yoda permanecía en Dagobah haciendo... ¿Qué hacía el Maestro Yoda ahí? Y Obi-Wan Kenobi estaba en Tatooine vigilando al hijo de Darth Vader... Mientras esto sucedía, Ahsoka Tano siguió luchando. Los primeros años fueron difíciles, complicados. La culpabilidad del abandono de la Orden Jedi por parte de la joven togruta, la caída de todos sus amigos, aquellos que habían sido su familia durante toda su vida, y los recuerdos de su pelea con Maul en las cenizas de Mandalore hicieron demasiada mella en la antigua aprendiz de Jedi, que poco a poco fue encerrándose en sí misma y convirtiéndose en alguien diferente, alguien que respondía al nombre de Ashla.

Sin embargo, la purga del Imperio Galáctico, las crueldades del nuevo gobierno de Palpatine, los paradigmas políticos, sociales, económicos y culturales de la Nueva Orden galáctica hicieron que Ahsoka Tano (Ashla) rechazara la práctica supervivencia a la que había reducido su vida. Ella sabía que podía marcar la diferencia. Acabó por comprender que, tarde o temprano, Palpatine la encontraría. El Imperio Galáctico descubriría su paradero y haría todo lo posible para acabar con ella y con todos los que hubiera a su alrededor.

Por eso, cuando empezaron a encenderse las primeras chispas de rebelión en la galaxia y se formaron las primeras células rebeldes para atentar contra el Imperio Galáctico, Ahsoka salió de su cueva y volvió a vestir el manto de la guerra, ese que siempre la había acompañado y del que no podría desprenderse jamás.

Ahsoka Tano contra Darth Vader en el Templo Sith de Malachor, durante la serie de Star Wars Rebels

Convertida en Fulcrum y teniendo un papel de espionaje en este nuevo conflicto galáctico, Ahsoka Tano acabó junto al grupo de protagonistas de Star Wars Rebels. El Escuadrón Fénix le dio la bienvenida con los brazos abiertos y la presencia de otros usuarios de la Fuerza como Kanan Jarrus y Ezra Bridger hicieron que la togruta volviera a revivir viejas leyendas del pasado. Pero el pasado se le hizo presente a Ahsoka cuando descubrió y pereció en el Templo Sith de Malachor frente a su antiguo maestro, Anakin Skywalker, quien se había convertido en un Lord Sith y estaba sumiendo a la galaxia en la oscuridad más absoluta. Su muerte no fue en vano, realmente; pero siempre dejó ese amargo regusto entre los fans de que pudo haber escapado de Malachor junto a Kanan y Ezra y haber tenido un papel mucho más activo en la Guerra Civil Galáctico. Pero ese fue su destino: morir a manos de su antiguo maestro y amigo.

Sin embargo, el final de Star Wars Rebels dejó la puerta abierta a un futuro muy prometedor para Ahsoka Tano. La conclusión de la serie de animación abrió la puerta a seguir explorando la historia de la togruta, cuyo creador, Dave Filoni, sigue dando alas en redes sociales para seguir contando la historia de un personaje sencillamente perfecto. La vida de Ahsoka Tano estuvo llena de obstáculos. Fue arrancada de su planeta natal por ser sensible a la Fuerza y llevada a un mundo muy diferente del que había nacido, obligada a recorrer la senda Jedi por el mero hecho de haber nacido con habilidades especiales. Su trayectoria como padawan estuvo marcada exclusivamente por la guerra y su relación con la Orden Jedi acabó convirtiéndose en un auténtico infierno.

Ahsoka Tano como Fulcrum en Star Wars Rebels

Ahsoka Tano acabó siendo traicionada por todo aquello en lo que había creído: la Orden Jedi, que la llevó a juicio y la expulsó de la organización por un delito que no había cometido y sin respetar la presunción de inocencia; Anakin Skywalker, su maestro, que acabó cayendo en el Lado Oscuro de la Fuerza y sesgó la vida de su padawan en una batalla sin parangón (la mejor de la saga), y los clones, su verdadera familia, que tras ejecutar la Orden 66 volatilizaron la galaxia para siempre. Una vida marcada por la traición y una luchadora que siempre estuvo por encima de lo que se esperaba.

Un ser plenamente emocional, arrebatador, inteligente y con un dominio extremo de los sables de luz

Pero, a pesar de que ya de por sí su historia podría dar para ofrecernos actualmente un personaje completamente arrollador, con una carga y un peso emocionales tremendos, de los que difícilmente podemos encontrar en toda la saga, la personalidad de Ahsoka Tano hace el resto. Una personalidad arrebatadora, que va desde la inocencia hasta la lealtad. La togruta no es una persona fría, precisamente. El lema de la Orden Jedi sobre no dejarse llevar por las emociones no se aplica precisamente con ella, ya que es un ser plenamente emocional que no duda en amar hasta el final a aquellos que son parte de su vida... A pesar de que, al final, todos ellos acaben abandonándola lentamente, por una u otra razón.

Ella es una guerrera, una luchadora, una superviviente. Es una togruta inteligente con poderosos conocimientos de la Fuerza, pero que donde verdaderamente brilla como Jedi (aunque a ella no le gusta denominarse a sí misma así) es en el campo de batalla. El uso que hace de los sables de luz, los dos, es extraordinario. Ha sido capaz de enfrentarse tanto a Darth Maul como a Darth Vader y ha derrotado con facilidad a Inquisidores, poderosos avatares del Lado Oscuro creados exclusivamente para cazar Jedi.

Su habilidad a la hora de esgrimir los sables de luz es una valiosa herencia adquirida de su entrenamiento con Anakin Skywalker, ya que se pueden apreciar rasgos de su maestro en los movimientos que realiza, a pesar de que la raza a la que pertenece Ahsoka Tano le permite ser mucho más flexible, ágil y rápida que el Maestro Jedi de Tatooine.

Ahsoka Tano como Fulcrum en Star Wars Rebels

Y, por último, ella es leal. Leal a lo que ella cree en cada momento de su vida y a los que han decidido estar a su lado. Es curioso cómo esa lealtad, a pesar de todas las traiciones que sufre, no se rompe en ningún momento. La togruta ha sufrido decenas de decepciones en forma de traición y, a pesar de todo, sigue creyendo en el amor, la lealtad y el honor a la hora de encarar las relaciones. No hay ni una gota de resentimiento, de rencor o de ira en las formas de Ahsoka Tano. No hay desesperanza o miedo a que le vuelva a suceder (aunque le suceda una y otra vez). En ese sentido, es una Jedi completa.

Aunque Ahsoka siempre debería vestir el manto de "Jedi gris", ya que no es una Jedi al uso. No pura, ya que, como hemos dicho, es un ser prácticamente emocional y se deja llevar mucho por la pasión del momento. Ese ambivalencia pragmática del guerrero estoico, ese equilibro formal que Ahsoka Tano lleva consigo, es lo que le provocó tantos problemas con la Orden Jedi en su momento.

Estamos completamente seguros de que, si la togruta hubiera sido entrenada en una época de paz diferente a la de las Guerras Clon, el resultado habría sido el mismo. Su personalidad está tan definida por su comportamiento que, tarde o temprano, habría chocado con el muro ideológico del Consejo Jedi y habría salido por la puerta de atrás del Templo de Coruscant.

La serie de El Mandaloriano podría ser su gran debut en acción real

Por todo esto, Ahsoka Tano merece ser la protagonista de una película de Star Wars o de una serie de televisión para Disney+. Sin embargo, ¿dónde podemos encorsetar ahora a la aprendiz de Anakin? La togruta ya ha aparecido en The Clone Wars y en Star Wars Rebels, pero nunca lo ha hecho en un producto de acción real. Una de las grandes posibilidades, sin lugar a dudas, es la serie de El Mandaloriano. La razón principal es uno de los hombres que está detrás del éxito de esta serie de televisión: Dave Filoni. Dave Filoni es el padre de Ahsoka Tano, el responsable de que la togruta viera la luz y uno de los mayores fans del personaje, ya que tanto en redes sociales como en eventos públicos (aparece con camisetas con el nombre de ella) se deshace en elogios hacia la padawan.

Lee nuestra crítica del primer episodio de The Mandalorian

Teniendo en cuenta el grado de implicación de Dave Filoni con El Mandaloriano, la capacidad técnica ilimitada de la serie, lo ambiciosa que es la narrativa actualmente, de cara a una segunda temporada que podría contar con seres sensibles a la Fuerza que, de alguna manera, ayuden a Din Djarin a comprender quién es ese extraño bebé que porta consigo... Teniendo en cuenta todos estos elementos, no sería extraño que Ahsoka Tano se estrenara en acción real de la mano de El Mandaloriano y con "su papá" como hombre detrás de las cámaras. La pregunta que surgiría sería: ¿harán que Rosario Dawson cumpla su sueño de ser Ahsoka Tano en un proyecto live action de Star Wars?

Ahsoka Tano en el final de Star Wars Rebels

Otra posibilidad para facilitar a Ahsoka Tano su inclusión en el universo de acción real galáctico sería plantear una película o serie de películas en las que se recogiera lo sucedido al final de Star Wars Rebels. Las cosas con Ezra Bridger y Sabine Wren, además de la propia togruta, han quedado extremadamente abiertas. Es cierto que se está rumoreando la posibilidad de que haya una continuación de Rebels, también en formato animado. De ser así, estamos seguros de que la historia de Ahsoka continuará, aunque siempre se nos quedará esa espinita clavada de cómo podría funcionar la togruta en acción real, cómo quedaría en pantalla grande.

Y, por supuesto, cómo la aceptaría el gran público que, probablemente, desconozca la existencia de este personaje tan maravilloso que nos ha acompañado a muchos desde hace una década y al que hemos aprendido a amar, sobre todo después de verla caer y levantarse tantas veces que ahora sólo queremos que pueda descansar en paz y deje atrás todos esos años de peleas, conflictos, guerras y, sobre todo, traiciones.

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no tienen por qué coincidir necesaria o exactamente con la posición de Axel Springer o Hobby Consolas.

Y además