Imagen de perfil de Javier Cazallas
La opinión de
Javier Cazallas

Oscar 2019 - La corrección política reñida con la calidad real

Las mejores películas ganadoras de un Oscar que puedes ver en Netflix y HBO

La Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas de Estados Unidos tomó hace tiempo un sinuoso sendero en torno a la corrección política que ha llevado en más de una ocasión a los académicos a nominar y a galardonar a películas que estaban por debajo del nivel de otras por el simple hecho del clima político, del color de la piel, o de otros factores que se pueden considerar políticamente incorrectos de ignorar.

La última jugada maestra de la Academia de las artes y las Ciencias Cinematográficas de Hollywood ya ha sido perpetrada. La 91ª Ceremonia de entrega de los Oscar pasará, junto a otras tantas, a la Historia como un nuevo episodio de la escrupulosa corrección política que la Academia ha impuesto a sus miembros a la hora de tomar sus decisiones. ¿Significa esto que dice a sus miembros a quién votar? No, al menos no creemos, claro está. Pero la presión mediática que las productoras y comunidades ejercen en torno a determinadas películas en las semanas previas a la ceremonia si juega un factor determinante.

Juzga por ti mismo si Black Panther mereció 3 Oscar

Ejemplos de esa corrección política se llevan viendo años y en el momento en que la Academia se sale del guión previsto salta la polémica y aparecen detractores de un lado u otro del escenario, para criticar cada movimiento que la institución hace. Sirva como ejemplo aquel hashtag de #OscarsSoWhite de 2016, porque todos los actores y actrices candidatos eran blancos. La presión social y la que ejercen los medios de comunicación se ha convertido en un factor determinante en los últimos años, pero con las redes sociales en su cenit, esa presión es, si cabe, mucho más directa, siendo un bombardeo constante.

Este año tenemos una buena prueba con Black Panther, la película de Marvel que ha ganado 3 premios Oscar y que optaba a la estatuilla a la Mejor Película, convirtiéndose en la primera película de superhéroes en ser nominada para esta categoría. ¿Es para tanto? Pues habrá opiniones de todo tipo, pero desde el punto de vista de las películas de superhéroes es una película del montón, y muchos de vosotros así lo habéis reflejado en comentarios que habéis ido dejando en nuestras noticias y críticas sobre la película.

La película de Ryan Coogler está lejos, muy lejos de ser la mejor o de las mejores del Universo Cinematográfico de Marvel. Y con esto no queremos desmerecer el trabajo y la ilusión que seguro que el equipo ha depositado en cada momento en el que ha trabajado en la cinta. No obstante, uno no puede evitar preguntarse si Black Panther habría sido tratada de la misma manera si en lugar de ambientarse en un reino ficticio de África y contar con un elenco afroamericano casi por completo se hubiera desarrollado en un país asiático con un elenco de la misma ascendencia.

El pasado no se cambia, del pasado se aprende

Estados Unidos en general y la Academia en particular, llevan décadas tratando de limpiar su imagen racista, tarde y mal. No podemos olvidar que es un país que a día de hoy todavía sufre por parte de sus ciudadanos fuertes tensiones por motivos raciales, muchas de las cuales se traducen en atroces crímenes. Cintas como la ganadora de la estatuilla a la Mejor Película, Green Book u otra de las favoritas para haberse llevado el premio, Infiltrado en el KKKlan se centran en esos problemas raciales, algo que prácticamente les otorga el billete dorado hacia la nominación.

Pero no podemos olvidar que estos premios se entregan a la excelencia en cada uno de sus campos. Los Oscar no deben entender de raza, género o religión, al igual que cualquier otro premio - obviamente excluimos las categorías destinadas a actores y actrices en las que el género si que se define en la propia descripción-. Durante mucho tiempo, los afroamericanos han sufrido de discriminación por parte de la Academia, y muchos grandes intérpretes y directores han quedado sin reconocimiento por no tener el color de piel adecuado para el criterio de quienes tomaban las decisiones.

Green Book en blu-ray

Pero ahora, esa misma comunidad se ve favorecida por la discriminación positiva, algo que tampoco es, en nuestra humilde opinión, jugar con las mismas reglas. La igualdad comienza en todos y cada uno de nosotros, y va siendo hora de que la Academia deje de dorar la píldora a unos u otros y hagan su trabajo, que es votar a lo mejor en cada categoría, sin fijarse en factores externos. Esto es, por supuesto, algo utópico, y más teniendo en cuenta el modus operandi de la sociedad estadounidense.

Gravity 2, la historia se repite

¿Modus oerandi? Si amigos, la mejor película candidata al Oscar este año tenía nombre de ciudad y su nombre era Roma. No caigáis en la trampa de pensar que apoyamos la película de Alfonso Cuarón por el mero hecho de ser una película de habla hispana. Su trabajo cinematográfico fue impecable a la hora de desarrollar la película, que además trata asuntos vitales y que muy a menudo pasan desapercibidos a simple vista. Prueba de ello es que el cineasta subió 3 veces al escenario del Dolby Theatre a recoger premios, pero la guinda del pastel no se la podía llevar.

Los mejores trabajos de Alfonso Cuarón

Qué imagen daría la Academia si otorgase el Oscar a la Mejor Película a Roma, una obra que viene de un país ante el que su presidente elegido democráticamente quiere levantar un muro. Además de ser una película que no está en inglés, se trata del reflejo de una parte de la sociedad mexicana tanto en México como en Estados Unidos, donde la cantidad de empleadas del hogar del país centroamericano es tan abrumadora que ya es un cliché social. No, amigos, después del curso que llevó la gala, una decisión diferente habría levantado las iras de Trump y sus seguidores, así que tocaba que la Academia también fuera políticamente correcta en el otro sentido. También les ha ayudado para quitarse el marrón de premiar una película de Netflix. Algo muy conveniente.

¿Dónde está el límite? ¿Realmente los Oscar han premiado en algún momento de sus 91 años de historia la calidad? La ceremonia y la Alfombra Roja es un lugar fantástico para reivindicar estas causas, pero los premios deberían quedar fuera de la opinión social y de lo que se considera políticamente correcto. Todo esto es, por supuesto, nuestra opinión, y como dijo Harry Callahan, las opiniones son como los culos, todo el mundo tiene uno.