Imagen de perfil de Jesús Delgado
La opinión de
Jesús Delgado

Spider-Man: Lejos de casa es el Spidey que nunca habíamos visto

Spiderman Lejos de casa

Spider-Man: Lejos de casa mostrará al Spidey que todavía no habíamos visto en películas, aunque ya se había insinuado. En esta crítica comiquera analizamos este nuevo enfoque, intentando sortear los spoilers en la medida de lo posible.

Spider-Man: Lejos de casa (Spider-Man: Far from Home) tenía un papelón muy grande que desempeñar. Uno nada amable ni fácil, por cierto. Al ser la película que cerraba la Fase 3 del Universo Cinematográfico de Marvel, tenía la labor de servir de puente para lo que está por llegar. Y, tras los eventos acontecidos en Vengadores Endgame y al ejercer de bisagra, esta nueva película de Spider-Man del director Jon Watts corría el peligro de ser víctima de las odiosas comparaciones. 

Empieza ya tu periodo de prueba en Amazon Prime Video

Como bien sabéis, esta cinta discurre justo después de los eventos de Endgame, con Peter Parker (Tom Holland) tratando de meterse en los zapatos de Iron Man. Mientras el mundo se trata de recuperar de la batalla con Thanos y el regreso de los que perecieron durante Vengadores Infinity War, su instituto se prepara para unas vacaciones de verano por Europa, a las que Peter no piensa decir que no. Sobre todo, porque le permitirá intentar llevar a cabo la conquista de MJ (Zendaya), su compañera de clase, por la que ha empezado a sentir algo.

Por desgracia para él, y como pronto descubrirá, no hay momento de descanso para los héroes. Nick Furia (Samuel L. Jackson) pondrá a prueba al protegido de Stark con el fin de reunir un nuevo grupo de héroes. ¿Y qué mejor momento para hacerlo que la llegada de Mysterio (Jake Gyllenhaal), el último superviviente de una realidad alternativa del Multiverso Marvel?

Con esta premisa, como ya hemos dicho antes, bien podría ser que la cinta no alcanzase a colmar ciertas cuotas mínimas de interés. Ahora bien, las primeras reacciones internacionales han sido muy positivas. El público que ya ha podido verla está contento. Y entre ellos, nosotros. El regreso en solitario del Spider-Man de Tom Holland bien podría haber sido un bache en la trayectoria del UCM. Sin embargo, Marvel Studios ya parece haber dado con la tecla y, de la mano de Sony Pictures, nos brinda una película diferente de Spider-Man, muy distinta a cualquier cosa que hayamos visto antes.

Lee nuestra crítica general de Spider-man Lejos de Casa para ver otra perspectiva

Os desarrollamos esta premisa en la siguiente crítica comiquera de Spider-Man: Lejos de casa, en la que os exponemos nuestra perspectiva, desde el punto de vista del fan y del lector de cómic.

¿Dónde está la pelotita?

Creo que a estas alturas os podemos decir cuál ha sido el "marrón" con el que Dani Quesada y yo nos hemos encontrado. Posiblemente Spider-Man: Lejos de casa sea una de las películas más complicadas de reseñar, en tanto que resulta muy complejo analizarla sin hacer destripes y spoilers. Sobre todo, si no queremos ganarnos las iras de algunos despistados, como le ha pasado a Tom Holland.

¡Eh, no dejes de leer la crítica cinéfila de Spider-Man: Lejos de casa!

De hecho, la mejor analogía posible que podemos hacer, sin reventaros la trama y los giros de guión, es la de que Spider-Man: Lejos de casa es un elegante juego de ilusionismo, ejecutado con la pericia de un trilero profesional, que te da lo que venías buscando, pero (a la vez) reinventa algunos preceptos de Spider-Man en el cine. Y, encima, tiene el morro de hacer que lo disfrutes y quieras más. ¡Toma ya!

Dicho esto, podemos entrar en algo más de detalle y explicaros que esta película de Spider-Man rompe con los cánones habituales. Desde los años 70, pasando por la trilogía Sam Raimi y hasta Marc Webb (y teniendo en mente las distintas series de televisión), la representación de Spider-Man se ha ceñido casi siempre a una visión muy ortodoxa en sus adaptaciones audiovisuales. Es decir, se ha circunscrito a un Spider-Man eminentemente neoyorkino, que repetía los mitos conocidos por todos y más fácilmente representables en pantalla dentro de un escenario confortable para guionistas y público. De este modo, la trama giraba en torno a la muerte de Gwen Stacy, el Jameson gruñón y cabreado, el concepto de la identidad secreta, la llegada del simbionte, el asunto de Tío Ben, etc... en aras de desarrollar el concepto de "poder y responsabilidad".

Sin embargo, desde Capitán América: Civil War, los cerebros de Marvel Studios han preferido jugar con la mitología del trepamuros y desarrollarla a su paso, poco a poco, con algunas vueltas de tuerca. Desde este mismo momento, se planteó que Spidey no fuera uno de los "héroes originales del UCM", sino un relevo generacional, un apadrinado de Iron Man / Tony Stark. Un detalle que cambiaría de manera capital la percepción popular del personaje para esta nueva generación de espectadores.

Por otro lado, en Spider-Man: Homecoming vimos algunas pistas de este plan para reformular a Spider-Man: El papel de Norman Osborn cayó en las alas de El Buitre, que, a su vez, era el padre de Liz Allen, uno de los intereses románticos de Peter); Tío Ben no aparecía por ningún lado; en lugar de Harry, el amigo de este Pete era Ned Leeds (Jacob Batallon), un personaje inspirado en el Ganke de Miles Morales y que esperamos ver algún día convertido en el villano Hobgoblin, etc... A esto hemos de sumar el hecho de que la película no se desarrollaba propiamente en la isla de Manhattan, sino en Queens, Nueva Jersey y Washington D.C. Dicho de otro modo, sacaba de su escenario al personaje, proponiendo a un Spidey que todavía iba en ruedines. 

Algo parecido pasa con Spider-Man: Lejos de casa. Watts vuelve a confiar en los guionistas Erik Sommers y Chris McKenna (responsables de gamberradas como Jumanji: Bienvenidos a la Jungla, Ant-Man y la AvispaBatman: La LEGO película) para contar una historia fresca de Spidey y lo hace sacándolo de su zona de confort. Nada de Vengadores y tampoco se desarrolla en su conocido Nueva York.

"Para más inri" y "escarnio", plantean una premisa con la que en las series no habíamos contado todavía ni se había desarrollado, más allá de la ignición que da lugar a la muerte de Tío Ben: el concepto de un Peter Parker adolescente, egoísta, desorientado y algo narcisista. Algo que la película viene a plantear muy bien, en contraste con el Mysterio de Gyllenhaal y el Furia de Jackson, que vienen a encarnar la heroicidad y la épica propia de la línea de Vengadores. 

Pero, y aquí viene la explicación sobre la metáfora del truco de magia del que hablábamos antes, todo esto no es sino un recurso que ha hecho evolucionar a la inversa a Spider-Man. Creemos que la planificación del Spidey del UCM ha sido la de presentar un personaje con una trayectoria inversa a la de su homólogo de los cómics.

Es decir, empezó siendo apadrinado por uno de los grandes del UCM, pero ahora deberá ejercer de héroe sin ayuda y ponderamos que en un futuro lo hará sin mucha popularidad hacia su persona, precisamente. De hecho, casi nos podemos jugar las patillas a que la próxima película sí que será mucho más ortodoxa a nivel argumental, ya que volverá a los relatos clásicos de Stan Lee, Steve Ditko y John Romita Sr. y al planteamiento narrativo de estos. Y todo ello para que, en un momento futuro, podamos escucharle decir aquello de "todo gran poder conlleva una gran responsabilidad", con la misma dignidad e importancia que el "¡Vengadores, reuníos!" de Endgame.

Sobre esto último, hemos de añadir que sí, que la película tiene sus guiños, cameos y huevos de Pascua, sobre los que no podemos hablar, para no aguaros la sorpresa. Solo os incidiremos en que os quedéis hasta el final y veáis las dos escenas postcréditos de Spider-Man: Lejos de casa, que valen su peso en oro. Con la primera, no podréis creer lo que estáis viendo. No solo por quién(es) aparece(n), sino también por la osadía del guionista y del director, haciendo algo inaudito hasta ahora. La otra... bueno, no os vayáis hasta que acabe, pues alberga claves de las que hablaremos pronto.

Además, no nos olvidamos de él. El Mysterio de Far from Home os va a alucinar. Se trata de una actualización redonda del personaje clásico, que promete dar para mucho, sobre todo en futuras películas. Y más si se cumple la predicción que el aquí firmante ha realizado acerca de los planes de Marvel y de la adaptación de cómics insignes de Spidey (entre los que se encuentran el material recopilado en la antología Spider-Man vs. Mysterio, por cierto). Sin entrar en detalles, ya os aventuramos que es el Mysterio que queréis ver y que hace un sentido homenaje a su primera aparición y planteamiento en el cómic The Amazing Spider-Man #13 (1964).

Por otro lado, ya haciendo valoraciones más generales, diremos que musicalmente, la película gana bastantes enteros respecto a su antecesoras, con un leitmotiv musical claro del personaje, recuperando aquel espíritu de la Fase 1 y que la Fase 3 volvió a imponer.

Estos son los mejores cómics para conocer al Spider-Man clásico y original

También hay que señalar que Jon Watts cierra algunas bocas a quienes le criticaron por su forma de dirigir, ya que demuestra solvencia a la hora de filmar las acrobacias del personaje y en los planos que elige. Y eso, sin mencionar que la edición de la cinta mejora ostensiblemente. Igualmente, hemos de recalcar el tono híbrido de la película, que mezcla géneros de comedia romántica adolescente, road-trip, superhéroes y, ¿por qué no decirlo?, épica y thriller. 

Ahora, ya relajando el hype, también os decimos una cosa: Spider-Man: Lejos de casa no es la mejor pelicula de Spider-Man, ese honor creo que se lo sigue mereciendo Spider-Man: Un nuevo Universo. Pero, posiblemente, sí es de las más arriesgadas y originales hasta la fecha. Tiene algún problema de ritmo y, en ocasiones, se pasa de chistosa. Pero nada ajeno al tono y las convenciones del UCM.

En conjunto, los fans de Spidey de Holland quedarán satisfechos. Los enrocados en un enfoque más tradicional y sus detractores, no tanto. El público general se lo pasará bien. En definitiva: la película de Jon Watts cumple de acuerdo a lo que prometía, alimenta al fandom con hype y, sobre todo, cierra una forma de ver el Universo Cinematográfico de Marvel hasta ahora y, también, de entender al Trepamuros que debutó en Civil War. 

No os decimos más. Recordad, Spider-Man: Lejos de Casa se estrena el 5 de julio. Un día después de su estreno en EEUU, que coincide con la fiesta nacional de país, por cierto. ¿Una fecha buscada? Dudamos que en Marvel dejen cosas como esas al azar. 

Y además