Imagen de perfil de Jesús Delgado
La opinión de
Jesús Delgado

Star Wars Episodio I: La Amenaza Fantasma - 20 años refunfuñando

Star Wars Episodio I: La Amenaza Fantasma

Star Wars Episodio I: La Amenaza Fantasma cumple veinte años. Veinte años, dos décadas, en los que una parte del fandom sigue todavía quejándose del enfoque de George Lucas que no acabó de cuajar con la visión clasica de la trilogía original.

Echo la vista atrás y veinte años son una pasada, y también cuesta ver con algo de perspectiva cómo eran las cosas en 1999. A saber, con Internet aún siendo cosa del demonio entre ciertos sectores de la población, el VHS dando sus últimos coletazos antes de ser reemplazado en unos cuantos años por el DVD y la Nintendo 64 y la primera Play siendo las consolas de moda (amén de injustamente denostada Sega Saturn, amigos) y nuestro, por entonces, presidente, hablando catalán en la intimidad. 

Consigue todas las películas del universo Star Wars en Blu-ray y DVD

Sí, ciertamente era una época distinta, quizá más sencilla, pero no exenta de hate y trolleo, si lo pensamos bien. Star Wars Episodio I: La Amenaza Fantasma se estrenó hace veinte años en los cines españoles, el regreso de George Lucas para contar la juventud de Anakin Skywalker y el ascenso de Darth Vader fue una película que levantó un enorme hype entre el fandom de la época, que ni siquiera había adoptado ni conocía siquiera el término de marras. Eso sí, bien que había quien ya por entonces se sabía el nombre de todos los asistentes a la fiesta de Jabba en El retorno del Jedi, incluyendo sus ascendentes familiares.

Y esto último, por cierto, no era casual. Después de una larga edad oscura que en España sí apenas tuvo algunas luces, la llegada del viejo Universo Expandido (compendio de novelas, videojuegos, juegos del rol y cómics que contaban historias más allá de las películas originales), se había creado una legión de seguidores acérrimos alumbrada al calor de este material, de carácter prácticamente académico y algo sacralizado.

De ahí que cuando comenzó la Vaderexploitation con el proyecto de Shadows of the Empire (Sombras del Imperio) aquello fuera algo inaudito para la gente de la época. A saber, videojuegos, cómics, novela, una banda sonora original, merchandising asociado...  Con estos antecedentes, podéis imaginaros ya el hambre que había de una nueva película de Star Wars. Buena parte de los fans de la época arañaban lo que podía para saciar sus ansias y el anuncio fue... Bueno, creo que me estoy yendo por las ramas. El caso es que ya habéis podido haceros un retrato mental de cómo estaba la cosa.

En este escenario, llegó la noticia de la nueva película de Star Wars, que además volvería atrás en el tiempo para contar el origen de Anakin Skywalker, y de paso narrar las famosas e infames Guerras Clon. La expectativa estuvo por las nubes un ratito, al menos hasta que empezaron a conocerse detalles de la película.

Que si tendríamos un Anakin niño, que si Ewan Mcgregor sería Obi, que si el señor de La lista de Schindler sería otro Jedi... algo no cuadraba con la idea preconcebida que el fandom tenía en mente respecto a la imagen del universo de Star Wars que se habían montado en la cabeza gracias a las novelas editadas por Martínez-Roca y por los cómics de Norma en España.

No dejes de leer nuestra crítica del Episodio I

Y entonces llegó el día, el 20 de agosto de 1999. Algunos afortunados (o no) ya la habíamos podido ver en adelanto, gracias a filtraciones piratas o porque el estreno original de The Phantom Menace nos había pillado fuera de España, donde llegó a los cines bastante antes ya que eso de los estrenos mundiales no ocurría, salvo raros casos, en esa época. ¿Qué creéis que pasó? Infancias destruidas por doquier, pero no cómo ni por lo que os pensáis.

Como si millones de voces gritaran de terror y luego se apagaran

Veamos, no seamos efectistas ni exagerados, tampoco. Pero esta cita de Obi-Wan dicha durante la película original de La Guerra de las Galaxias, ejemplifica mucho el sentimiento que se vivió con el estreno del Episodio I, que fue el Episodio VII antes del Episodio VII. Pero ya iremos a eso.

El sentimiento que recuerdo con el estreno de esta película fue el de que los fans de grupo duro, los de toda la vida, salimos en masa y en nuestra mayoría, con un cabreo monumental de las salas de cine, afirmando sentencias tajantes como: "Esto es una #¿!!?%&", "Esto no es Star Wars", "Menuda traición a los fans", "Ya te vale George Lucas", "Mira que infantilizar mi película"... ¿Os suenan de algo? Estas maldiciones también las hemos oído y leído no hace mucho, tras la compra de Lucasfilm por parte de Disney y el estreno de El despertar de la Fuerza y de Los últimos Jedi. Pero claro, entonces no teníamos redes sociales y, como mucho, algún foro ya estaba en funcionamiento.

Antes decía que se habían destruido infancias y esto era un sarcasmo en toda regla, ya que enfrentó a dos tipos de espectador. Por un lado, el grupo de gente supuestamente adulta (entre el que yo quería contarme, con mis 17 añitos) y, por otro, la gente joven que se estaba enganchando con esta nueva hornada de cintas realizadas con otros patrones distintos a los clásicos. Los unos no vieron cumplidas sus expectativas y les amargaron el dulce a los segundos, quienes se sentían "engañados" porque los supuestos "entendidos" decían que aquello era basura. Y, por tanto, si a los neófitos les gustaba era porque como principiantes que eran "no tenían criterio".

10 aspectos en los que la precuelas de Star Wars superaron a la triología original

Dicho así, parece que exagero, pero si habláis con gente que vivió el estreno y el del resto de precuelas, descubriréis que muchos de los frikis avinagrados de Star Wars de entonces les fastidiamos el estreno a más de un recién llegado y también a algún fan con trayectoria, a los que sometimos al ostracismo injustamente, haciendo una división muy enfermiza entre los fans verdaderos y los de postureo, como si esto de las películas de magos y vaqueros espaciales fuera una especie de religión o verdad revelada. ¿Lo jorobado del asunto? Que seguimos en las mismas con las nuevas películas, aunque eso ya da para otro blog. 

Pero, ¿fue para tanto?

Mucho tiempo he tenido para reflexionar acerca de esta película que, aún sin gustarme y considerarla innecesaria por motivos que no vienen al caso, me conozco casi al dedillo. ¿Realmente fue un truño o es que el fandom, una vez más, reaccionó agresivamente a que le sacaran de su zona de confort y, debido a su narcisismo, se creyeron en masa que eran guionistas, productores, directores y actores profesionales? Yo diría que lo segundo, como sigue pasando hoy en día, por cierto.

En retrospectiva Star Wars Episodio I: La Amenaza Fantasma es una hija de su tiempo. Tiene lo peor y lo mejor del cine de los años 90, algo que en contraste con los Episodio IV y V (fuertemente influenciados por el cine de los 70) y el Episodio VI (netamente ochentero) presenta unas diferencias notables.

10 camisetas de Star Wars que necesitas y que puedes comprar en Amazon España

Por un lado sus figuras retóricas son incuestionables: el niño patada superdotado, el alivio cómico cargante, Samuel y Neeson en papeles de tipos outsiders, el malo molón que no dice nada pero da unos brincos ninja de aúpa... A eso, sumamos los incipientes efectos digitales (sin los que el cine no sería lo que es hoy), lo que hace que esta primera película de las precuelas, y los siguientes film, pasaran de ser filmes de serie-b espaciales a grandes superproducciones. 

Y dicho eso, concluyo diciendo que como película cumple mucho, y muy bien. Salvo por el hecho de que George Lucas es un director bastante cuestionable, al que le han salvado siempre la gente de la que se ha rodeado, y eso se transpira en una edición bastante mejorable y un ritmo irregular, la película de La Amenaza Fantasma es puro espectáculo: duelos con espadas, batallas especiales y terrestres, carreras...

Cierto es que Lucas cuando no tiene nada que decir, se llena la boca con palabros como democracia, república o libertad, pero tampoco es que Star Wars pretenda ser un ensayo de Ciencias Políticas ¿no? Y también lo es que Jar Jar Binks es muy, muy pesado y que hace pasar a Chris Tucker por simpático Pero oigan, a eso veníamos. 

10 preguntas que las películas de Star Wars nunca han respondido

En conjunto, no puedo sino decir que 20 años de estar refunfuñando porque una película no es como otra de la misma serie, realizada hace cuarenta años, es demasiado tiempo de bilis, frustraciones e inmovilismo. Ustedes verán, pero si tengo hijos algún día, no quiero convertirlos en un reaccionarios crónicos, ni en un guardianes de las esencias que toman una película de ciencia ficción de aventuras como si fuera un dogma de fe. Si lo hago, seguramente esté haciendo algo mal como padre. 

Y además