¿Cómo aplicar la pasta térmica correctamente en tu ordenador? Métodos y consejos

Pasta térmica en un procesador

Si alguna vez te has encontrado en la situación de que tu nuevo disipador no trae la pasta térmica aplicada y tienes que ponerla tú mismo o, por el contrario, lleva un tiempo puesta y va haciendo falta un cambio, te explicamos cómo colocarla correctamente, los principales métodos, ventajas, desventajas y consejos para hacerte la vida un poco más fácil.

Siempre ha existido discusión entre qué es mejor cuando compramos un disipador o una refrigeración líquida AIO (All In One): ¿es mejor que traiga la pasta preaplicada o que traiga una jeringuilla de aplicación propia?

Ambas opciones tienen pros y contras que no vamos a analizar ahora, pero si estás en el segundo de los casos y nunca lo has hecho, es más que probable que tengas dudas de cómo hacerlo. 

También es posible que hayas visto que tu disipador o refrigeración líquida comience a dar síntomas de que le hace falta un cambio de pasta.

Procesador Intel Core i5 en placa base

Sea como fuere, vamos a hacer un repaso a lo primero que debes saber y después a los distintos métodos que hay para aplicarla, hablando de sus pros y contras. Eso sí, compra siempre cositas de calidad y no montes un sistema de disipación con Jägermeister...

Cómo aplicar la pasta térmica correctamente en tu PC

Conceptos básicos a la hora de colocar la pasta térmica

La pasta térmica es uno de esos elementos que muchas veces pasan desapercibidos pero sin el que ningún PC podría funcionar. 

Es el nexo de unión entre el IHS (Integrated Heat Spreader) de la CPU (su cubierta protectora metálica) y la refrigeración que hayamos escogido. Su función es sencilla: se encarga de ayudar a "transportar" el calor al disipador, quien lo elimina mediante ventilación.

No importa cuál es el tipo de disipación que hayas escogido. Ya sea por tubos de cobre y aletas de aluminio o una refrigeración líquida y su radiador, la pasta térmica es indispensable para su correcto funcionamiento y un mal uso puede ser el origen de problemas, graves en ocasiones.

Ahora bien, su colocación puede parecer una nimiedad pero ni tan siquiera los expertos se ponen de acuerdo en qué método es el mejor para aplicarla correctamente. Demasiada cantidad puede ser algo perjudicial (aunque no muy grave) pero poca cantidad sí puede derivar en malas situaciones como un exceso de calor.

Refrigeración por aire o líquida

No todas las pastas térmicas son iguales, pudiendo encontrar varios grados de diferencia entre una y otra. Esto ya queda totalmente a tu elección, aunque por norma general te recomendamos que escojas una con buenas valoraciones y, si es preciso, que no te importe gastar un poco más. Los problemas de temperatura en un PC no son para tomárselos a la ligera.

Otro punto que es interesante saberlo, y que no se suele mencionar, es que la pasta térmica tiene un tiempo de asentamiento o periodo de adaptación. Puede ser muy rápida o llegar incluso hasta las 200 horas, que es el tiempo que necesita la pasta para llegar a su estado óptimo de transmisión de calor.

Por último, cabe destacar que dependiendo del método de colocación vas a necesitar unas herramientas u otras. Algunas marcas vienen con ellas y otras no, y esto también es interesante valorarlo. Lo que sí que vas a necesitar será un paño de microfibra y alcohol isopropílico, que es específico para la limpieza de productos electrónicos.

Con ellos, solo necesitarás mojar un poco el paño y pasarlo por el IHS o la cubierta metálica superior del procesador, limpiándolo bien de suciedad y restos de la anterior pasta térmica, si la hubiera. Se secará en tan solo unos segundos y entonces ya podrás comenzar.

Refrigeración por aire o líquida

¿Cuándo debemos cambiar la pasta térmica?

Antes de comenzar, conviene hacer un repaso de cada cuánto deberás cambiar la pasta, ya que no solo es algo que vayas a hacer con las instalaciones de los disipadores/refrigeraciones líquidas.

Lo primero y más importante: debes ponerle una nueva pasta térmica siempre que vayas a realizar algún cambio en la CPU, ya sea porque vas a hacer una limpieza del disipador/radiador, porque cambias de producto o lo que sea. Al retirar la placa con pasta térmica ya puesta se pueden generar burbujas que pueden alterar su funcionamiento.

Mejores bases de refrigeración para portátiles que puedes comprar

Base refrigeracion

El otro cambio principal de la pasta térmica no es otro que el tiempo. Con el paso de este y las temperaturas alcanzadas, se puede ir secando e irá perdiendo eficiencia. 

Esto lo verás fácilmente en tus lecturas de temperaturas, aunque ojo que no es la única posible causa de esto. La acumulación de polvo y suciedad en los ventiladores y la caja también puede provocarla.

En general, es bastante complicado establecer un tiempo de vida útil de la pasta térmica porque depende de diversos factores. El primero es su calidad, y es que estamos hablando de que una mediocre te puede durar hasta 2 años y una buena entre 4 y 5, lo que hace que la diferencia sea muy grande.

Forma correcta de medir la temperatura de la CPU de tu ordenador

Otro punto son las temperaturas habituales del PC. No es lo mismo un PC gaming con los últimos procesadores, que tienen temperaturas bastante altas, que uno con procesadores algo más antiguos o que vayan a tener menor carga de trabajo.

Lo que sí que te podemos asegurar es que las recomendaciones de las marcas, que suelen decir que hagamos cambios cada 6 meses, son exageradas. Ellos quieren vender su producto y nos lo recomiendan más de lo que debieran. 

Así pues, teniendo en cuenta todo esto, la recomendación sería la de cada dos años como poco, aunque la mejor valoración nos la va a dar nuestro propio ordenador. 

Es aconsejable realizar mediciones periódicas de temperaturas (ojo al calor ambiental que tengamos, que no será lo mismo en verano que en invierno). Si ves que ha subido bastante, es hora de realizar el cambio.

galeria review viewsonic xg321ug

Principales métodos de colocación

A continuación, te contamos las principales formas. Es posible que encuentres más si buceas un poco, pero estos son los métodos más comunes para aplicar la pasta térmica y los que suele utilizar todo el mundo.

No están colocados de ninguna manera en concreto, pero sí que vas a encontrar que unos son más efectivos o tienen más ventajas que otros, por lo que de ti depende cuál de ellos quieras adoptar.

También hay que tener claro que la práctica hace al maestro y que lo más seguro es que las primeras veces te pases poniendo cantidad. Nos ha pasado a todos y no es algo necesariamente negativo, ya que si hay que escoger un extremo el ideal es ese: quedarse corto sí puede causar graves problemas.

Punto grande en el centro

Colocación pasta térmica

Este es uno de los métodos más extendidos y consiste en poner un punto del tamaño aproximado de un grano de arroz gordo en el centro. Hay gente que dice que el tamaño debería ser entre un grano de arroz o un guisante, pero seguramente con el segundo ya te pasarás y acabará rezumando pasta térmica.

Una vez tengas el punto de pasta en el centro, el trabajo de extensión lo hará el propio disipador. Es importante ponerlo en un ángulo de 90 grados para que lo haga uniformemente. Si lo colocas y no ves ni rastro de pasta por los bordes seguramente te has quedado corto.

Entre las principales ventajas de este método se encuentra su sencillez. Sin embargo, sí tiene varios puntos negativos: es difícil calcular la cantidad necesaria, si no aciertas bien con el ángulo de 90 grados o necesitas varios intentos para fijar el disipador a la CPU, poniendo todo perdido.

Cinco puntos pequeños

Colocación pasta térmica

Esto es prácticamente igual que el método anterior pero, en vez de un punto grande en el medio, tienes que hacer la cara del cinco en un dado de seis.

De esta manera, es más fácil distribuir mejor la pasta térmica que en el método anterior, ya que al poner puntos cerca de los bordes es más sencillo que quede todo bien distribuido (con el método anterior las esquinas pueden quedar sin pasta).

Sin embargo, las desventajas son prácticamente las mismas y es fácil que te pases o te quedes corto.

Extensión manual

Quizás este sea el método más laborioso para poner la pasta térmica en un PC, pero creemos que es el más aconsejable, en especial para las primeras veces.

Envolviendo tu dedo en un plástico, o incluso utilizando un palillo (algunas marcas ofrecen una minipala plástica) extiende la pasta y déjalo todo perfectamente cubierto con una película de 1 mm de grosor. 

Un guante de látex también puede ser una opción pero asegurarte de que no lleve polvo porque puede interferir en el trabajo de la pasta.

Este método te permitirá calcular exactamente la cantidad de pasta colocada, podrás extenderla perfectamente y sin dudar que está bien puesta. Sin embargo, va a ser la que más trabajo te va a dar, aunque merece la pena el tiempo invertido.

Además, también te permitirá corregir antes de poner el disipador si te has pasado poniendo, y es el menos susceptible de provocar problemas si te cuesta anclar el disipador al procesador.

En equis

Colocación pasta térmica

Con este método creas una pequeña "X" en el centro del disipador y, al igual que en los dos primeros métodos, es el disipador el que hace el trabajo de extender la pasta.

Este tiene la ventaja, al igual que el de los cinco puntos, que es más sencillo que las esquinas queden bien cubiertas. Sin embargo, son muchas las desventajas que encontrarás con él.

Por un lado, es muy difícil calcular bien la cantidad necesaria, ya que si te pasas con el grosor de las líneas rebosará, y si te quedas corto será un problema. De hecho, es uno de los métodos con el que es más sencillo pasarse.

Dos líneas paralelas

Colocación pasta térmica

Por último, tenemos este método para poner la pasta térmica que consiste, básicamente, en hacer un "=" en medio de la CPU.

Al igual que el método de la equis, tendrás muy pocas ventajas y bastantes inconvenientes y no es demasiado aconsejable según nuestra experiencia.

¿Cuál es el mejor método para los principiantes?

Esta es una pregunta que hasta para los expertos es complicada de responder ya que no hay un consenso claro. Según marcas conocidas como Intel, el mejor método es el del punto grande en el centro, mientras que otras como Arctic recomiendan la extensión manual.

Nuestra recomendación es que pruebes distintas formas de hacerlo y que escojas la que mejor se adapte a ti

Recomendamos utilizar la extensión manual ya que los resultados suelen ser los mejores a pesar de que requiere un poco más de trabajo. Controlas la cantidad de pasta justa y queda todo perfectamente puesto. Además, limpiar cualquier exceso por un mal pulso es bastante fácil.

Y además