Street Fighter 6

Street Fighter 6 ha sido puesto a prueba con una beta cerrada en la que se demuestra el enorme potencia de Ryu, Ken y demás. ¡Los combates online tienen mucho nivel!

Ha sido un fin de semana intenso para los fans de la lucha, ya que por fin se ha podido acceder a la beta cerrada de Street Fighter 6, el nuevo gran juego de Capcom.

Desde que se anunció el nuevo juego de Ryu, Chun-Li y compañía, está dando mucho que hablar por su llamativo estilo gráfico, su variedad de modos y su sistema de lucha que rompe con lo que vimos en Street Fighter 5 para darnos una nueva perspectiva de la "gestión de recursos".

Esta beta cerrada estaba destinada a comprobar la fiabilidad y estabilidad del juego online (con juego cruzado entre plataformas, por cierto), por lo que solo estaba disponible uno de los tres modos principales de juego: Battle Hub. En él, accedemos a un enorme salón recreativo virtual (hay quien lo ha comparado con el desaparecido PlayStation Home) para interactuar con otros jugadores.

Una vez allí, movemos a nuestro avatar (que podemos crear con un completísimo editor, capaz de dar pie a verdaderas aberraciones o tipos muy cool) y podemos acceder a tiendas de complementos o a máquinas recreativas. Si nos sentamos a un lado de esa máquina, "entramos" en el juego de Street Fighter 6 propiamente dicho.

VIDEO

Street Fighter 6 - Kimberly y Juri Gameplay Trailer

En esta beta solo había 8 personajes seleccionables (Ryu, Ken, Juri, Chun-Li, Guile, Kimberly, Jamie y Luke), aunque también están confirmados Blanka, Honda y Dhalsim para el futuro, amén de muchos otros filtrados.

Con nuestro personaje elegido, pasamos a entrenar contra un sparring controlado por la CPU, hasta que otro jugador se siente al otro lado de la máquina y nos rete. En ese momento, empieza un combate online, que llegado el caso puede ser clasificatorio o amistoso.

Street Fighter 6

Una vez acabe el combate, ambos jugadores pueden pedir un "rematch" tantas veces como se quiera, o bien abandonar la máquina.

El sistema de lucha de Street Fighter VI, como decíamos, rompe con lo visto en la entrega anterior. Volvemos a tener una barra de salud y una de energía por los super ataques, pero el V-System desaparece en favor de un nuevo medidor de Drive.

Este nos permite ejecutar varias maniobras, como cubrirnos hasta hacer parry a los ataques rivales (es decir, absorberlos sin que nos cueste salud, de forma parecida a Street Fighter III), lanzar versiones más potentes de ataques normales (lo que antes eran los EX) y también ejecutar un ataque imparable que romperá la defensa del rival y lo dejará expuesto a un combo.

Si abusamos del Drive, el personaje quedará en modo "burnout" y no podremos usar esas ventajas durante un tiempo. Además, si nos castigan demasiado con golpes podemos dejar al personaje mareado. Los "pajaritos" de siempre.

Street Fighter 6

Así, se rompen algunas dinámicas de toda la vida en la saga: cubrirnos de ataques rivales ya no nos resta salud, pero sí Drive y el medidor de superataques sirve únicamente para eso, para ejecutar superataques. Cada luchador tendrá 3, que podrá ejecutar en función del nivel que hayamos alcanzado con esa barra.

Todas estas normas junto a los pequeños trucos de los combates (como encadenar "juggles" o combos aéreos mientras el rival cae o estrellarlo junto a una pared para dejarlo expuesto a otro golpe) hacen que los combates tengan mucha más ciencia de lo que pudiera parecer en un principio.

Tanto es así que nuestra experiencia durante este fin de semana de beta ha sido tan atractiva como descorazonadora: tenemos claro que nunca nos dedicaremos a los e-sports. Es increíble el nivel que ha alcanzado la gente en apenas un par de días, gracias a lo cual son capaces de encadenar combos capaces de quitarte un tercio de barra o más mientras asistimos al espectáculo con cara de primos.

La mezcla de presas, combos, ataques con Drive y ataques "overdrive" (es decir, los EX) hace que cualquier personaje pueda ser una verdadera máquina de matar en las manos adecuadas, por lo que parece que la escena competitiva va a ser tan fiera o más que siempre en esta franquicia.

Street Fighter 6

La beta nos permitía "confesar" nuestro grado de experiencia con juegos de lucha para que el juego nos buscara luchadores a nuestro nivel. El problema era que, una vez elegido, ya no se podía cambiar, así que lo que tú creías que era tener "cierta experiencia" podía significar enfrentarte a gente muy pro. Es de suponer que el juego final sí dejara cambiar ese ajuste varias veces.

Más allá de eso, el sistema de juego es muy, muy divertido y cómodo y es cierto que resulta muy satisfactorio encadenar golpes o tener durante un nanosegundo (Tamara Falcó dixit) al rival a tu merced para lanzarle un devastador Critical Art.

Además, como decíamos, todos los luchadores presentan una profundidad y variedad de golpes enorme. Los clásicos han aprendido trucos nuevos. Así, Ryu puede lanzar una especie de Hadoken a corta distancia o entrar en modo "denjin" (eléctrico) en cualquier momento para variar su estilo de ataque, por ejemplo.

Por cierto, es posible pelear con el sistema de control clásico (3 botones para puñetazo y tres para patada) o uno moderno y más pensado para nuevos jugadores, con solo cuatro botones y que uno de ellos sirva para ejecutar ataques especiales tipo Hadoken, sin necesidad de llevar a cabo maniobras especiales. Desde luego, no ha cuajado mucho en estos primeros compases y todo el mundo usó el clásico.

Street Fighter 6

Los nuevos luchadores también tienen un universo de tretas y normas por descubrir, aunque reconocemos que lo que más nos ha gustado con diferencia es el estilo "ninjutsu urbano" de Kimberly. Jamie, por ejemplo, puede beber en pleno combate para entrar en modo borracho y pelear de forma más imprevisible.

Luke ya se conocía de los tramos finales de Street Fighter 5 y su pelea más ruda basada en artes marciales mixtas tiene su punto, pero por ahora no nos ha parecido tan interesante. Y, desde luego, no lo creemos tan molón como para ser el nuevo protagonista de la franquicia tal y como pretende Capcom, si bien habrá que esperar a la historia que narra el modo World Tour para conocerlo mejor.

En general, a estos nuevos personajes les falta algo de "chispa" para parecernos a la altura de los clásicos de Street Fighter II. Quizá deberían ser algo más fantasiosos en su diseño, aunque está claro que como luchadores, suponen un desafío de lo más atractivo.

Hablando de desafíos, en el Battle Hub también podíamos acceder a un par de áreas de recreativas especiales. Por un lado había algunas que nos permitían jugar a clásicos de Capcom. Las máquinas cambiaban de un día para otro, así que en ocasiones era posible jugar gratis a Final Fight o a Super Street Fighter II Turbo, por ejemplo. Un puntazo.

El otro área se denominaba de combate extremo y se trata de los combates habituales de Street Fighter 6, pero con normas que lo cambian todo. Por ejemplo, podían caer esferas en el escenario que podíamos lanzar al rival y que se detonaban pasado un tiempo o era posible entrar en duelos sin barra de vida, en los que para ganar había que ejecutar ciertos movimientos antes que el rival.

Estos combates extremos pueden dar mucho juego y han supuesto los momentos en los que más nos hemos reído durante la sesión de beta, porque dan pie a enfrentamientos de lo más imprevisibles.

Street Fighter 6

Nos queda hablar, por supuesto, del apartado gráfico. Hay a quien no le gusta la nueva estética en la que los golpes más contundentes del sistema Drive generan "manchas de pintura" en pantalla, pero a nosotros nos parece una verdadera pasada. No solo por esos efectos gráficos, sino por el conjunto.

Los personajes se mueven de lujo y tienen pequeños detalles (sus expresiones al recibir golpes, los desvíos de estos al bloquear ataques...) que los hacen parecer más vivos que nunca. Diseños como el de Chun-Li o Kimberly son una verdadera chulada, aunque siguen chocando los cuerpos hipermusculados de Guile o Ryu, la verdad.

En cualquier caso, ver el juego en acción impresiona, tanto por la fluidez de los combates como por la estética general, que mezcla fondos con paletas de colores muy atrevidas con público en movimiento y, por supuesto, unos luchadores con los que es casi imposible no quedarse embobados mirando.

Está claro que Capcom ha querido cuidar la estética y los pequeños detalles, como la posibilidad de mostrar diferentes expresiones en la pantalla de Versus o los carteles para elegir durante el momento de "Here comes a new challenger". ¡Los retratos pixelados de luchadores al estilo clásico son la caña!

VIDEO

STREET FIGHTER 6, ¡la beta cerrada en su clímax! ¿Ganaremos con Ryu?

A pesar de que el primer día de la beta fue bastante accidentado (con las previsibles caídas del servidor que suelen darse en estos casos), el resto del tiempo ha sido una experiencia muy satisfactoria y sólida, que demuestra el enorme potencial del juego. ¡Y eso que solo hemos visto uno de los tres modos y nos falta por controlar a un porrón de personajes!

El lanzamiento de Street Fighter 6 tendrá lugar en algún momento de 2023 y llegará a PS4, PS5, Xbox Series X|S y PC. Estamos deseando podernos sumergir definitivamente en este universo de golpes imposibles, lucha con artes marciales místicas y músculos hipertrofiados. Eso sí, nos hará falta entrenar duro para estar al nivel de los jugones más pro. Aaay, qué tirria les tenemos. Bueno, no. Bueno, sí. No sé.

Y además