AMD RDNA2
Reportaje

Qué es el RDNA 2 de PlayStation 5 y Xbox Series X y por qué va a revolucionar el mundo de los videojuegos

Por Javier Escribano
PlayStation 5 y Xbox Series X nos introducirán, a finales de este año, en una nueva generación de consolas más potentes que nunca. Y como siempre, las especificaciones técnicas suelen un galimatías que pocos entienden. Hoy os ayudaremos.

Sony y Microsoft tiene entre manos dos portentos técnicos (recientemente hemos visto lo que podrán hacer con el nuevo motor gráfico Unreal Engine 5, y está a un nivel gráfico nunca antes visto). Las dos compañías ya han mostrado las especificaciones técnicas de PlayStation 5 y Xbox Series X, y ya se ha confirmado que las dos compartirán arquitectura en su GPU.

RDNA2

Ambas consolas compartirán una GPU (unidad de proceso gráfico) basada en la tecnología RDNA 2.0 de AMD. La propia AMD lo confirmó en una reunión de inversores hace unos días, anunciando también que la misma tecnología se utilizará tanto en las consolas como en PC gaming, lo que facilitará la tarea a los desarrolladores.

Pero, ¿qué significa exactamente que tendremos una GPU de RDNA 2? AMD explica que esta tecnología está específicamente diseñada para los videojuegos, optimizando la tasa de fotogramas por segundo e incorporando de forma nativa la tecnología ray-tracing.

RDNA2 4

En comparación con RDNA 1, su anterior tecnología, RDNA 2 ofrecerá un 50% más de rendimiento, que a su vez ofrecía un 50% más de rendimiento que su anterior tecnología, GCN, que es la que utilizan las actuales consolas. Esto significa que las GPU de PlayStation 5 y Xbox Series X serán el doble de potentes que las de sus predecesoras, lo que mejorará muchísimo el rendimiento por consumo energético y harán que sean capaces de procesar una cantidad de información que habría hecho explotar a las anteriores máquinas.

RDNA2 2

El resultado de estas potentes GPU significará que la potencia de las consolas se aprovechará mucho mejor que en PS4 y Xbox One, donde sus propios diseñadores han admitido que la GPU provocaba un "cuello de botella" que hacía que no demostrara todo su potencial. "Hemos diseñado Xbox Series X para que sea un sistema equilibrado, sin cuellos de botella o compromisos en ninguna área, ya sea el rendimiento de la CPU o la GPU", declaraba al respecto Jason Ronald, de Microsoft.

En el E3 2018, el jefe de Xbox, Phil Spencer, anunció que ya estaban trabajando en lo que será Xbox Series X, y declaró lo siguiente: "Cuando miras la descompensación entre la GPU y CPU de las consolas, ves que está un poco fuera de control comparado con el PC."

La GPU tanto de PS4 y Xbox One, con la arquitectura Jaguar de AMD, quedaba muy descompensada y desfasada frente a lo que se estaba estandarizando en ordenadores gaming. Un problema que AMD va a atajar de raíz haciendo que tanto consolas como ordenadores compartan la arquitectura RDNA 2, lo que facilitará los desarrollos y cerrará la brecha de potencia entre los potentes ordenadores gaming (fuera del alcance de la mayoría de los bolsillos), y las más asequibles (esperemos) videoconsolas.

Por otro lado, hay que mencionar que la arquitectura RDNA 2 contará de serie con aceleración por hardware de trazado de rayos (o sea, ray-tracing), una función hasta ahora solo desplegada por las tarjetas gráficas de NVIDIA. Esto conseguirá efectos de iluminación mucho más realistas, que responderán con naturalidad y en tiempo real a la forma en lo que lo harían en la realidad.

RDNA2 3

De hecho, el ray-tracing ya está revolucionando no solo la forma en la que veremos y jugaremos los videojuegos, sino también la forma de realizar gráficos por ordenador para películas. En este enlace os contamos muchos más detalles.

Cómo funciona el Ray Tracing y por qué revolucionará los videojuegos

En definitiva, y a nivel usuario, podríamos aventurar a que el uso de esta tecnología en PlayStation 5 y Xbox Series X haría innecesaria una revisión de hardware tan próxima, como fue el caso de PS4 Pro y Xbox One X, lanzadas solo tres años después que las consolas.

Al igualar el poder de procesamiento al de los ordenadores, y unido a otras características ya confirmadas como el uso de discos duros sólidos (SSD), conseguirán juegos no solo mucho más ambiciosos y realistas, sino también mejor optimizados, sin tiempos de carga y sin un consumo desorbitado de energía, lo que seguramente también acabe con los problemas de calentamiento.

La única incógnita ahora es cómo afectará esto al precio... y eso es algo sobre lo que ninguna de las dos se ha pronunciado aún.

Los comentarios de esta noticia han sido deshabilitados por continuas violaciones en nuestras políticas y condiciones de uso.

Y además