Análisis de Metal: Hellsinger para PC, PS5 y Xbox Series X|S, un shooter endemoniadamente divertido

Análisis Metal Hellsinger PC, PS5 y Xbox Series X|S

Tras proclamarse "el juego más deseado de PC" en la pasada Gamescom, os traemos el análisis de Metal: Hellsinger para PS5, Xbox Series X|S y PC un frenético y metalero shooter endemoniadamente bueno, pero ¿tanto como dicen? Id agitando las melenas y preparando vuestros mejores gritos guturales, que nos vamos al Infierno...

Metal: Hellsinger abre esta semana las puertas del infierno para ofrecer a los jugadores de PC y de las consolas actuales (PS5 y Xbox Series X|S) un frenético shooter ambientado en el inframundo.

Se trata del primer juego de The Outsiders, tras cancelar su ópera prima Darkborn, y al frente, como director creativo está David Goldfarb (director de Payday 2, diseñador jefe de Battlefield 3 y Battlefield: Bad Company 2). 

Es un estudio con experiencia en el campo de los FPS. y es algo que se nota, como vamos a ver en el análisis de Metal: Hellsinger para PC, PS5 y Xbox Series X|S (en Game Pass desde el día de lanzamiento). Un título familiar a la vez que fresco, y con la música Heavy Metal como eje central, como adelanta el propio título (y como podéis ver debajo de estas líneas).

VIDEO

Así es Metal: Hellsinger (gameplay de un nivel completo)

Porque, como vamos a ver, la música es una parte clave de la experiencia que ofrece este shooter, y seguir el ritmo como en un juego musical es parte central de su gracia.

No es menos cierto que no es el primer shooter que tiene el ritmo como una de sus mecánicas principales (ahí está por ejemplo BPM: Bullets Per Minute), ni si quiera el primer juego que pone al Heavy Metal en el centro de la experiencia (entre otros, Brutal Legend lo hizo antes). Entonces, ¿qué tiene de hace especial? Vamos a verlo.

Vaya por delante que para este análisis de Metal: Hellsinger hemos jugado en un PC con una RTX 3080, CPU i7 con 3 años, 32 GB de RAM... y no es un juego extremadamente exigente. Con un procesador similar, 8 GB de RAM y una gráfica GeForce GTX 1060 o AMD Radeon RX 5700 jugarás a 1080p 60fps sin problema.

Con nuestra configuración hemos jugado a 4K con 60 fps constantes y nivel de detalle máximo, sin tener petardeos. También lo hemos probado en Steam Deck y se mueve de lujo. Lo único que, aunque tiene opciones para ajustar su tamaño, los textos me ha costado leerlos un poco.

Metal Hellsinger review en español

Metal Hellsinger nos cuenta la historia de La Extraña, un alma sin recuerdos arrojada al infierno y despojada de su voz, lo más importante para ella. Una historia de venganza que adelantaron las profecías y que llevará a La Extraña a recuperar su bien más preciado recorriendo los distintos infiernos, hasta derrotar a la Inquisidora Roja, la culpable de todos sus males.

Así pues nos esperan ni más ni menos que 8 niveles (más un tutorial), que nos llevarán por los arquetípicos lugares infernales que hemos visto en clásicos como DOOM o Quake (de los que bebe a borbotones), con cavernas llenas de lava, ruinas, cuevas y un sinfín de pasajes desoladores.

El objetivo en todos ellos es siempre el mismo: llegar al final y derrotar al jefe. Menuda novedad, ¿verdad? Pues no te confíes, porque Metal: Hellsinger esconde bajo su demoníaco manto un montón de mecánicas e ideas que hacen que sea refrescante, y un vicio que resulta difícil de dejar. 

Los mejores juegos para adultos recientes para PC y consolas

Los mejores juegos para adultos recientes para PC y consolas

La violencia y el sexo son dos factores a tener en cuenta en los videojuegos, aunque no sean la temática principal; descubre los mejores juegos para adultos.

Descúbrelos

El ritmo es solo el principio

Así, al comenzar a jugar, tendremos que calibrar tanto la pantalla como el sonido, porque seguir el ritmo es clave en Metal: Hellsinger y cualquier tipo de lag arruinará por completo la experiencia. 

Disparar al ritmo de la música aquí es el núcleo de la jugabilidad, aunque es más fácil decirlo que hacerlo, cuando estás rodeado de demonios de todos los tamaños y colores queriendo descuartizarte.

Esta idea se implementa en pantalla junto a la retícula, donde verás unos indicadores que van dando las pautas del ritmo (como en algunos juegos musicales), para saber cuándo apretar el gatillo, o incluso recargar. Sí, menos movernos, casi todas las acciones son más efectivas si casan con el ritmo.

Así, al disparar e impactar en los demonios (u objetos como tinajas o piedras verdes que nos recuperan la salud), irá aumentando nuestro indicador de Furia, que en realidad es el multiplicador tanto de daño como de puntos

También podemos coger ítems, como unas tablillas, que nos ayudan a subir este indicador. En cualquier caso, el máximo es 16, y será entonces cuando causemos el mayor daño posible y acumulemos más puntos con cada baja. Pero aún hay más...

A medida que el indicador de Furia va subiendo, el protagonismo de la música irá creciendo en paralelo, que se adapta no sólo a la acción en pantalla, sino también a nuestra forma de jugar. 

En niveles bajos de Furia oiremos la base de la canción de ese nivel, y algún detalle, pero a medida que sube la Furia las guitarras irán cobrando importancia y al llegar al nivel 16, escucharemos la voz principal y coros.

Análisis Metal: Hellsinger

Es un detalle que mola, que funciona de lujo, y que dispara la adrenalina mientras lo estamos haciendo bien. Son temas originales, con voces de algunos cantantes conocidos, como Serj Tankian (System of a Down), Matt Heafy (Trivium), Mikael Stanne (Dark Tranquillity) o Randy Blythe (Lamb of God). Sus voces casan con el estilo del juego como anillo al dedo.

Del mismo modo, si fallamos al disparar o recibimos daño, el indicador de Furia bajará. Es, por así decirlo, una mecánica de riesgo-recompensa. Si juegas "bien", siguiendo el ritmo, causarás más daño... aunque habrá momentos en los que estés más expuesto por no disparar como un energúmeno. Por suerte tenemos un botón para deslizarnos rápidamente.

Metal: Hellsinger, un "infierno" de mecánicas interconectadas

A esta característica hay que sumar los combos rítmicos, o cadenas de bajas. Cuanto más largas sean, más puntuación obtendremos al final del nivel.

Porque, como ya habrás intuido, en Metal: Hellsinger la clave está en conseguir las mayores puntuaciones posibles y estar en lo más alto del ranking mundial. En este sentido, comparte una filosofía que recuerda a Bulletstorm, donde los puntos también importaban, pero aquí con menos "locuras".

Valoración Metal: Hellsinger

Para amasar puntos, aquí hay otros factores, como lo rápido que seas en completar el nivel, el daño que recibas o las bonificaciones por tiros a la cabeza o rematar a los enemigos cuando están noqueados (como en el reboot de DOOM), que también deben ser al ritmo. 

Lógicamente, no tenemos todas las "herramientas" de primeras, y comenzamos a jugar con tan sólo nuestra letal espada y una calavera escupefuegos, el arma menos letal pero que nos ayuda a mantener el ritmo en los momentos donde no hay acción. 

A este arsenal base se añaden otras armas, como una escopeta, dos pistolas, una ballesta y una suerte de sais arrojadizos que vuelven a nosotros, a medida que vamos completando niveles.

Cada una de las armas de Metal: Hellsinger tienen unas características que las hacen únicas (daño, alcance, recarga o cadencia de tiro) , así como un ataque "definitivo" que depende de una barra de energía, que las hace más o menos recomendables en según qué situaciones.

Estos son los mejores routers gaming

Estos son los mejores routers gaming

El gaming tiene unas exigencias muy particulares en cuanto a conexión. Eso hace que seguramente sea una buena idea apostar por un router gaming.

Ver listado

Una vez desbloqueadas, el problema es elegir cuáles llevamos, ya que no podemos equiparlas todas al empezar un nivel. Aparte de la espada y la calavera, elegimos dos, lo que condiciona la forma en que jugamos los niveles (es otro de los factores que hacen que sean rejugables, además de los tres niveles de dificultad, por si queremos más o menos reto.

Y aquí no acaba la cosa, ni a nivel jugable, ni de mecánicas. Una vez superado un nivel, se desbloquean los llamados "Tormentos", que vienen a ser pruebas de todo tipo, que explotan alguna característica del juego.

Conseguir 50 bajas dentro de un tiempo, usando sólo determinadas armas, con munición limitada... Son desafíos que pondrán a prueba tu habilidad con el juego, y que además desbloquean recompensas al ser superados: los "sigilos".

Estos sigilos son una suerte de habilidades que podemos equipar (de nuevo, no podemos activar todas), y que son modificadores de la jugabilidad. Pueden hacer que el nivel de Furia no baje de un determinado nivel, que con poca vidas causemos más daño, que las primeras balas al cambiar de arma no cuenten para vaciar el cargador...

Análisis Metal: Hellsinger

También activan las bendiciones de combo, y es que al alcanzar un determinado nivel, podemos conseguir beneficios extra, como cargar la barra de ataque especial más rápido.

Por decirlo de manera rápida, todas estas ideas introducen pequeñas modificaciones que nos permiten jugar con diferentes ventajas, favoreciendo distintos estilos de juego según nuestra habilidad o preferencias.

Un viaje al infierno con "peros"

Si bien Metal: Hellsinger es muy divertido y dosifica bien las novedades, como que cada nivel introduzca nuevos enemigos (más o menos grandes, con escudo, que vuelan, crean clones, disparan...), también tiene su pequeña ración de "peros".

Por un lado, quizá lo más negativo es que el jefe final de nivel es casi siempre el mismo, aunque con variaciones. Se trata de una "aparición", una criatura alada con la forma de la cabeza de la Inquisidora, que tampoco destaca por ser muy espectacular. Es esta de abajo.

Análisis Metal Hellsinger

En cada uno de los niveles esta aparición introduce cambios y novedades (como ocultarse bajo una campana formada por piedras), cambia sus patrones de ataque -casi siempre al estilo bullet hell- y puede invocar a distintos tipos de enemigos, estar escoltada por una columna escupe-fuego o clonarse en varios cuerpos.

Es decir, a la hora de jugar no es exactamente el mismo enemigo, aunque su diseño sí lo es. Desconocemos si se debe a una decisión artística, a que es un desarrollo "modesto" o simplemente para llegar a tiempo a la fecha de lanzamiento... pero con jefes distintos creo que la sensación que hubiera dejado Metal: Hellsinger hubiera sido superior.

Del mismo modo, Metal: Hellsinger cuenta con secuencias de vídeo para desarrollar la historia de La Extraña. Siempre preceden a los niveles y si bien la estética mola, su acabado es algo simple, al ser como un cómic animado.

Estas escenas, y algunos diálogos durante los niveles nos llegan con las voces en inglés, y los textos en español. Las voces están muy cuidadas (el narrador es Troy Baker, Joel en The Last of Us, Higgs en Death Stranding), pero no hubiera estado de más un lanzamiento completamente localizado. Un ejemplo debajo de estas líneas...

VIDEO

Metal: Hellblade - cinemática entre misiones

Por último, en dificultad media, los niveles vienen a durar unos 15-20 minutos y contamos con hasta dos continues si perdemos toda la salud (el precio a pagar es renunciar a una parte de la puntuación que lleváramos hasta el momento).

Y aunque superar los niveles más avanzados pueden llevar varios intentos, y luego están los Tormentos, que también pueden llevar su tiempo, sobre todo los más avanzados.

Pero lo cierto es que, dependiendo del tipo de jugador que seas, el contenido puede resultarte algo justo. Si lo de picarse con la puntuación e intentar llegar a lo más alto del ranking no va contigo, Metal: Hellsinger puede saberte a poco. Y si el Metal y su iconografía tampoco te van, pues quizá tampoco te vuelva loco.

Pero si conectas con sus endiabladas y divertidas mecánicas, y repetir un nivel decenas de veces no es algo que te atormente, Metal: Hellsinger es un delirio, un juego tremendamente divertido con el que puedes pasar cientos de horas hasta dominar cada uno de los niveles y pelear por estar entre los jugadores con más puntuación de cada nivel.

Desde el punto de vista la jugabilidad, la experiencia está muy pulida y refinada, y es un juego fácil de coger y empezar a jugar, aunque dominarlo te llevará mucho más tiempo. Si te atrae su propuesta, haz unas cuantas gárgaras y saca tu mejor voz gutural, porque te vas a desgañitar...

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

Metal: Hellsinger es un shooter endiabladamente divertido que pone el foco en una acción vertiginosa al ritmo de la música y la arropa con mecánicas que le dan profundidad. No tiene muchos niveles y todo gira en torno a repetirlos para lograr la mayor puntuación y subir en el ranking, algo que no convencerá a todos los jugadores.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

Jugabilidad muy pulida y con mecánicas molonas. La banda sonora. La estética. ¿Hemos dicho la música?
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

El diseño y repetición del jefe final. 8 niveles pueden saber a poco. Que no te vaya picarte con las puntuaciones.

Plataformas:

PC,

PS5,

Xbox Series X

Versión comentada: PC

Hobby

85

Muy bueno

Y además

Metal: Hellsinger

Metal: Hellsinger FICHA

Plataformas:

PC, PS5, Xbox Series X

Lanzamiento: