Ir al contenido principal
Miitopia
Análisis

Análisis de Miitopia en Nintendo Switch: espectador de tu propia historia

Versión comentada: Nintendo Switch

Miitopia, uno de los últimos juegos que llegó a salir 3DS, llega a Nintendo Switch. Es un RPG por turnos protagonizado por los Mii, casi sin cambios... pero con un arma secreta: descúbrelo en el análisis de Miitopia.

Es posible que tu primer contacto con Miitopia haya sido alguna de esas imágenes que circulan por Twitter de Miis "hipervitaminados", con unas facciones mucho más realistas o que directamente parece que les han pegado un .jpg encima de la cara

Su potencial para memes se desató hace semanas, con el lanzamiento de la demo, y es muy sorprendente que pase algo así a estas alturas, viniendo de unos avatares archiconocidos que nos acompañan desde el lanzamiento de Wii hace 15 años, pero quedaron en segundo plano con Switch, casi sin presencia en los últimos juegos de Nintendo.

¿Qué clase de juego es Miitopia? Se trata de un port casi directo de uno de los últimos juegos de 3DS, que salió en verano de 2017. Un juego de marcado corte casual pensado para impulsar el lanzamiento de New 2DS XL, a pesar de que todos los ojos ya estaban puestos en Nintendo Switch.

Pasó bastante desapercibido, por eso extraña que Nintendo haya decidido recuperarlo para Switch (y haya puesto en él nada menos que a Grezzo, los creadores del remake de Zelda Link's Awakening y casi todos los Zelda de 3DS).

Miitopia

Si jugaste a los minijuegos de Streetpass en 3DS, reconocerás muchos elementos en común en Miitopia en su jugabilidad e interfaz, aunque estirados para completar un cartucho que dura decenas de horas (y tiene un PVP de 50 euros). Es un RPG por turnos ambientado en un mundo de fantasía poblado por Miis. 

La enorme simpleza de sus mecánicas se compensa con encanto y humor, especialmente gracias a la posibilidad de poner las caras de nuestros Mii a todos los personajes: no solo a nuestro protagonista y su equipo, también a los diversos PNJ y enemigos con los que lucharemos.

 Empezaremos explicando el papel de los Mii (y su editor) en el juego, que es sin duda el aspecto más positivo del juego, antes de pasar a la jugabilidad... mucho más irregular.

Directores del reparto de Miitopia

La premisa básica (aunque cada mundo tiene sus propias historias) es que el Archimago está robando la cara de los habitantes de Miitopia, y se las pone a los monstruos que vemos en los niveles. Así, además de jugar, actuaremos como directores de casting de la obra

Como es habitual comenzamos creando a nuestro personaje, pero a lo largo de todo el juego se seguirá deteniendo con frecuencia para pedirnos que pongamos caras a los personajes que vayamos encontrando en toda la aventura: el rey, los habitantes de la aldea, un héroe misterioso que pasa por ahí, un genio de la lámpara con oscuras intenciones...

Miitopia

Para ello, tenemos varias opciones. Podemos importar los Miis que tengamos guardados en la consola (el que quizás tengas como foto de perfil en tu usuario), podemos crearlos de cero (con el mismo editor de Miis que hay en la consola), podemos dejar que el juego ponga sus propios Mii... o podemos bajarlos de Internet. Lo más probable es que, salvo que seas un fanático de los Mii, no tengas guardados en tu consola más que unos pocos Miis, y ponerte a crear Mii uno por uno te dé pereza.

Miitopia

Afortunadamente, es muy sencillo introducir un código para bajarte los Miis creados por la comunidad. Y tiene una particularidad: no son códigos de Miis individuales, sino que el código lleva al perfil del usuario, por lo que con solo introducir un código podrás tener acceso a todos los Miis que haya guardado dicho usuario (y puede haber hasta 500).

Miitopia

Con nuestro código que te facilitamos aquí (666RD58) encontrarás decenas de ellos: algunos los hemos creado nosotros pero la mayoría los hemos ido "rapiñando" de otros perfiles. Y no nos arrepentimos lo más mínimo. 

En nuestra partida hemos tenido a Zagreus de Hades, la máscara de Majora, Lego Luke Skywalker, Boba Fett, Canela de Animal Crossing, Don Limpio, Juan Joya "Risitas" (RIP), Mario 64, Godzilla o el meme de la rana Pepe luchando al lado de nuestro Yen. Las interacciones entre ellos son el alma del juego, dando lugar a toda clase de situaciones absurdas que nos han hecho aporrear el botón de captura de pantalla como si no hubiera un mañana.

Miitopia

La diferencia que tiene Miitopia frente a otros juegos con Miis es su salón de maquillaje y peluquería, única novedad de peso frente a la versión de 3DS, pero que es un absoluto "game changer". La intención de Nintendo, inocentes ellos, es la de poner colorete, pestañas y máscaras a los Miis. Pero la gente no tardó en descubrir las enormes opciones de este editor para pintar prácticamente cualquier cosa encima de la cara del Mii.

Tenemos un catálogo bastante amplio de formas geométricas que podemos rotar, agrandar, achatar, colorear y mover con gran precisión para formar estos mosaicos que, con un poco de paciencia, dan  resultados increíbles. Hay gente que tiene muy buena mano con las caras y son capaces de crear avatares que lucen clavados a los originales: los personajes de Super Mario, Pokémon, Zelda o Animal Crossing que han circulado por ahí pasarían por ser las imágenes, y no es ninguna exageración. 

Miitopia

Yo nunca he sido muy bueno con las caras, ni ahora ni en los primeros años de la Wii, pero lograr replicar con bastante fidelidad (espero) el logo original de Hobby Consolas, a base de moldear y colocar formas geométricas, como si fuera un collage, fue divertidísimo. El editor no es tan intuitivo como tener un pincel para dibujar lo que quieras (eso sería demasiado fácil), pero a la vista está todo su potencial. 

Eso sí, ten en cuenta que estas opciones de maquillaje solo están disponibles en Miitopia: si los llevas a otros juegos, volverán a ser tristes y aburridos Miis normales.

Jugabilidad limitada a la mínima expresión

Como dijimos, Miitopia es un RPG por turnos, pero la jugabilidad no podía ser más básica. Por lo general somos un equipo de cuatro (y un caballo también editable que actúa de apoyo), pero solo controlamos directamente a uno de ellos, a nuestro personaje (por cierto, elige bien tu Mii, porque luego podrás editarlo, pero no podrás cambiarlo). Hay varios oficios que determinarán las habilidades o magias que podrás aprender, y eso es básicamente todo. 

La mayor parte del tiempo lo pasarás viendo jugar la IA mientras esperas tu siguiente turno, con un número muy limitado de acciones que puedes hacer: atacar, gastar los PM para lanzar las magias, usar objetos curativos de dos tipos y, lo más estratégico, replegar alguno de tus compañeros a un "santuario" durante un turno para que se curen. 

El juego incluso tiene un botón de "Combate automático" que, sinceramente, importará poco si lo activas o no, porque apenas tienes libertad de acción en cualquier caso, y ningún combate supone un reto. Si ves que no puedes con alguno de los jefes o minijefes, vuelve a un nivel anterior, farmea un poco y cuando vuelvas te lo pasarás solo... literalmente.

Miitopia

Es cierto que hay otros factores indirectos que determinan el rendimiento de los personajes en los combates. El más importante es el sistema de afinidad: cuanto mejor se lleven los personajes, más y mejores efectos saldrán entre ellos: se ayudarán en los ataques para causar doble de daño, se curarán o prestarán objetos curativos, se avisarán de los ataques... 

Su oficio y su personalidad también influirán en otras acciones y efectos aleatorios, algunos positivos y otros negativos. Los personajes firmes resistirán un último aliento si son derrotados, los cabezotas puede que puedan repetir turnos, pero los pasmarotes harán que a veces se equivoquen y ataquen a un enemigo que no seleccionamos, y los compasivos quizás se den la vuelta y perdonen la vida del monstruo (is this Undertale?).

Miitopia

El factor aleatorio influye incluso en los niveles fuera de combate, de avance automático: a veces un personaje se tropieza en un hoyo y no contaremos con él el resto del nivel, por ejemplo. La razón de ser de los momentos así es su valor cómico, sobre todo cuando los personajes se pican entre ellos, pero ninguno alterará en exceso nuestra forma de jugar.

Irás descubriendo más interacciones cuanto más refuerces la afinidad entre los personajes, que suben al combatir juntos pero también juntándolos en las mismas habitaciones en la posada, o incluso llevándotelos juntos de planes: al cine, a la playa, de pesca... El humor absurdo en sus diálogos y situaciones, con un ligero toque paródico y "meta" (siempre apto para todos los públicos), impregna todo el juego de arriba a abajo.

Miitopia Switch

Si a eso le sumas el toque personal que le ponemos nosotros al elegir los Miis de todos los personajes,  y juntar crossovers imposibles como que Zagreus y Canela combatan juntos, o que la máscara de Majora sea literalmente la máscara de Majora revoloteando por ahí, da como resultado momentos descacharrantes y verdaderamente únicos de tu partida, que quizás no vea nadie más en el mundo, algo que no se puede decir de muchos juegos.

Al fin y al cabo, Miitopia es un sucesor de Tomodachi Life y de un tipo juego de simulador social más centrado en el humor que el de Animal Crossing (cuyo público Nintendo espera conquistar con Miitopia). El humor se complementa con los gráficos (los diseños de los enemigos fuera de los Mii también tienen muchos puntazos), los efectos de sonido y la banda sonora (nos encanta que cuando te toca elegir los Mii de las aldeas suene una música estilo cine mudo / swing de los años 20). Además, el juego es compatible con varios amiibo: podrás desbloquear trajes de Mario, Zelda, Splatoon...).

Miitopia

Pero, ¿es suficiente el humor para mantener el interés del jugador? Entiendo que la justificación del título al hecho de que sea la IA la que controla a los otros miembros del equipo es el sorprender al jugador con las interacciones entre personajes, no solo por los diálogos chisposos, sino por esas acciones aleatorias o semialeatorias que van aprendiendo en los combates según su afinidad, personalidad y oficio: atacar codo con codo y curarse entre ellos... o ponerse zancadillas y usarse como escudos humanos cuando les van a atacar. 

En cierta manera, es como si los personajes cobraran vida: podemos gestionarlos hasta cierto punto, pero rápidamente se escaparán de nuestras garras y actuarán por su cuenta, haciendo travesuras y creando una sensación de caos e imprevisibilidad constante.

Lamentablemente, esa frescura no consigue imponerse a la monotonía del juego, con niveles y combates que acaban siendo poco más que un tedioso trámite para llegar al siguiente encuentro, y que carecen de interés debido a su escasísima profundidad jugable... a la vez que los chistes se empiezan a repetir.

Miitopia

La dificultad es nula la mayor parte del tiempo. La exploración es casi inexistente: hay un mapa del mundo con niveles a los Super Mario Bros., en los que los personajes avanzan solos de izquierda a derecha, encontrándose con uno o dos enemigos. Suele haber desvíos que esconden cofres del tesoro (irrelevantes, porque el dinero y los recursos te sobrarán en seguida), pero que te obligarán a repetir los niveles varias veces para completarlos. 

La evolución de tus personajes también es excesivamente simple y lineal. No hay tiendas, pero al final del nivel, en la posada, podrás dar dinero a tus personajes para que se compren automáticamente la siguiente arma o armadura más poderosa a la que puedan acceder, sin ni siquiera pedirte el esfuerzo de elegir, comparar y comprar tu propio equipo. Solo cuando ya lleves muchas horas podrás cambiar a voluntad tu equipo y oficio, pero lo harás por razones estéticas o por ver qué diálogos y situaciones nuevos aparecen con el cambio de equipo, pero no por estrategia.

Miitopia

Miitopia, un crossover infinito pero demasiado sencillo

Dentro del enorme catálogo de JRPG que hay en Switch (Bravely Default 2, Dragon Quest XI, Tales of Vesperia, Ni No Kuni...) es difícil recomendar Miitopia si buscas tener las mismas sensaciones que en esos juegos, a no ser que te lo tomes como una parodia o deconstrucción del género. Sus mecánicas de progresión de personajes y combates por turnos son tan básicas que parecen ser una simple excusa para explotar la mayor cualidad del juego: juntar a tus Miis de formas absurdas, inesperadas y humorísticas.

Creemos que con algo más de profundidad en materia jugable, o con el simple hecho de dejarte controlar a los Miis de tu equipo, habría salido un juego más sólido, que no solo te haga reír sino que te enganche por su jugabilidad, algo al estilo de RPG como Mario & Luigi, con un tipo de humor similar pero que además de hacían sentir que estás en control. Quizás hubiera perdido espontaneidad, pero nos quitaría la sensación de que en Miitopia, un juego que pretende convertirte literalmente en el protagonista, te sientas como un espectador.

Miitopia

El juego dura y dura: no se le puede acusar de que sea corto, ni de que tenga pocos mundos ni enemigos. Además, dentro de la sencillez técnica, los gráficos y la música son muy acertados para potenciar el humor. Pero tu aguante dependerá de lo que disfrutes jugueteando con los Miis y de si te funciona su tipo de humor (independientemente de las horas que le quieras echar en el editor de maquillaje). Miitopia sería mucho peor si no tuviera esta opción de su editor de Mii, de opciones casi infinitas, aunque sea usándolo de una forma aparentemente no intencionada por Nintendo.

Miitopia

Si te lo dosificas, Miitopia puede ser una experiencia disfrutable, un antídoto contra otros RPG que resultan abrumadores e innecesariamente complejos, con una personalidad única y que si eliges bien los Mii da lugar a momentos irrepetibles. No te exige absolutamente nada, pero te reirás, como quien sigue una sitcom protagonizada por quien tú quieras... y sin restricción de copyright alguna para los cameos.

Hemos realizado este análisis de Miitopia con un código de descarga cedido por Nintendo

Valoración

Un editor de maquillaje para los Mii suena a poca cosa, pero marca una diferencia enorme en nuestra percepción de Miitopia. Sus posibilidades ILIMITADAS para crear cualquier personaje refuerza aún más el brillante sentido del humor del juego... porque su jugabilidad es demasiado simple y repetitiva como para mantener tu interés mucho tiempo.

Hobby

71

Bueno

Lo mejor

Sin duda el editor de maquillaje de los Mii, de posibilidades casi infinitas y que da lugar a situaciones y cruces absurdos. El humor en los diálogos.

Lo peor

Es un RPG muy sencillo y sobre todo pasivo: no controlas a tus compañeros, avanzas solo y la dificultad es nula. Se vuelve muy repetitivo.

Y además