Análisis de MotoGP 19
Análisis

Análisis de MotoGP 19 para PS4, Xbox One, PC y Switch

Por Rafael Aznar

Versión comentada: PS4

Análisis de MotoGP 19 para PS4, Xbox One y PC. El juego oficial del Mundial de Motociclismo de 2019 ya está a la venta (a Switch llegará el 27 de junio) y, pese a su conservadurismo, añade pequeñas novedades y rescata algunos elementos guadianescos para convertirse en una de las entregas más completas de esta generación. Te lo contamos.

Los juegos de motos han dejado de ser una prioridad para la mayor parte de la industria, pero no para Milestone. Mientras otras no sacan ya ni un juego de la especialidad, la compañía italiana, que se labró una buena reputación con la saga SBK, ha encontrado en este nicho una forma de vida, que la lleva a sacar productos a paletadas sin apenas margen para el respiro.

Sólo en los últimos meses, ha lanzado Ride 3, Monster Energy Supercross: The Official Videogame 2 y ahora este MotoGP 19 que hoy llevamos a análisis, además ya tiene anunciado MXGP 2019 para agosto. Y eso que ya no está asociada con Bandai Namco, que se encargaba de editar sus títulos…

Ese ritmo de lanzamientos resulta contraproducente para poder aplicar grandes novedades, máxime cuando los responsables principales de sus proyectos suelen ser los mismos y el concepto asociado a una licencia del ámbito del motor es el que es, pero, aun así, sus equipos de desarrollo se las apañan para firmar juegos medianamente apañados.

Amplía la capacidad de tu consola con los mejores discos duros externos

El simulador que nos ocupa es, un año más, otro ejemplo de esa política de intentar abarcar cuanto sea posible. Ahora bien, también es uno de los juegos más completos y polivalentes que ha firmado Milestone desde 2013, cuando empezó a explotar los derechos del Mundial de Motociclismo, algo que vamos a ver en este análisis de MotoGP 19 para PS4 y resto de plataformas. Pero vayamos sector a sector, para dejar claro a los entusiastas del campeonato cuáles se han pintado en rojo y cuáles en gris.

Con la licencia para correr y rememorar

Como juego oficial que es, MotoGP 19 cuenta con todos los contenidos de la temporada 2019, es decir, las cinco categorías con todos sus pilotos (MotoGP, Moto2, Moto3, Red Bull Rookies Cup y MotoE) y los diecinueve circuitos. Si sois conocedores del campeonato, sabréis que la única novedad en ese sentido es la inclusión de la disciplina eléctrica, pues, esta temporada, no se ha incorporado ninguna pista nueva.

Análisis de MotoGP 19

No obstante, sí que hay una ‘novedad’ destacada. Y el uso de las comillas es importante, pues es una incorporación ‘relativa’. Se trata del regreso de los pilotos clásicos, que ya estuvieron en entregas previas… pero que Milestone nos escamoteó el año pasado, en teoría debido al cambio de motor gráfico.

Así, hay doce pilotos de la era de los 500cc, desde 1993 hasta 2001 (como Doohan, Crivillé, Schwantz, Rainey o Roberts Jr.), y 38 de MotoGP, desde 2002 hasta 2013 (Biaggi, Barros, Gibernau, Hayden, Stoner…). Asimismo, se han incluido tres circuitos clásicos: Donington Park, Laguna Seca y Montmeló (este último, en su versión anterior a los cambios de seguridad en la zona del estadio). Eso sí, nos habría gustado ver mayor variedad de pistas, pues, al fin y al cabo, es otra triquiñuela de reciclar contenidos ya creados para anteriores entregas, con la única excepción del vetusto trazado inglés.

Los mejores juegos de motos para PC y consolas

En cualquier caso, la fidelidad respecto al material original es irreprochable. La recreación de las motos, los monos o los cascos es fantástica. Además, se han vuelto a recrear las caras de los pilotos de la categoría reina, esta vez con mayor acierto que el año pasado.

En el caso de los pilotos clásicos, al no poder contar con fotografías apropiadas para incluirlas en los menús, se ha optado por una solución muy vistosa, en forma de retratos a mano que están muy logrados. Lo que sí que es nuevo es la inclusión de un complejo editor para que cada jugador se pueda diseñar su propio casco, eligiendo entre cientos de elementos que vienen dados por defecto y combinándolos en sucesivas capas.

Análisis de MotoGP 19

Victoria desde la finura

Es de Perogrullo, pero, en el género de la velocidad, una buena jugabilidad marca la diferencia. Milestone lleva años dominando esta faceta, y lo ha vuelto a demostrar con esta entrega, que ofrece controles muy diferenciados para cada categoría y una curva de aprendizaje muy bien tratada.

Si uno intenta hacer su primera carrera con una MotoGP, seguramente acabe por los suelos en seguida (hay rebobinado, para quien lo desee), pero, si se sigue la progresión lógica y ascendente desde Moto3 y Moto2, la interiorización del manejo resulta muy fluida. Sobre todo, está muy conseguida la diferente sensación de peso de cada moto. Además, se pueden hacer ajustes en la suspensión, la dirección, las marchas, los frenos y la centralita electrónica.

Análisis de MotoGP 19

De los elementos nuevos de esta entrega, nos ha encantado el control de las MotoE, que es un poco más suave que el de las MotoGP. En cambio, el de las motos clásicas, especialmente las de 500cc, resulta excesivamente brusco. Es lógico, pues aquellas monturas eran muy nerviosas, no disponían de electrónica sofisticada y no se pilotaban con los codos rozando el suelo como las actuales, pero, aun así, resulta muy difícil meterlas en vereda.

Otros años, hemos sido muy críticos con la nula sensación de desgaste de los neumáticos en las carreras a distancia completa. Por suerte, esto se ha solucionado en MotoGP 19. Ahora, es vital la elección de la goma delantera y la trasera entre los diferentes tipos de compuestos (blando, medio y duro), pues, dependiendo de la temperatura del asfalto, puede que lleguemos al final de la carrera con la rueda muy deteriorada, lo que repercute notablemente en la gestión de las curvas y, consecuentemente, en el tiempo por vuelta. Donde sigue faltando un punto de fidelidad es en la conducción bajo la lluvia, donde no se castiga la brusquedad, si bien esto es una forma de evitar posibles frustraciones.

Análisis de MotoGP 19

Otra de las novedades de este año -como hemos podido comprobar en esta review y análisis de MotoGP 19- es la IA, basada en un sistema de redes neuronales. Es difícil saber cuánto hay de palabrería en un aspecto técnico relativamente ‘invisible’, pero lo cierto es que el comportamiento de los otros pilotos parece haber mejorado. Su nivel de habilidad se puede configurar entre 100 niveles (en los más altos, son invencibles) y, del mismo modo que tratan de adelantarnos a la mínima que ven un hueco, también se cuelan o rectifican si les cerramos súbitamente la puerta. Eso no quita que, de vez en cuando, se estampen contra nosotros o que, en las salidas, dependiendo de la categoría, podamos llegar a ponernos en cabeza incluso arrancando desde la última posición…

Cortando gas

Siguiendo con este análisis de MotoGP 19, es el turno de los modos de juego, quizá el apartado que más nos ha decepcionado. Para empezar, contamos con los típicos Gran Premio, Campeonato y Contrarreloj, que no necesitan presentación.

Ahora bien, el modo Trayectoria, en el que debemos crearnos un álter ego y llevarlo a lo más alto, es soso como él solo y, encima, ha perdido opciones respecto a años anteriores. Podemos empezar en un equipo pequeño de la categoría que queramos (con lo cual se pierde la sensación de ascenso desde las fórmulas de promoción) y ya no hay un sistema de progresión rolero con el que nuestro piloto vaya mejorando sus habilidades.

Análisis de MotoGP 19

En relación a esto último, se supone que se puede mejorar la moto progresivamente, aplicando puntos de desarrollo… pero, no sabemos si por un bug (cosa que nunca falta en los juegos de Milestone), en nuestra partida no recibimos ni un solo punto para poder hacerlo. Para rematar, la ‘ambientación’ es nula, pues, más allá de algunas noticias para destacar el resultado de cada gran premio, no hay absolutamente nada: ni trato con nuestro director técnico ni tampoco el motorhome que había en otras entregas…

El otro gran modo para un jugador es Desafíos históricos, que consta de 60 pruebas con motos antiguas. Según cómo lo hagamos, recibimos una medalla de oro, de plata o de bronce, cada una de las cuales tiene asociada una recompensa. Esto le da mucha vidilla al juego, pues los pilotos clásicos hay que desbloquearlos progresivamente a través de ese sistema.

Lo malo es que la dificultad es desmedida en algunos de los retos (por ejemplo, sacar cinco segundos a un rival en una sola vuelta, con una IA bastante competente que no se puede modificar) y, sobre todo, que el planteamiento de las pruebas es paupérrimo.

Análisis de MotoGP 19

Aunque dicen inspirarse en situaciones reales del pasado, muchos de esos desafíos se reducen a simples contrarrelojes… No esperéis ver el duelo entre Crivillé y Doohan en Brno en 1996, por ejemplo. Aparte, resulta extraño que no se haya dado bola a los vídeos clásicos que presentan cada reto: aparecen en pequeño en la pantalla de selección de cada reto, como quien no quiere la cosa… y no es posible verlos en tamaño grande o con audio.

Por último, está el multijugador, enfocado totalmente al online, pues no hay pantalla partida. Tras el errático funcionamiento de temporadas previas, este año se han incluido servidores dedicados en la nube, servicio ofrecido por Amazon. Por un lado, podemos crear salas propias o unirnos a las ya existentes para competir contra gente de todo el mundo.

Por otro, se ha vuelto a dar prioridad a los eSports, incluyendo en el menú la competición oficial del juego, además de un modo Director de carrera, para que alguien que no esté jugando pueda gestionar qué planos y cámaras pinchar en cada momento, como si de una retransmisión televisiva se tratara.

Ahora mismo, el funcionamiento de los servidores no es del todo óptimo en cuanto a latencia. En algunas carreras, no hemos tenido ningún problema; en otras, hemos visto a otras motos ejecutando todo tipo de volantines y piruetas inverosímiles, tanto por el suelo como por los aires...

Una de cal y otra de arena

En materia visual, se nota que Milestone domina cada vez más el Unreal Engine 4 y, como resultado, MotoGP 19 luce mejor que su predecesor, que fue el primero en utilizar dicho motor. Esto se observa tanto en el acabado general como en las animaciones de los pilotos, sobre todo al sufrir trallazos en las curvas.

Eso sí, en las repeticiones, hay texturas bastante borrosas, y echamos en falta un mayor cuidado en según qué aspectos, especialmente en la iluminación. Por ejemplo, si sois fans del campeonato, sabréis que la carrera de Qatar se disputa de noche… pero no en todas las categorías: este año, la de Moto3 coincidió con el atardecer; antiguamente, todas eran de día.

Pues bien, siempre que corramos en Losail, será de noche, incluso en un desafío histórico de 2006 protagonizado por Rossi y Hayden… pese a que, por aquel entonces, se corría a plena luz del día. Es un síntoma de desidia que, por ejemplo, no sucede en la saga Formula 1, donde Codemasters creó, hace varios años, un sistema de iluminación con varios rangos horarios.

Análisis de MotoGP 19

En cuanto al sonido, el ruido de los motores no pasa de cumplidor. En el caso de las MotoE, pese al poco ruido que hacen, llama la atención que no se compense con un mayor volumen del sonido ambiente relativo al público que, supuestamente, está en las gradas animando. Un año más, se ha desaprovechado al gran Ernest Riveras, que apenas dice un par de frases hechas para presentar cada gran premio.

Y eso cuando es él, porque, de vez en cuando, se cuela una misteriosa voz que no es la suya: creemos que la de Keko Ochoa, quien fuera comentarista en MotoGP 13, lo que vendría a evidenciar el reciclaje que se hace de un año a otro, tanto como para que haya ‘sedimentos’ de una entrega para la pasada generación y que ningún tester ha tenido a bien reseñar…

Casi todo sigue igual

Por concluir este análisis de MotoGP 19, un año más, queda patente el modus operandi de Milestone. Estamos ante un notable juego de motociclismo en lo que a controles y a fidelidad a la licencia se refiere, y que, sin duda, es más completo que su predecesor, gracias a los pilotos clásicos y a la incorporación de MotoE.

La lástima es que el resultado se ve un tanto empañado por los vicios habituales de la compañía, como la escasez de novedades ‘reales’ o la sosería del modo Trayectoria. Si sois fans de Márquez, Rossi, Dovizioso, Lorenzo, Rins, Viñales y compañía, no os defraudará (sobre todo si no tenéis ninguna de las entregas anteriores), pues es un juego que puede pelear por los podios sin problema, pero, para ser campeón del mundo en este género, se necesita más velocidad.

Valoración

Como juego de motos independiente, es muy notable y no decepcionará a ningún fan del Mundial, merced a su jugabilidad y su fidelidad a la licencia, pero, como nueva entrega de una saga con recorrido, peca de falta de novedades y ambición en casi todos los frentes.

Hobby

75

Bueno

Lo mejor

La variedad de categorías. El regreso de los pilotos clásicos. El desgaste de los neumáticos. El repunte visual. El editor de cascos.

Lo peor

Los modos de juego son planísimos. Se reciclan muchas cosas sin pudor y, al mismo tiempo, no se pone ningún énfasis en otras. Volantines en el online.