principal cyberpilot
Análisis

Análisis de Wolfenstein Cyberpilot en realidad virtual para PSVR y PC

Por David Martínez

Versión comentada: PS4

En el análisis de Wolfenstein Cyberpilot montamos sobre alguno de los vehículos más destructivos de los nazis en un París alternativo, durante los años 80... con toda la inmersión que permite la realidad virtual.

Bethesda y Machinegames han creado una ficción sobresaliente con los nuevos Wolfenstein. Partiendo de una historia alternativa en que los nazis ganaron la Segunda Guerra Mundial, cada vez se han ido depurando los elementos que conforman esta narrativa. En Wolfenstein The New Order se apostó por eliminar los elementos sobrenaturales y justificar la victoria de los alemanes en su superioridad tecnológica. Con The Old Blood supimos el por qué de su obsesión con las reliquias antiguas, y en Wolfenstein II The New Colossus conocimos a la Resistencia. 

Las dos últimas entregas de la saga no sólo siguen enriqueciendo esta historia (Youngblood está protagonizado por las hijas gemelas de BJ. Blazkovicz y en Wolfenstein Cyberpilot controlamos a un hacker, capaz de montar sobre la maquinaria de guerra enemiga) sino que apuestan por una ambientación diferente, París en los años 80, y por cambios en las mecánicas. Mientras que Wolfenstein Youngblood está diseñado para jugarse en modo cooperativo, en este caso nos enfrentamos a un shooter en realidad virtual. 

wolfenstein cyberpilot 3

Análisis de Wolfenstein The New Order

Los antecedentes habían puesto muy altas nuestras expectativas; Bethesda ya desarrolló Skyrim (el juego completo) en VR para PS4, y también nos hizo disfrutar con los frenéticos disparos de Doom VFR y Fallout VR (sólo en PC). Así que nos frotábamos las manos ante la posibilidad de disfrutar de una experiencia similar en este universo, lleno de guiños y con un "gunplay" (el comportamiento de las armas) tan depurado. Para la ocasión, además, contaban con la colaboración de Arkane.

wolfenstein cyberpilot 5

En este caso, sin embargo, nos hemos encontrado con un juego muy cuidado en los aspectos técnicos, que nos brinda una sensación inmejorable con el visor PSVR, pero que se nos acaba demasiado pronto. Es uno de esos casos, que fueron tan habituales con el lanzamiento de esta tecnología, en que más que un juego completo es una "experiencia" para demostrar las capacidades del hardware y del estudio.

Análisis de Wolfenstein The Old Blood

wolfenstein cyberpilot 2

Maquinaria de guerra nazi

Wolfenstein Cyberpilot nos da la oportunidad de disfrutar (brevemente) del poder destructivo de tres robots, cada uno con características especiales. El Panzerhund es un sabueso mecánico capaz de escupir fuego para achicharrar a los "krauts" y embestir. El dron no puede soportar impactos de bala, pero es una máquina perfecta para la infiltración y hackeo de sistemas informáticos, y por último el Zitadelle es un mastodonte de acero armado con lanzacohetes y una ametralladora gatling.

wolfenstein cyberpilot 4

Análisis de Wolfenstein II The New Colossus

Cada uno de ellos protagoniza un nivel (además de un asalto final en que alternamos su uso), y la verdad es que su control -con el sensor de movimientos del Dualshock- es una delicia. Ni rastro de mareos o del malestar que pueden causar otros juegos en VR. La realización es de lo mejorcito que hemos recibido en realidad virtual, cpn varios momentos que impresionan, más por la construcción de los escenarios que por el ritmo de los combates.

Análisis de Wolfenstein Youngblood

Sin embargo, cuando parece que empezamos a dominar las máquinas, con poco más de una hora de juego, se acaba. La historia es simple y carece de los guiños de otras entregas (sólo vemos un par de recreativas como en Youngblood y un "easter egg" de Prey), y echamos en falta una mayor conexión con los personajes de la saga original. 

wolfenstein cyberpilot

Normalmente no castigamos un juego por su duración si la experiencia lo compensa, pero en este caso, parece que se ha lanzado como juego completo lo que debería ser una demo, o un complemento de Youngblood. Por muy fan de Wolfenstein que se sea, es difícil que comprar este juego nos compense, porque no es demasiado difícil (en parte por la IA de los rivales) y no tiene elementos que lo hagan rejugable. 

Es una lástima, porque podía haber sido un gran comienzo para un Wolfenstein VR "completo".

Valoración

Cyberpilot está a la altura de la saga en realización técnica y ambientación, pero esta experiencia en VR se agota en poco más de una hora, y no tiene alicientes para rejugarlo. Además deja de lado el argumento y los guiños acostumbrados.

Hobby

50

Regular

Lo mejor

Técnicamente muy notable, con controles bien adaptados y escenarios sorprendentes.

Lo peor

Un juego muy corto, que se termina en poco más de 1 hora. Historia simple, pocos guiños y si el tono de humor negro acostumbrado.

Y además