Ir al contenido principal
High Score: El Mundo de los Videojuegos
Análisis

Crítica de High Score: El mundo de los videojuegos, la serie documental de Netflix

El nuevo documental de Netflix tiene como protagonistas a Mario, Sonic o Street Fighter. Repasemos algunos grandes hitos de la Historia de los videojuegos.

Los documentales de Netflix esconden algunas propuestas realmente absorbentes que a veces podríamos pasar por alto (como A los gatos, ni tocarlos o Misterios sin resolver), pero a un usuario de Hobby Consolas le llamará rápidamente la atención esta nueva miniserie, llamada High Score: El mundo de los videojuegos. El título no es muy original y, como veremos, el propio documental tampoco lo es, pero desde luego su visionado supone un buen chute de nostalgia, humor y algunos detalles muy interesantes.

High Score: El mundo de los videojuegos es una miniserie de 6 episodios, de algo más de 40 minutos cada uno. Por tanto, se ve en un suspiro, gracias también a su estilo narrativo cargado de bromas blanquitas y un ritmo rápido, muy del estilo de los muy recomendables The Toys that Made Us y The Movies that Made Us. Cada capítulo sigue un hilo narrativo general (el auge y caída de los primeros videojuegos, los juegos de rol, el impacto de NES, la guerra de SEGA y Nintendo, los juegos de lucha y los primeros juegos 3D que impactaron, con Doom como estrella), pero por el camino se cuentan detalles y curiosidades de muchos otros juegos: Mortal Kombat, Star Fox o Night Trap son algunos de los títulos que aparecen por este viaje.

Viaje que, por cierto, está narrado en su versión original por el gran Charles Martinet, la voz de Super Mario. Y ojo, amigos mexicanos, pues en la versión latina se encarga de narrar Mario Castañeda, la voz de Goku, entre muchos otros. De hecho, la presencia de grandes nombres es uno de los grandes incentivos de esta serie documental de Netflix. A estas alturas, es relativamente común ver a Nolan Bushnell hablando de la cultura corporativa de Atari o a John Romero sobre los primeros años de Doom, pero lo que no es tan común es disfrutar de las anécdotas de Roberta Williams sobre cómo creó las aventuras de Sierra o a Akira Nishitani explicando el germen de Street Fighter II.

Sin duda, High Score: El mundo de los videojuegos esconde estupendas declaraciones y anécdotas de estos pioneros del videojuego, aunque nos quedamos con las ganas de que otros dos "grandes implicados" en los juegos de la serie, como son Shigeru Miyamoto (por Mario) y John Carmack (por Doom), aparecieran en alguna entrevista. Pero bueno, ya se sabe que es bastante más difícil conseguir una "quedada" con ellos hoy día, especialmente con Miyamoto-san. Por cierto, resulta "sospechosa" la ausencia de Yuji Naka (ni siquiera se lo menciona) en el tramo sobre Sonic...

Además de grandes desarrolladores, vemos declaraciones muy interesantes de veteranos que ganaron torneos icónicos de videojuegos cuando eran unos chavalines (como ese icónico Nintendo World Championships de 1990) o incluso de abogados que fueron claves en grandes juicios del sector.

High Score: El mundo de los videojuegos

Sin embargo, hay una faceta que chocará al espectador que no venga de los USA: este documental de videojuegos está demasiado centrado en lo que supusieron las consolas y los PCs para el mercado norteamericano, con pequeños vistazos a la cultura japonesa y cero menciones al sector en Europa o a otros mercados. Esta claro que, con 40 minutos por episodio, tenían que centrar el tiro, pero no cabe duda de que el espectador español se quedará bastante indiferente ante un episodio sobre SEGA que se centra tanto en la importancia del primer John Madden Football en los States. 

También es cierto que no se profundiza demasiado en según qué aspectos (es criminal que no ahonden en el revolucionario concepto de juego de Super Mario Bros, por ejemplo) y frustra un poco que High Score: El mundo de los videojuegos se quede demasiado "atascado" en los comienzos de los 90, de tal forma que ni siquiera se mencionan consolas como PlayStation o Saturn. ¿Quizá se reservan la generación de los 32 bits para una posible segunda temporada?

High Score: El mundo de los videojuegos

Aun con ciertas carencias, esta serie documental es de obligado visionado para cualquier aficionado a los videojuegos que quiera conocer sus raíces: está narrada con buen ritmo y mucha gracia, muy bien montada y, de propina, está "aderezada" con algunas animaciones que parodian los gráficos de 8 y 16 bits y que muestran de forma divertida algunas de las anécdotas más curiosas: cuando el creador del infame juego de ET conoció a Spielberg, cuando los creadores de Star Fox quedaron relegados al "cuarto de fumar" en Nintendo... También muestra documentos históricos cruciales, desde los primeros diseños de Space Invaders hasta grabaciones del juicio con las absurdas declaraciones en torno a Night Trap. Hay que verlo.

High Score: El mundo de los videojuegos

Junto con el estupendo anime Hi Score Girl (con cuyo nombre guarda mucho parecido, por cierto), este High Score: La historia de los videojuegos supone el homenaje más importante al mundo del gaming que hay en el catálogo de Netflix. Te hará recordar cuando intentaste grabar una partida en VHS o cuando pegabas saltitos en los recreativos para superar los tumultos y descubrir cómo se lanzaba el Hadoken. Eran, quizá, tiempos más felices, pero también con peinados más horribles. Algo hemos mejorado...

Valoración

Un entrañable y muy divertido repaso a algunos de los juegos más influyentes de la historia, al que quizá le falta abarcar algo más y profundizar en ciertos temas. Aún así, es de obligado visionado para cualquier jugón y curioso de la cultura pop.

Hobby

80

Muy bueno

Lo mejor

Sus entrevistas con algunos creadores clave de la Historia de los videojuegos. Sus divertidas animaciones.

Lo peor

Está demasiado centrado en EEUU y se agradecería que profundizara más en ciertos aspectos.

Y además