Crítica de Hollyblood: comedia romántica adolescente que se burla de las pelis de vampiros

HollyBlood

Crítica de Hollyblood, la nueva película paródica de Jesús Font que se burla de los tópicos del cine de vampiros alumbrados a raíz de Crepúsculo. 

En el género de los vampiros ha habido un antes y un después de la saga Crepúsculo: moñada sideral para algunos, obra cumbre del cine adolescente con trasfondo fantástico para otros, hizo que las traslaciones cinematográficas fueran un río de oro al que iba a abrevar gustosamente la chavalería. El rollo "sexy", lo traían ya impreso los vampiros de largo, pero su explotación fue tremenda.

En Hollyblood el director Jesús Font trata de sacarle el jugo a todos los tropos que han venido acompañando a este tipo de productos: las peleas entre chupasangres y hombres lobo, la nada disimulada tendencia a mostrar torsos desnudos, la pugna por el amor de "la chica" de la peli, las frases rimbombantes, las patadas al imaginario de la narrativa vampírica...

El guión corre a cargo de José Pérez Quintero, especialista en humor, que ha venido desarrollando su carrera mayoritariamente en televisión con series como Tonterías, las justas,, Gym Tony o Ella es tu padre

Así pues los tres géneros entre los que transita Hollyblood son la comedia romántica, el fantástico y la parodia. No en todos ellos funciona con la misma eficiencia, pero hay que reconocer que entretiene y sirve para pasar el rato, si te acercas a ella con las expectativas adecuadas.

VIDEO

Tráiler de Hollyblood, la comedia vampírica española que llega a los cines este verano

Hollyblood arranca llevándonos al pasado para ver cómo un muchacho sufre acoso escolar. Tres abusones lo empujan a la piscina del instituto y le ahogan hasta matarlo. Pero en las sombras se mueve Azrael, una criatura sobrenatural que vierte su sangre en su boca, haciéndolo revivir como vampiro.

Ya en la actualidad, nos presentan a Sara, una alumna obsesionada con las criaturas de la noche. Su búsqueda obsesiva de Azrael la lleva a un foro donde conoce a un alma gemela. Ella piensa que está chateando con Lidia, pero en realidad, quien se oculta tras esa falsa identidad es Javi, un adolescente que está enamorado de ella y que quiere impresionarla a toda costa.

 

El día del estreno de Hollyblood, la película más esperada por los fans, se produce un accidente que Javi consigue evitar y desde ese momento entra en el radar de Sara, que sospecha que tiene poderes sobrenaturales. Para él se complican las cosas a partir de ese punto dado que empieza a enhebrar toda una sarta de mentiras con tal de mantenerla interesada.

Eso sí, la amenaza sobrenatural de Azrael sigue al acecho y Sara, con la ayuda de Javi y de un youtuber con complejo de Van Helsing (parece que la broma no se ha agotado con el giro de Guillermo en Lo que hacemos en las sombras) va a tener que pararle los pies.

El activo cómico más claro de Hollyblood es Jordi Sánchez, en el rol del padre de Javi. Un tipo algo anticuado pero que quiere allanarle el camino a su hijo. El actor, que viene de hacer distintas películas de humor como El mejor verano de mi vida o Si yo fuera rico, no se tiene que estrujar mucho las meninges para el papel, porque se parece mucho al que suele interpretar siempre.

 

Por lo demás hay un extenso reparto de actores jóvenes liderados por Óscar Casas (Jaguar) e Isa Montalbán (Xtremo) que tienen la tarea de sostener las tramas relacionadas con el bullying y la trama romántica, que son las partes más endebles de la cinta por tópicas y requeterelamidas.

Por el contrarto, los efectos especiales, e incluso algunos breves insertos en animación funcionan bastante bien y a nivel técnico llama la atención lo evocadora que es la banda sonora de Vanessa Garde (Tarde para la ira, El asesino de los caprichos), que lo mismo juega a transportarnos a los años 70 que a crear atmósferas de intriga. Todo muy en la línea de la vertiente fantástica de la peli.

En resumidas cuentas, Hollyblood no aspira a ser revolucionaria sino a crear un pasatiempo entretenido y sencillo. De paso nos lleva a explorar algunos rincones de la Comunidad Valenciana que sirven de excepcional marco para el rodaje.

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

En una liga próxima a películas como Spanish Movie, Hollyblood parodia el género de las sagas adolescentes de vampiros con el afán de entretener. A ratos, lo consigue, aunque el humor deje mucho que desear.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

Es una película muy ligera que exige la mínima atención, tiene algún que otro chascarrillo divertido y es pasable. La banda sonora, más que correcta.
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

Parece un proyecto hecho entre colegas: queda de manifiesto que es una producción muy modesta y poco ambiciosa.
Hobby

55

Regular

Y además