Crítica de Santo, la primera producción hispanobrasileña de Netflix en clave de thriller

Santo

Crítica de la serie Santo, la primera producción hispanobrasileña de Netflix en clave de thriller que cuenta con Bruno Gagliasso y Raúl Arévalo como protagonistas. Estreno este 16 de septiembre.

Hora de hablar de un nuevo thriller con factura notable: Santo llega a Netflix el viernes 16 de septiembre y lo hace con seis episodios de cerca de una hora de duración que se consumen en un pispás.

La razón es que la trama se mueve ágil y el suspense se mantiene con una cuidadísima puesta en escena y brillantes interpretaciones por parte del elenco principal. Puede que el guión nos descoloque un poco en algún momento por los saltos temporales, pero todo termina cuadrando al final y merece la pena dedicarle el tiempo.

Se trata de la primera serie hispanobrasileña creada para la plataforma y ha sido creada por Carlos López (En el corredor de la muerte, Hache).

VIDEO

Tráiler de Santo, el nuevo thriller de Netflix

Santo nos presenta a un policía madrileño que se ve envuelto en la captura de un narcotraficante cuyas horrorosas prácticas rituales lo convierten en una implacable amenaza. Actuando casi como el líder de una secta, nadie ha visto su rostro y su identidad es un gran secreto, de modo que cuando recala en Madrid se convierte en el principal objetivo de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado.

De forma extraoficial, se presentará ante ellos Cardona, un policía brasileño que conoce bien la santería y las tradiciones yorubas que Santo ha manipulado para convertirse en una especie de semidiós e instaurar su régimen de terror, asentado en barbaridades como sacrificios humanos y una violencia desmedida.

 

Dos son las principales señas de identidad de Santo: por un lado, contar con un pulso narrativo que no da un solo respiro y por otro, la textura. Se busca en todo momento que la puesta en escena cree una ambientación sórdida, sucia y lúgubre, bien acompañada por una banda sonora rica en matices y bastante creativa.

En lo que se refiere al contenido, al final no se trata de una serie sobre el narcotráfico, como tantas "narcoseries" que se han ido estrenando con el paso de los años, sino de un thriller policiaco en el que se ponen de relieve la corrupción, la fidelidad a un sistema de creencias y la necesidad de aferrarse a ellas para salir adelante con la conciencia como núcleo central de la trama.

En suma, trata sobre la radicalización, el servilismo y la cara más oscura del ser humano cuando se erige por encima de los demás.

Santo

A menudo conocemos las contradicciones de los personajes, los pasos en falso que dan y el nivel al que llegan a estar expuestos y, aunque el guión sea algo retorcido a nivel cronológico, cuando se ponen en orden los acontecimientos todo cobra sentido y encaja.

Ojo, que no es recomendable para estómagos sensibles: sin ser excesivamente explícita (suele dejar fuera de campo las partes más truculentas), muestra escenas de gran violencia y crueldad que pueden resultar muy desagradables. Y es casi peor lo que el espectador termina de rellenar con su imaginación que lo que se ve en sí... pero es que te mete dentro de la trama tanto que se sufre bastante.

Entre las grandes fortalezas de Santo está el reparto, encabezado por el siempre excelente Raúl Arévalo, el actor Bruno Gagliasso al que hemos visto recientemente en proyectos como Operación Marea Negra y la actriz Victoria Guerra (Auga Seca). 

La historia se desarrolla en dos continentes y ha sabido conjugar los talentos de dos naciones distintas llegando a un resultado muy satisfactorio. Hay sintonía entre los intérpretes y da la sensación de que también entre los equipos técnicos que han colaborado para que la serie sea un todo completo bien empaquetado.

Santo

Eso sí, os avisamos de antemano de que la serie está rodada en castellano y portugués y merece la pena visionarla en versión original con subtítulos porque el doblaje de las partes en portugués deja mucho que desear y rompe muchísimo la magia de la serie.

El final queda en alto con un giro de guión a modo de cliffhanger que, a buen seguro, se traducirá en una segunda temporada. Por aquí levantamos la mano para ser de los primeros en disfrutarla (o padecerla, porque como ya habéis visto es dura). La mezcla de drama, acción y thriller nos ha conquistado por la sólida factura técnica y la contundencia del elenco.

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

La combinación de talento brasileño y español es muy satisfactoria para el resultado final de Santo, una serie con empaque que engancha y supone una sólida apuesta por el thriller.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

Es una serie muy adictiva, con ritmo y buena factura técnica. Raúl Arévalo,Bruno Gagliasso y Victoria Guerra están de diez.
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

Algunos saltos temporales son un poco confusos, pero al final se desentraña toda la línea cronológica. El giro final lo ves venir con antelación.
Hobby

78

Bueno

Y además

Santo (Serie TV)

Santo cartel

Argumento:

Santo es una nueva serie original de Netflix creada por Carlos López (Hache, El príncipe, La embajada), siendo la primera producción original de la plataforma realizada entre España y Brasil. Estaserie policíaca gira en torno a Santo, un narcotraficante cuyo rostro jamás se ha desvelado. Cardona y Millán, dos policías completamente opuestos, ser...