La unidad
Análisis

Crítica de La unidad, la serie policiaca de Movistar que te asombrará

Por Raquel Hernández Luján

Crítica de La unidad, la serie policiaca de Movistar que te asombrará, creada por Dani de la Torre y Alberto Marini y protagonizada por Nathalie Poza, Michel Noher, Marián Álvarez, Luis Zahera, entre otros. En Movistar+ a partir del 15 de mayo de 2020.

Hacía tiempo que no os hablábamos de una serie española tan redonda, compleja y bien rematada como La unidad. Concretamente, desde que Movistar lanzó La línea invisible, dejando claro que el listón de la ficción patria está altísimo en las producciones de la plataforma. 

Compuesta por seis episodios de unos 50 minutos de duración, nos lleva a conocer los entresijos de la unidad de la policía dedicada a evitar atentados terroristas anticipándose por diversas vías: la infiltración, la investigación, el trabajo de campo, el uso de escuchas, colaboradores y, por supuesto, el trabajo codo con codo con otras agencias nacionales y foráneas que van desde el CNI hasta la CIA o la policía magrebí.

La detención en España del líder terrorista más buscado del mundo convierte al país en el principal objetivo terrorista. Ha empezado una cuenta atrás sin que la población lo sepa y los miembros de la unidad especial contra el terrorismo yihadista, liderados por la comisaria Carla Torres, se enfrentan a la misión secreta de desarticularla a contrarreloj, mientras intentan resolver los conflictos de sus vidas personales que su oficio, en parte, les ha arrebatado. 

Un thriller trepidante basado en la realidad poco conocida de un grupo de personas de carne y hueso con vidas aparentemente normales cuyas caras no se conocen porque hay victorias que deben ser invisibles.

La unidad es un trabajo muy impresionante a nivel de realización e interpretaciones: es creíble, huye de los estereotipos proporcionados por las series de género estadounidenses, pero a su vez no tiene nada que envidiar de ellas en cuanto a factura técnica, ritmo y calidad.

Decir que está al mismo nivel que Homeland o Jack Ryan no es ninguna exageración, solo que les saca enteros en lo que al guión se refiere porque no tiene paja y huye de cualquier cliché que pueda llevar al espectador a presuponer qué va a suceder.

Es un thriller policiaco sobresaliente en todos los aspectos, rodado con nervio y cuenta con secuencias sobrecogedoras de las que te quitan el sueño porque (por desgracia) nos traen a la mente eventos de nuestro pasado reciente.

Como decíamos, no se ha escatimado en medios: creada por Dani de la Torre (La sombra de la ley) y Alberto Marini (Hierro), y producida en colaboración con Vaca Films, La unidad ha sido rodada en numerosas localizaciones nacionales como Madrid, Cataluña, Melilla, Málaga o Galicia, e internacionales, como las ciudades francesas de Perpignan y Toulouse además de las localizaciones de Lagos y Makoko (ambas en Nigeria). Con ellos hemos podido charlar acerca del proceso de creación, la documentación y los momentos clave de la serie:

El tratamiento del color es digno de mención ya que, precisamente, para diferenciar las localizaciones, el director de fotografía Josu Inchaustegui (El silencio de la ciudad blanca) juega mucho con la temperatura de la luz trasladándonos de la frialdad de las oficinas hasta el asfixiante desierto del África Occidental, mostrando de primera mano la forma en la que viven las personas allí.

La unidad tiene además un valor adicional que le aporta una pátina de verosimilitud extra: el guión ha contado por primera vez con la colaboración de miembros reales de esta unidad de la Policía Nacional, puede que una de las más desconocidas, aunque sea su labor la que nos permita estar tranquilos. A día de hoy, que se está reconociendo tanto el esfuerzo de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado en la crisis sanitaria que estamos viviendo, no está de más recordar a los que operan en la sombra para neutralizar amenazas tan brutales como el terrorismo yihadista que segó 193 vidas en el 11-M.

Marini lo refleja de maravilla con sus palabras: "El proceso de documentación ha sido tremendamente largo y, con toda sinceridad, extenuante. Pasó más de un año antes de que empezáramos a dramatizar y ficcionar el material recopilado. Pero la espera ha sido recompensada nada más empezar a escribir. Conocer de primera mano, por ejemplo, la sensación que sientes cuando un sospechoso se te escapa, cómo vives el fracaso y el miedo de que, por un error tuyo, pueda haber alguna víctima, con qué ánimo vuelves a casa, qué le cuentas a tu pareja o a tus hijos, simplemente qué piensas debajo de la ducha… Es un privilegio con el que nunca había contado antes en mi carrera como guionista".

Del reparto principal no se puede decir nada malo, porque está formado por actores de primera línea: Nathalie Poza (Goya en 2018 por No sé decir adiós), Marian Álvarez (Goya en 2014 por La herida) o Luis Zahera (Goya en 2019 por El reino), a los que se une un elenco internacional liderado por el actor argentino Michel Noher.

A continuación os ofrecemos la entrevista que hemos podido realizar para hablar con Nathalie Poza y Michel Noher, Carla y Marcos en la ficción:

 

Sí que hay algún secundario que desdice un poco en el conjunto, aunque al ser una serie tan coral éste es un mal menor. La narración tiene pulso y mantiene al espectador al borde del sofá hasta el final.

Después de disfrutar de sus perfectamente planificadas escenas de acción, de participar de los conflictos personales de los personajes y de sufrir con los calamitosos políticos que conspiran solo para salvar su trasero, la verdad es que solo podemos pedir que haya una segunda temporada de esta excepcional serie. Seguro que quedan muchas historias por contar en La unidad y, si es con la misma brillantez, tienen toda nuestra atención.

Valoración

Movistar lanza una serie policiaca de pata negra, cinco jotas: funciona como un tiro, está rodada de maravilla y es un ejercicio de tensión bien resuelto y con chicha. Se presta al visionado en maratón, aunque tiene secuencias muy duras.

Hobby

92

Excelente

Lo mejor

La factura técnica, las interpretaciones, el ritmo y la forma en la que están trazados los personajes, dejando de lado todos los clichés del género.

Lo peor

Hay momentos puntuales en los que algún secundario chirría por sobreactuar o bien por no estar a la altura del resto del elenco. Es la excepción.

Y además