Juego de tronos 8x06
Análisis

Juego de tronos 8x06 - Resumen y crítica de capítulo final de la serie

Por Raquel Hernández Luján

Juego de tronos llega a su desenlace con el episodio 8x06 del que os ofrecemos un resumen y análisis pormenorizado tras su lanzamiento en HBO y Movistar Series en la madruga del 20 de mayo.

¡El mundo ha girado más despacio durante la emisión del final de Juego de tronos! Después de las multitudinarias protestas por lo sucedido en el capítulo anterior, "The Bells", y de que incluso se hayan recogido más de un millón de firmas pidiendo una reescritura del guión de la serie, hemos accedido al fin al desenlace de esta historia que tanto nos ha apasionado desde que inició su andadura allá por 2011.

Esta madrugada a las 3 AM y en emisión simulcast con Estados Unidos, HBO España y Movistar Series han ofrecido el sexto episodio de la temporada final de Juego de tronos, es decir, el capítulo 8x06 y último de la serieOs recordamos que una vez emitido el episodio, queda disponible bajo demanda en ambas plataformas para poder visionarse en cualquier momento, si bien solo en HBO encontraréis todas las temporadas anteriores.

¿Quieres ver Juego de tronos una semana completamente gratis y de forma legal? ¡Puedes hacerlo gracias a esta promoción!

Si necesitáis un repaso de los episodios anteriores, os ofrecemos una guía con los 10 episodios fundamentales de la serie así como el resumen, análisis y los detalles de los capítulos anteriores de la temporada 8:

- ¡ATENCIÓN, SPOILERS! No sigas leyendo si no vas al día, dado que vamos a ofrecer un resumen pormenorizado y un análisis del capítulo 8x06 de Juego de tronos -

Y nos centramos ya en el capítulo 8x06: escrito y dirigido para HBO por David Benioff y Dan Weiss, los creadores de la serie. Este episodio tiene una sinopsis oficial que dice así: "Después del devastador ataque a Desembarco del Rey, Daenerys debe enfrentarse a los supervivientes". Ahí van unas primeras impresiones sin spoilers:

¿Qué sucede en el último capítulo de Juego de tronos?

El capítulo 8x06 de Juego de tronos vemos a Tyrion entrando en Desembarco del Rey por delante de Davos y Jon y paseando entre las ruinas, observando el desastre. Ve el caballo carbonizado que sostiene la niña a la que intentó salvar Arya y pasa al lado de la campana rota, símbolo de la barbarie. Tyrion se dirige a la Fortaleza Roja, a pesar de que Jon le previene diciéndole que no es seguro. 

Gusano Gris dicta sentencia de muerte contra los supervivientes de la Compañía Dorada. Jon trata en vano de detenerlo: él dice que obedece órdenes de la reina y que cualquier enemigo fiel a Cersei debe morir.

Tyrion atraviesa el mapa de los Siete Reinos, toma una antorcha y entra en las catacumbas. Encuentra la mano de Jaime, aparta cascotes y allí están sus dos hermanos abrazos.

Arya sigue a Jon, que se dirige al lugar donde está desplegada la bandera de la casa Targaryen. Allí llega a lomos de Drogon la reina Daenerys que saluda a sus huestes y pronuncia un preocupante discurso triunfal. Agradece a sus tropas su fidelidad y en especial a Gusano Gris a quien nombra comandante de su ejército Gran Maestre de la Guerra. Porque para ella quedan muchas batallas por librar: dice que seguirá liberando pueblos desde Invernalia hasta Dorne, de Lannisport a Quarth y de las Islas del Verano hasta el Mar de Jade.

Tyrion se sitúa a su lado y ella le increpa que la ha traicionado liberando a su hermano. Él le dice que ha masacrado una ciudad y se quita el broche de Mano de la Reina tirándolo escaleras abajo. Dany pide que se lo lleven preso.

Jon le pregunta a Arya qué hace allí: ella confiesa que planeaba matar a Cersei antes de que llegara su reina. Jon le recuerda que es la reina de todos, pero Arya le advierte que sabe su verdadera identidad y es una amenaza para ella.

Posteriormente, Jon va a ver a Tyrion. El gnomo le dice que Varys tenía razón y Jon que la guerra ha terminado, pero él insiste en que no es así: que pensar que podría arreglar las cosas fue vanidad y que la verdadera naturaleza de la reina es el fuego y la sangre. Jon se revuelve pero Tyrion le espeta que él no lo habría hecho: que ha ido a lomos de dragón y ha tenido el poder de Dany y nunca lo habría empleado así. Luego recapitula y dice que liberó Astapor y Meereen haciéndose cada vez más poderosa y que la han dejado crecer y no se detendrá. Tyrion le confiesa a Jon que también la ama y que creía en ella con todo su corazón, pero que el amor es más fuerte que la razón (para muestra, Jaime) y que como dijo el maestre Aemon "El amor es la muerte del deber".

Tyrion continúa razonando con Jon y diciéndole que él siempre ha protegido el pueblo, recordándole los votos de la Guardia de la Noche y le pregunta: ¿cuál es ahora la amenaza para el pueblo? Jon sigue en sus trece y se despide de él de forma fría tocándole el hombro. Tyrion entonces le pregunta por sus hermanas, si las ve hincando la rodilla y le apremia a tomar una decisión.

Jon se dirige al salón del Trono de Hierro pero Drogon custodia la entrada. Tras reconocerlo, le deja pasar. Daenerys se dirige al Trono y lo acaricia cuando aparece él al otro lado del salón. Ella le dice que cuando era niña le contaron como Aegon lo había creado fundiendo mil espadas de sus enemigos y que lo imaginaba como una torre que había que trepar y que en su imaginación era enorme porque no sabía contar ni hasta veinte. Jon le dice que perdone a Tyrion, que las calles están llenas de personas abrasadas, de niños incluso. Ella le dice que está creando un mundo nuevo, que la ayude a romper la rueda y que no puede ocultarse tras la clemencia. Él le dice que siempre será su reina, la abraza y la mata clavándole una daga en el vientre.

Drogon entra en el salón, intenta que Dany responda y cuando entiende que está muerta escupe fuego sobre el trono hasta fundirlo. Luego coge el cuerpo de Dany con una garra y se aleja volando.

Un salto en el tiempo nos lleva a conocer el futuro inmediato: los grandes señores de las casas supervivientes se reúnen para parlamentar con Tyrion, que ha permanecido preso. Davos le propone a Gusano Gris repoblar las tierras del Dominio. Pero él se niega y exige justicia para Jon Nieve, que sigue preso. Lo que deben decidir es a quién coronan rey: Edmure Tully se presenta voluntario pero Sansa le pide que se siente y no haga el ridículo.

Sam propone entonces que la decisión no la tomen ellos sino entre todos: los señores se ríen de su ocurrencia. Le proponen entonces a Tyrion que porte la corona, pero él dice que medio pueblo lo odia por seguir a Daenerys y la otra mitad por traicionarla. Razona que lo que une a los pueblos son las historias y que nadie tiene una más apasionante que Bran quien además es guardián de la memoria del pueblo. Sansa considera que él no quiere el poder ni puede engendrar hijos, pero Tyrion lo ve como algo positivo ya que esa era la cadena que quería romper Dany. Concluyen que los señores de Poniente irán decidiendo quiénes serán los próximos reyes.

Todos apoyan esta decisión menos Sansa que le dice a Bran que el Reino del Norte seguirá siendo independiente. Bran consiente y nombra a Tyrion su mano. Ninguno de los dos desea el cargo, pero ambos cumplirán su cometido.

Un nuevo salto al futuro nos lleva a Tyrion visitando a Jon, que sigue preso. Lo envían a la Guardia de la Noche, algo que no satisface enteramente a nadie: ni a los que piden su libertad ni a los que piden su muerte. Jon sigue atormentado por la idea de que quizás se ha equivocado: "pregúntamelo dentro de diez años", le dice Tyrion. Se despiden de manera similar a la vez anterior. Jon le dice que no cree que vuelva a verle, pero Tyrion le dice que nunca se sabe, que unos años como mano lo llevan a uno a querer mear desde el borde del mundo.

Gusano Gris y los Inmaculados zarpan rumbo a Naath a emprender la vida que él soñaba junto a Missandei. Sansa, Arya y Bran acuden a despedirse de Jon. Sansa le pregunta si podrá perdonarla, él le dice que el Norte tendrá como reina a la hija de Ned, que es lo justo. Arya y él se abrazan: ella le anuncia que no regresará al norte sino que partirá a tierras ignotas y Bran le dice que siempre estuvo donde debía estar.

Brienne echa un vistazo a un libro en el que se habla de los grandes caballeros de la historia. El relato de las gestas de Jaime termina con su apodo de Matarreyes, así que ella la completa con todo lo sucedido desde entonces y sentencia finalmente con la siguiente frase: "Murió protegiendo a su reina".

Tyrion preside el consejo del rey. Coloca las sillas y espera al resto: Davos, encargado de las infraestructuras; Sam, Gran Maestre y Bronn, el consejero de la moneda. Sam le lleva a Tyrion un voluminoso libro llamado "Canción de hielo y fuego", escrito por el mastre Ebrose en el que se relata lo sucedido desde la muerte del rey Robert Baratheon.

Brienne llega con Bran, que señala que le faltan los consejeros de los rumores, de la guerra y de los edictos. Tyrion le anuncia que le propondrán candidatos en breve. El rey propone retirarse para rastrear a Drogon con sus habilidades de cambiapieles y Podrick se lo lleva. El consejo sigue debatiendo sobre la reconstrucción de puertos, puentes y la ciudad en sí. Bronn bromea sobre la importancia de reconstruir los burdeles.

En el muro, Tormund y Fantasma esperan a Jon. Hay un montaje paralelo de Jon, Arya y Sansa. Jon conduce a los salvajes más allá del muro; Arya se prepara para embarcar en una aventura y Sansa es coronada en el norte. Jon y Tormund atraviesan el muro que se cierra tras ellos. FIN.

Sorpresas y frío, mucho frío

Sean cuales fueran vuestras expectativas respecto a Juego de tronos, hay que decir que era imposible un final ideal que contentara a todo el mundo. Respecto a la porra que hicimos en la redacción, como veis, la conclusión ha sido una síntesis de tres de nuestras teorías: Bran coronado como rey de los Seis Reinos, Sansa por su lado como Reina del Norte y el Trono de Hierro, destruido con fuego de dragón, como fue forjado.

Ese es el cómputo final de la serie, pero Juego de tronos es mucho más que "la última casilla" a la que llegan los jugadores. Es también una reflexión sobre nuestra propia historia, una advertencia sobre el futuro que no aguarda y sobre todo un reflejo de nuestras miserias. El pendón de la casa Targaryen y la arenga de Dany recuerdan al Tercer Reich, Sam insinúa el comienzo de una democracia (para cachondeo generalizado) y descubrimos que el autor de "Canción de hielo y fuego" es el maestre Ebrose (aquel a quien Qyburn intentó superar saltándose las normas de la ética y a quien dio vida en la serie Jim Broadbent), en un giro metalingüístico tan curioso como el de ver a Brienne completando el legado como caballero del malogrado Jaime Lannister. Estos son detalles que tocan al espectador, pero en general se percibe una gran frialdad.

Haremos una valoración mucho más exhaustiva pero, a grandes rasgos, encontramos un panorama en ciertos aspectos parecido al del comienzo, con Jon regresando a la Guardia de la Noche y por tanto compartiendo un destino similar al de Aemon dado que también era medio Targaryen. La gran diferencia es que se entiende que en este reinicio se ha corregido la corrupción que regía el poder y que Bran será un rey justo (y clarividente, qué más se puede pedir).

No menos cierto es que también es bastante ingenuo todo: la forma en la que las grandes casas deciden quién regirá sus destinos haciendo caso a un Tyrion preso es casi surrealista y ni siquiera llegamos a conocer al nuevo príncipe de Dorne. Hasta dos flash-forwards nos llevan a un desenlace mucho más tibio de lo esperado. Igual que el Rey de la Noche fue aniquilado de forma fugaz, Daenerys sucumbe de forma muy fácil y no hay espacio ni para el duelo ni para ver la reacción de las facciones que la apoyaban y aborrecían. Así que solo podemos reiterar, una vez más, que es obvio que la temporada 8 habría necesitado al menos dos episodios más para desarrollarse de forma menos atropellada. Sorprende el optimista final y la actitud de la mayoría de los personajes: sobre todo la desactivación de Arya.

¿Y ahora qué?

Pensar que todo acaba con Juego de tronos, es pecar de ingenuo... Por supuesto, esto no es más que el comienzo. Aún no sabemos en qué consistirá exactamente la batería de spin-offs que se avecina, pero sí podemos anticiparos alguna información sobre La Larga Noche y los Primeros Hombres, que entendemos que será el material que se adapte en uno de ellos:

Más allá de eso, Juego de tronos ha demostrado que la fantasía épica es un filón estupendo en televisión. La serie ha roto récords de audiencia y ha generado una gran polémica en su temporada final, así que es de esperar que muchas otras ficciones televisivas busquen un éxito similar. 

A continuación os dejamos con un vídeo en el que resumimos qué series vendrán después de Juego de tronos con la idea de seguir pulverizando marcas y con enormes presupuestos que garantizan, al menos, un diseño de producción muy ambicioso. Por nuestra parte, os emplazamos a la tertulia que lanzaremos en breve para comentar esta temporada final de Juego de tronos. ¿Cuál es vuestra opinión?

Valoración

El final de Juego de tronos es bastante tibio: reposiciona a los supervivientes con cierta lógica, pero deja totalmente de lado la emoción además de olvidar por completo su mitología, que queda sin desarrollo alguno.

Hobby

70

Bueno

Lo mejor

Que es muy sorprendente y guarda importantes paralelismos con los comienzos, sin ser un calco. El final glorioso de algunos personajes.

Lo peor

No consigue ponerte los pelos de punta ni en los momentos álgidos: es en extremo frío. Deja la sensación de que podría haber dado mucho más de sí.

Y además