Celebridades que han sido vetadas por la Academia de los Óscar, y por qué lo fueron

Will Smith

Para que la Academia de Hollywood te vete de las ceremonias de entrega de los Óscar hay que liarla muy parda, pero algunas celebridades han hecho méritos para ello.

Lo sucedido en 2022 en los Óscar, con Will Smith cruzándole la cara a Chris Rock en pleno escenario del Dolby Theatre, ha puesto el foco en los criterios de la Academia de Hollywood para vetar a un artista.

A lo largo de casi un siglo, los Óscar son la máxima expresión de la industria del cine y una de las mayores aspiraciones para un cineasta. Y es que este premio es el mayor reconocimiento al trabajo dentro del Séptimo Arte, pese al politiqueo de rigor.

VIDEO

Películas de Netflix que aspiran a conseguir el Óscar

Que el nombre de un artista aparezca en la lista de vetados de la Academia de Hollywood, no es nada habitual, pero algunas estrellas han conseguido liarla tan parda y llamar tanto la atención, que se han llevado el veto.

Hoy, en Hobby Consolas, vamos a repasar el nombre de algunas de las estrellas que han visto como la Academia vetaba su presencia en las ceremonias de los Óscar.

Los actores que han sido vetados de la ceremonia de los Óscar por la Academia son:

Carmine Caridi

Carmine Caridi

El primer participante en nuestra lista de infamias es Carmine Caridi, a quien vimos en la saga de El Padrino. Caridi pudo interpretar a Sonny Corleone, pero perdió el papel y se conformó con un puesto secundario en las dos secuelas.

A pesar de que se ganó la vida como actor en cine y televisión, lo que realmente destacó en la carrera de Carmine Caridi es que fue el primer actor en ser vetado por la Academia en 2004.

En esos años, los miembros de la academia recibían los "screeners", cintas de prueba, en VHS para que los miembros votasen las diferentes películas.

Carmine Caridi compartió esas cintas, a pesar de que tenía prohibido hacerlo y se comprometió mediante un contrato de confidencialidad.

Harvey Weinstein

Harvey Weinstein

Antaño un titán en Hollywood, Harvey Weinstein era un nombre habitual en las listas de premios de la Academia y fue uno de los productores más prolíficos de la industria.

Todo cambio, claro, en 2017, cuando un artículo de The New York Times destapó numerosos escándalos sexuales que originaron, entre otras cosas, el movimiento #MeToo.

Pasaron solo nueve días antes de que la Academia mandase al productor al purgatorio con un billete solo de ida. Aunque el veto de la academia fue lo de menos para Weinstein, que cumple 23 años de prisión y se enfrenta a un nuevo juicio en la actualidad.

Bill Cosby

Bill Cosby

Otra figura que tocó el cielo y terminó en el infierno, fue Bill Cosby, el padre favorito en la tele americana y una de las celebridades que contribuyó a romper el estigma del color de piel en la tele.

Por desgracia para Cosby, en pleno apogeo del movimiento #MeToo, varias acusaciones de asalto indecente con agravantes se vertieron contra él.

 

La Academia, tras lo sucedido con Harvey Weinstein, no se andaba con chiquitas: vetaron a Cosby de forma implacable en 2018.

El actor fue condenado por tres cargos de acoso sexual, pero las condenas se anularon posteriormente, después de pasar unos años en prisión.

Roman Polanski

Roman Polanski

El caso de Roman Polanski da para su propia película, porque se remonta décadas atrás. El director fue condenado por tener sexo con una menor en los 70, pero se fugó de Estados Unidos para no regresar.

Pese a ello, Polansky mantuvo su puesto como miembro de la Academia, e incluso ganó el Oscar al Mejor Director en 2002 por El pianista, aunque lo recibió "in absentia".

A pesar de estas incongruencias, la Academia terminó cortando lazos con Roman Polanski en 2018: nuevamente, el organismo se movía impulsado por la mala prensa que les generaba el #MeToo.

Adam Kimmel

Adam Kimmel

Adam Kimmel es un director de fotografía que lleva en la industria desde finales de los 80 y ha trabajado en películas como Truman Capote.

En 2004, fue acusado y condenado por violación a una niña de 15 años, pero se las arregló para mantener los cargos en secreto.

Las películas que Netflix va a estrenar muy pronto y tienen opciones en los Oscar

Blonde

En 2010 reincidió, con el agravante de no registrarse como delincuente sexual. Nuevamente, logró una reducción de condena y, en gran medida, el escándalo pasó desapercibido.

La cosa cambiaría en 2021, cuando Variety destapó el expediente penal de Kimmel y provocó que la Academia le pidiese al cinematógrafo que cerrase la puerta al salir.

Will Smith

Will Smith golpea a Chris Rock en los Óscars 2022

Naturalmente, es el caso más conocido. Cuando Chris Rock subió al escenario del Dolby Theatre para presentar un premio, tuvo la feliz idea de bromear con la cabeza rapada de Jada Pinkett-Smith, la esposa de Will Smith.

Rock dijo que "esperaba verla en La teniente O'Neil 2". Will Smith reaccionó subiendo al escenario y abofeteando al actor y humorista delante del atónito patio de butacas y de millones de espectadores por televisión.

La Academia tardó varios días en tomar la decisión, pero se decretó un veto de diez años para Will Smith que el actor aceptó con arrepentimiento.

La ironía del destino quiso que esa misma noche, Will Smith fuese galardonado con el Óscar al Mejor Actor por El método Williams.

Mención aparte, este mismo 2022, merecen dos renuncias que se produjeron a tenor de la decisión de la Academia de sacar de la ceremonia en directo ocho categorías más técnicas para "agilizar la gala".

El mezclador de sonido Peter Kurland y el especialista de sonido Tom Fleischman renunciaron a sus puestos en la Academia alegando que no querían pertenecer a una organización donde no se respetaba su trabajo.

Como se puede ver, la Academia solo ha jugado la carta del veto en tres casos: compartir los "screeners" de las películas enviadas a los miembros, los escándalos sexuales agravados por los actuales movimientos sociales, y cruzarle la cara a Chris Rock en pleno Dolby Theatre.

Menos mal que los Oscar, y Hollywood en general, suelen ser un remanso de paz donde nunca se producen escándalos sancionables…

Y además