Ir al contenido principal

Un exempleado de Obsidian y Blizzard explica por qué los desarrolladores no piden boicots

Activision Blizzard

Nathaniel Chapman, veterano de Blizzard y Obsidian, explica por qué los desarrolladores no piden boicots como forma de protesta contra compañías de videojuegos.

Cada vez es más evidente que la realidad de algunos estudios de videojuegos es mucho más oscura de lo que los juegos aparentan. Estas últimas semanas han sacudido la industria como un terremoto, a raíz de la demanda de California contra Activision Blizzard, que ha destapado decenas de casos de acoso sexual, discriminación y desigualdad. Un caso que ha recordado a los destapados en Ubisoft el año pasado.

Los empleados de estas compañías no están nada contentos, y mientras toman medidas como huelgas y manifiestos, y proponen una sindicalización en toda la industria del videojuego para protegerse mejor contra la inacción de sus directivos, los jugadores también se preguntan qué pueden hacer para solidarizarse y ayudar.

Muchos jugadores optan por hacer boicot a sus productos, y dejar de comprar o usar juegos como World of Warcraft, Overwatch o Call of Duty (en el caso de Blizzard). Sin embargo, según Nathaniel Chapman, veterano de estudios grandes como Obsidian Entertainment o Blizzard, esa no es una medida que suelan pedir los desarrolladores.

"Tu decisión de comprar o jugar a un juego no tiene mucho peso a la hora de arreglar los problemas del estudio. La gente al mando son los menos afectados, y a los trabajadores muchas veces les encanta el juego y quieren verlo teniendo éxito. Es una decisión moral, y puedo entender que no sintáis la diversión cuando sabéis todo el dolor ha habido detrás."

Chapman no deja mucha esperanza para los usuarios que quieran marcar la diferencia con sus decisiones individuales, y los únicos que de verdad podrían cambiar algo son los accionistas. "La realidad es que la América corporativa no es una democracia. Para poder elevar tu voz necesitas tener suficiente dinero para invertir en compañías."

J. Allen Brack, presidente de Blizzard, dejó su puesto poco antes de la última reunión de inversores, y eso pareció calmar a los inversores, mientras Bobby Kotick, CEO de toda la compañía Activision Blizzard, mantiene su puesto.

the red lantern

Nathaniel Chapman trabajó durante más de 15 años en estudios AAA como Obsidian o Blizzard, pero como muchos otros se cansó de la industria y cofundó el estudio independiente Timberline Games, autores del relajante The Red Lantern para Nintendo Switch y PC.

Precisamente, llama la atención la cantidad de desarrolladores veteranos de Blizzard desertores, que trabajaron en los juegos clave del estudio hace años y han ido uno por uno abandonando el estudio, muchos de los cuales defendieron a los empleados de Blizzard cuando salió la demanda.

Y además