Ir al contenido principal
Imagen de perfil de Sonia Herranz
La opinión de
Sonia Herranz

El futuro es evolución, sin revolución

Nintendo Switch OLED

¿Os he contado alguna vez que yo soy muy de portátiles? Desde mis tiempos mozos, la posibilidad de llevarme la consola a cualquier sitio siempre me ha parecido mágica. Entre otras cosas, porque soy muy cagaprisas y no sé estar sin hacer nada, así que poder jugar durante cualquier espera (el autobús, el médico…) era para mí un sueño. Aunque a veces se me iba la mano y me pasaba de parada… 

Las he tenido todas (o casi todas, no vamos a exagerar) y, aunque la Game Boy original siempre tendrá un huequito en mi corazón por lo que representó de descubrimiento. 

Pero debo reconocer que la Game Boy Advance SP (retroiluminada), ha sido mi favorita y a la que más sitios me he llevado. Tiene más kilómetros que Willy Fog. Y ahí sigue, que a mi hijo le ha dado por recuperar clásicos.

Lo tenía todo, empezando por un tamaño de lo más apañado, una duración de la batería (por fin sin pilas) más que notable y una pantalla que se adecuaba a mi vista de aquel entonces. 

Hoy día, no sé yo, pero en su momento, cubría de sobra mis necesidades. Y, encima, me permitió disfrutar de juegazos que no se me olvidan (y, a mí, se me olvida todo).

He tenido portátiles mejores, pero no tan equilibradas. Lynx era un trasto devorapilas, y qué os voy a decir de Turboexpress, que, vale, me permitía jugar con la tarjeticas de Turbo Grafx, pero con una autonomía de apenas dos horas con, por lo menos, seis pilas (¿o eran ocho?). 

Muy guay para fardar, pero poco práctica para mis necesidades. Hasta Game Gear me resultaba grande y cara de alimentar.

Ya bien metidos en este siglo, PS Vita me tenía loca, por su pantallón, que se veía de lujo en casi cualquier circunstancia, y sus muchísimas prestaciones… Lástima que hubiera pocos juegos a la altura de su calidad. 

Me da mucha rabia pensar que el genial Uncharted: El Abismo de Oro era juego de lanzamiento: no sé dónde podría haber llegado con un poco más de apoyo. Pero, bueno, así es la vida. Ejemplos de fracasos incompresibles como el de Vita hay a patadas… Que luego, cuando te los estudias bien, comprendes perfectamente, pero que se hacen duros de digerir. 

Nintendo DS, 3DS y derivados varios (he perdido la cuenta de las versiones que sumamos entre toda la familia), han sido durante años nuestras compañeras de esperas y de viajes (a saber dónde perdí un Layton sin abrir siquiera, todavía me hago cruces). 

Aunque debo reconocer (con cierto rubor) que el móvil empezaba a estar en mis manos con más frecuencia de la que me gustaría reconocer… Si me pillaba una espera que no esperaba (que también pasa), pues tiraba de teléfono. 

Y en estas llegó Switch y me dejó perpleja. Una portátil con juegos enormes (por dentro) que, además, podía lanzar a la tele. Ya que estamos de confesiones, debo reconocer que en la tele he jugado más bien poco. 

Ya os digo, soy de portátiles… Es verdad que se me queda un poco grande y que no cargo con ella para las esperas inesperadas (para esas, sigo tirando de móvil), pero me devolvió la ilusión por tener ratos muertos. Ahora ya no cojo el autobús, pero ganas me han dado solo para tener más tiempo para jugar… 

Nintendo Switch

Quizá por eso, a mí la nueva Switch OLED me llama mucho, muchísimo, la atención. Entiendo que a los que esperaban una Switch Pro, con 4K y toda la parafernalia, les haya dejado un poco fríos, pero yo, que básicamente juego en portátil, estoy que no me aguanto de emoción. 

Si la pantalla OLED ya se notaba en PS Vita, no quiero pensar cómo debe verse en Switch. Más nítida, con menos reflejos… No la he probado aún, pero me apuesto un pulgar a que hasta los juegos parecen nuevos. 

Efectivamente, no es la revolución que muchos esperaban (incluida yo misma), pero es una evolución necesaria. Y así parece que van a ser las evoluciones de las consolas (así lo lleva haciendo años Nintendo con sus portátiles). 

Desarrollar un hardware totalmente nuevo desde cero no es muy eficiente y dar pequeños saltos está funcionando en otras industrias tecnológicas, como la telefonía, además de beneficiar al usuario, que sigue pudiendo aprovechar juegos y periféricos. Hace un porrón de años, James Armstrong, ex CEO de Sony España, ya insinúo algo así. Podéis leerlo aquí.

Nintendo ha revisado su híbrida y ha aprovechado para corregir los problemas del modelo original. Siempre he pensado que esa ridícula patita para disfrutar de la consola en sobremesa fue una idea de última hora: “oye, que también se podría jugar colocando la consola en una mesa un repartiendo Joy-Con”, “Qué buena idea, ¿cómo lo hacemos, que ya está terminada?”

Y no se les ocurrió nada mejor. Yo no le he dado mucho uso, la verdad, pero mi hijo se ha hartado de jugar así y de inventar maneras de mantenerla de pie. 

Nintendo Switch OLED

Le ha dado tanto uso, que ya se le cae sola a poco que se descuide. Problema resuelto. Igual que la conexión online, que nos ha dado algún disgusto con Super Smash Bros. Ultimate porque no le llegaba bien la Wi-Fi… 

Estaba decidiendo si me compraba yo una Switch OLED por aquello de la pantalla y la batería, pero, ahora que lo estoy pensado bien, a quien se la voy a tener que comprar es a mi hijo, que tiene la suya tan trillada que raro es el día que no me dice “mira, aquí le falta otro trocito…”. 

Y él es el que más usa las prestaciones que este modelo mejora. Él, que es muy prudente, aún no me ha dicho nada al respecto, pero creo que le hace ojitos… Y su cumple es en octubre.

Puedo entender perfectamente a los que piensan que no es suficiente evolución, que no hay cambios de peso. Pero no pasa nada, que no se la compren, y en paz. Yo sigo con un iPhone 7 y no se me ha puesto el pelo verde ni nada. 

Nadie te obliga cambiar de modelo, ni de teléfono ni de Switch. Eso sí, estaría bien que dejen en paz en los que ven en el nuevo modelo una manera de disfrutar mejor de su hobby favorito

Además, a mí me da la sensación de que lo que hay es mucha expectativa incumplida. ¿Sabéis el cuento de la lechera? Pues lo mismo. ¿Qué Nintendo podría sacar un modelo 4K? Pues es posible, pero no ahora.

Nintendo Switch (Modelo OLED) -voy a ponerlo bien por una vez-, está en mi lista de la compra y me queda decidir si va a sustituir a mi vieja Switch de 2017 o a la de mi hijo. 

Estoy satisfecha con esta evolución, que a mí me parece muy "Pro"… Aunque, si os digo la verdad, lo que me haría brincar en la silla es una evolución de los Joy-Con

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no tienen por qué coincidir necesaria o exactamente con la posición de Axel Springer o Hobby Consolas.

Y además