Logo Hobbyconsolas.com
Logo HobbyCine

Cómo elegir asiento en el cine para conseguir la mejor calidad de imagen y sonido

Palomitas en una sala de cine
Foto del redactor Javier CazallasFoto del redactor Javier Cazallas

Escoger las mejores butacas cuando vamos al cine es toda una ciencia que aún tiene margen de mejora y donde entran en juego diversos factores.

Es posible que pienses que lo más tedioso de ir al cine es seleccionar qué película ver en la cartelera. Razón no te falta, sobre todo cuando hay gente con grupos dispares en la familia o en tu grupo de amigos. Por desgracia, otra batalla aguarda tras esa elección: ¿Qué asientos cogemos?

"Esos están muy cerca de la pantalla, me va a crujir el cuello". "¿Tan hacia el lado? No me voy a enterar de nada con los altavoces en la oreja". "Coge las que veas, que ya me quejaré luego".

Si te has topado con una de esas frases, o sus muchas variantes, venimos a echarte una mano para que tu próxima visita al cine tenga, al menos, el aval de los expertos a la hora de escoger asientos. Y es que no hay como preguntar a los propios proyeccionistas sobre qué factores tener en cuenta a la hora de escoger asiento.

En Popular Science han consultado a dos proyeccionistas especializados en diferentes tipos de sala de exhibición, porque el primer paso es comprender que no todas las salas son iguales.

Una sala de cine tradicional: una elección tradicional

Nuestro primer supuesto es el más habitual: una sala de cine razonablemente inclinada donde la primera fila de butacas hará que te sientas como el limpiabotas del reparto de la película que vayas a ver.

En ese tipo de sala, estar cerca de la pantalla es un infierno que, posiblemente, te deje el cuello como un langostino después de Nochebuena.

Estas son las mejores tablets para ver películas y series

Estas son las mejores tablets para ver películas y series

Si sueles ver series cuando viajas o en varias partes de casa, estas tablets pueden ser buenas compañeras para el consumo de entretenimiento.

Ver listado

Joe Muto, de Nitehawk Cinemas, explica que, como muchos en estos casos, la mejor elección es la sección central de la sala, donde la visión periférica nos permite abarcar la horizontalidad y verticalidad de la pantalla sin tener que girar la cabeza. También suele ser la posición ideal para que captemos toda la experiencia sonora envolvente, sin que un lateral se imponga.

La pega es que se te puede sentar la alineación de un club de baloncesto delante, pero ese es un factor que tú no controlas. En esos casos, confía en que la inclinación de la sala sea la suficiente.

Salas IMAX: una elección más sencilla

El director técnico de IMAX, Brian Bonnick, habla, como es natural, de las ventajas que ese formato aporta a la hora de escoger asiento en las salas que disponen de esta tecnología.

La inclinación del patio de butacas de una sala IMAX es mucho más pronunciada que la de una sala tradicional. Además, la pantalla va de pared a pared y del suelo al techo, sin un "marco" alrededor. Esto amplía mucho el terreno que abarcamos con la mirada.

Bonnick destaca que, como las salas IMAX están pensadas para maximizar la experiencia cinematográfica de los espectadores, la elección de butacas no es tan imperativa como lo puede ser en una sala tradicional.

Hay cambios entre una posición y otra, por supuesto, pero son salas construidas específicamente para un tipo de películas que pone en juego prácticamente todo lo que una sala puede ofrecer. El sistema de sonido está pensado para que se puedan captar matices en cualquier posición de la sala sin que nos perdamos nada por estar demasiado lejos del altavoz que hace tal sonido.

Screen X: el problema de la visión periférica

Terminamos con el otro gran formato en alza: Screen X. Este tipo de salas disponen de pantallas laterales que extienden la experiencia visual hasta los 270º.

Las pantallas de los laterales no proyectan la acción principal de la película, pero si imágenes que contribuyen a que el espectador se "sumerja" en la escena.

En estas salas, el sonido sigue sin ser un problema, ya que suelen ser construcciones o remodelaciones recientes. Lo que sí es un problema es que nos escoremos demasiado. Las pantallas laterales están pensadas para compensar esa perspectiva.

No obstante, al igual que sucede con las salas de cine tradicional, nuestros ojos agradecerán el encontrar asiento hacia el centro de la sala, preferiblemente de la mitad hacia atrás.

Tampoco debemos olvidarnos, y esto ya es independiente del tipo de sala donde disfrutemos habitualmente de la cartelera, de factores como el mantenimiento y la actualización de las propias instalaciones.

 

Al igual que con el supuesto de que se te siente una torre de 2,10 m delante, es algo que no puedes controlar, pero sí debes tener presente. Las salas más antiguas son susceptibles de dar más problemas con el visionado, ya que muchas películas requieren de ciertas tecnologías.

No queremos decir que dejes de ir a tu cine de siempre, ojo, pero ten presente que algunas películas no se verán igual.

El último factor a tener en cuenta es la accesibilidad. Si vas en silla de ruedas o tienes determinados problemas visuales y/o auditivos, es posible que estas recomendaciones no se apliquen por completo a tu caso. Muchas salas disponen de espacios destinados a personas con movilidad reducida.

Algunas —demasiado pocas— incluso tienen al personal formado para ayudaros a seleccionar vuestra butaca en función del tipo de problema visual o auditivo que podáis tener. Ojalá fuese en todas, pero no es el caso. Naturalmente, toda recomendación que os haga el médico, seguidla a rajatabla por encima de todo.

Si no os convence ninguno de estos consejos para seleccionar las mejores butacas cuando vayáis al cine, siempre puedes optar por el método Sheldon Cooper en The Big Bang Theory

Conoce cómo trabajamos en HobbyConsolas.