Star Wars Jedi: Fallen Order
Ya hemos jugado a Star Wars Jedi: Fallen Order, el nuevo título de la saga galáctica desarrollado por Respawn Entertainment para PS4, Xbox One y PC. Acompañamos al padawan Cal Kestis y a su droide, el pequeño BD-1, en los primeros pasos de una aventura que apunta maneras para convertirse en uno de los mejores juegos de Star Wars.

Viajamos hasta la ciudad de Anaheim (California), a un evento organizado por Electronic Arts, para ponernos por primera vez a los mandos de Star Wars Jedi: Fallen Order, el nuevo juego de acción Jedi que desarrolla Respawn Enterntainment, responsables de la saga Titanfall y Apex Legends.

El pasado E3 2019 sirvió como escenario para revelar el primer gameplay (y una versión extendida) de esta aventura que se ubica entre el episodio III (la Venganza de los Sith) y el episodio IV (Una Nueva Esperanza), pero seguíamos con muchas dudas con todo lo relacionado con la jugabilidad: lo mostrado tenía buena pinta, pero no quedó demasiado claro cómo iban a funcionar algunos aspectos, como ese desarrollo abierto estilo 'metroidvania' del que tanto se hablaba.

VIDEO

Impresiones y gameplay de Star Wars Jedi: Fallen Order

Pero esta primera toma de contacto ha despejado todas nuestras dudas, y no ha hecho falta ningún truco mental para convencernos de que estamos ante algo grande... Puede que incluso de lo más grande del año. Porque aunque esta sesión haya consistido en cuatro horas de partida, lo tenemos muy claro: Star Wars Jedi: Fallen Order es el juego con el que tanto tiempo llevamos soñando.

Hazte con The Art of Star Wars Jedi: Fallen Order

Un juego noble para tiempos menos civilizados

Lo primero y más evidente al controlar a Cal Kestis, el padawan que sobrevivió a la Orden 66 y que interpreta el actor Cameron Monaghan, es que no mentían al comparar Star Wars Jedi: Fallen Order con Dark Souls o con la obra más reciente de FromSoftware, Sekiro: Shadows Die Twice.

Respawn ha cogido elementos clave del "género" y los ha incorporado a esta nueva aventura: cuando descansamos en un punto de meditación, se restaura toda la salud y viales de recuperación (que suministra el pequeño droide acompañante, BD-1, tras un chasquido de dedos); los escenarios se retuercen para conectar distintas zonas mediante puertas que previamente estaban bloqueadas (u otras artimañas), mostrando un aviso en pantalla para indicarnos que hemos desbloqueado un atajo; y al morir, Cal pierde toda la experiencia que había acumulado hasta ese punto... Y debemos dañar (que no eliminar) el enemigo que nos derrotó para recuperarla y, de paso, rellenar las reservas de salud y Fuerza.

Star Wars Jedi: Fallen Order

Aunque esto pueda suscitar alguna duda, especialmente entre quienes no comulguen con el estilo de FromSoftware, lo que hemos percibido de primera mano durante estas primeras impresiones de Jedi Fallen Order es que se ha implementado con mucho tacto, y en ningún momento llega a ser desesperante. Estuvimos jugando en la dificultad Caballero Jedi (lo que vendría a ser la modalidad normal), y nos pareció que el reto era el justo y adecuado: ni demasiado fácil ni demasiado difícil. También hay un "modo historia" en el que el nivel de desafío es mínimo para que podamos relajarnos y disfrutar del argumento.

Hay más modos de dificultad, por supuesto, y nos llamó la atención que al cambiar entre ellos se reflejaban los cambios en tres barras: tiempo de desvío, daño recibido y agresividad enemiga. Cuanto más elevada era la dificultad, más pequeña era la primera... Y más elevadas las otras dos. 

Star Wars Jedi: Fallen Order

Todo esto guarda relación con el combate, que es donde Jedi Fallen Order se asemeja bastante a Sekiro y su sistema de postura. Los enemigos básicos, armados con una pistola bláster, caen de un solo golpe (o rebotando uno de sus disparos), pero los enemigos armados con bastones (y muchos otros) cuentan con una segunda barra, además de la de salud, que indica su resistencia a los bloqueos. Si atacamos con insistencia hasta vaciarla, tenemos la oportunidad de ejecutar varios ataques seguidos "por la cara" que casi siempre aseguran acabar con estos enemigos.

Impresiones en vídeo y gameplay de Star Wars Jedi: Fallen Order

Cal también cuenta con su propia barra de resistencia, que se agota tanto cuando bloqueamos ataques físicos como cuando bloqueamos disparos láser, y al llegar a cero, nos deja al descubierto durante unos segundos. Esto se evita esquivando, rodando, saltando y bloqueando los ataques en el momento justo: si lo hacemos correctamente dejamos al enemigo "vendido", mientras que con los disparos esto garantiza que el láser sea devuelto al soldado de asalto que lo disparó. También como en Sekiro, al vaciar por completo la barra de resistencia y acabar con el enemigo, se activa una espectacular animación de ejecución.

Star Wars Jedi: Fallen Order

El combate nos ha transmitido muy buenas sensaciones por dos motivos: el primero es que el sable láser actúa como tal; es una herramienta letal que sólo necesita de unos cuantos golpes para derribar enemigos humanos... Aunque no se puede decir lo mismo de las criaturas alienígenas, que son más resistentes. Como dato interesante, es posible activar y desactivar el sable a voluntad, y su luz es especialmente útil para explorar zonas oscuras.

Curiosamente, y pese a  toda la polémica que se ha formado en torno a que no haya desmembramientos en Star Wars Jedi: Fallen Order... Lo cierto es que sí los hay, pero no en el caso de los enemigos humanos (al menos no en lo pertinente a la jugabilidad). Pero al acabar con prácticamente cualquier criatura alienígena, vemos cómo son cortadas por la mitad o cómo se les cercena alguna parte del cuerpo.

Star Wars Jedi: Fallen Order

El segundo motivo es que pese a la letalidad del arma que manejamos, Star Wars Jedi Fallen Order es la clase de juego en el que no podemos dormirnos en los laureles. Acabar con un grupo de dos o tres soldados de asalto no debería ser un problema, pero si nos despistamos y nos rodean... Mal asunto. Por ejemplo, si nos enfrentamos a dos soldados básicos (con pistola bláster) y uno con bastón, los primeros se quedarán en la retaguardia atacando a distancia mientras el otro nos presiona con golpes físicos, obligándonos a tomar decisiones estratégicas en cuestión de segundos para sobrevivir. Un detalle bastante chulo: cuando derrotamos a un grupo y sólo queda un enemigo restante, hará comentarios del estilo: ¡ahora sólo quedamos tú y yo!".

Por suerte, "somos uno con la Fuerza, la Fuerza está con nosotros". En esta demostración teníamos acceso únicamente a dos poderes: la ralentización, especialmente útil para lidiar con grupos, y el clásico y siempre espectacular empujón. Da igual los años que pasen y cuántos juegos lo incluyan: despeñar soldados imperiales por barrancos nunca dejará de ser divertido.

Star Wars Jedi: Fallen Order

Durante esta sesión para estas primeras impresiones de Fallen Order también nos topamos con el primer soldado de la purga, los nuevos enemigos creados para para este juego. Y su diferencia respecto a los imperiales "normales" fue más que evidente: son agresivos, muy rápidos y cambian constantemente de ataque (golpes, disparos, granadas). Sólo era uno y ya fue todo un desafío... No queremos ni imaginar lo que será combatir contra varios al mismo tiempo.

Además de los poderes de la Fuerza, Cal puede adquirir habilidades usando los puntos que obtiene al acumular experiencia. Inicialmente, el árbol de habilidades no parece gran cosa, pero a medida que progresamos se fueron sumando más y más ramas que ofrecían de todo: desde mejoras para la resistencia hasta nuevos movimientos de combate, como una patada tras esquivar o una veloz arremetida.

Star Wars Jedi: Fallen Order

Vimos más cosas de las que no os podemos hablar, pero sí os podemos decir que estamos convencidos de que el sistema de combate de Jedi Fallen Order va a ser mucho más profundo y va a ofrecer más posibilidades de lo que imagináis.

Tampoco mentían al comparar Star Wars Jedi Fallen Order con Uncharted, y es que el desplazamiento por los escenarios tiene mucho peso en el desarrollo. Cal puede correr, saltar, cruzar troncos estrechos, nadar, descolgarse y recorrer bordes... Incluso hubo varias secciones en las que nos deslizamos a través de pendientes de hielo mientras evitábamos disparos. Y tampoco falta la seña de identidad de Respawn: las carreras por paredes.

Star Wars Jedi: Fallen Order

Igual que con el combate, las sensaciones al controlar el desplazamiento fueron muy buenas: los movimientos de Cal tienen peso, pero el control es preciso y requiere cierta habilidad para ejecutar algunos movimientos (os alegrará saber que si caemos al vacío no morimos; reaparecemos justo en el punto donde lo intentamos). Además, también está intercalado con el uso de poderes de la Fuerza, por ejemplo, para detener las aspas de un molino gigante para que actúen como puente durante unos breves segundos.

Star Wars Jedi: Fallen Order

Pero lo más interesante está quizás en las sensaciones que han logrado transmitir a través del desplazamiento: nuestra primera parada en la sesión de juego nos llevó hasta Zeffo, un nuevo planeta al que nos dirigimos con el objetivo de localizar un templo. Y cuando lo hicimos y emprendimos la exploración de las ruinas, fue como estar descubriendo antiguos misterios Jedi. De repente, Cal se había convertido en una Lara Croft o en un Nathan Drake; éramos arqueólogos Jedi sorteando trampas y puzles para desentrañar antiguos misterios.

Así es Galaxy's Edge, la zona de Star Wars en Disneyland

Porque sí, Star Wars Jedi: Fallen Order también incluye puzles. Los que vimos en el templo nos obligaban a jugar con esferas de gran tamaño, debiendo usar corrientes de aire para colocarlas en puntos concretos y, más tarde, el empujón de la Fuerza. Pese a estar en una parte relativamente inicial de la aventura, nos pareció que estos puzles estaban muy bien pensados, e incluso nos hicieron rascarnos la cabeza en un par de ocasiones. Como curiosidad, dentro del templo también había secretos ocultos, como puzle opcional que nos permitía conseguir algo llamado esencia de Fuerza; al obtener tres, el medidor de Fuerza de Cal aumenta.

Star Wars Jedi: Fallen Order

Y tampoco mentían al compararlo con Metroid, y más concretamente con Metroid Prime. Es inevitable escuchar menciones de juegos tan legendarios con cierta suspicacia, pero Respawn nos ha demostrado que no hacen declaraciones en balde. El diseño de los escenarios sigue ese estilo "lineal pero abierto" que hemos visto en, por ejemplo, los últimos Tomb Raider, pero con escenarios mucho más complejos.

A medida que explorábamos en busca del templo, acudíamos constantemente al mapa holográfico (que proyecta BD-1 en tiempo real) para ubicarnos, pues en muchas ocasiones hay que prestar atención a detalles del escenario para descubrir por dónde continuar. Y como decíamos al principio, todo el escenario se retuerce y se conecta de diferentes formas para dar vida a niveles complejos... Y enormes.

Star Wars Jedi: Fallen Order

Nuestra sorpresa al contemplar el tamaño del mapa cuando superamos el templo de Zeffo, sólo fue superada por el indicador que marcaba que habíamos explorado un 58% del planeta. Un planeta. Y hay cuatro confirmados (por ahora). En el mapa teníamos a la vista todas las zonas visitadas, pero también se señalaban en color rojo aquellos lugares a los que aún no podíamos acceder (por falta de alguna habilidad) y en verde aquellos a los que podíamos volver para encontrar algo nuevo. Y al contemplar así el mapa, en toda su extensión, nos vino a la cabeza al instante Metroid Prime. Desde luego, lo han clavado.

Para que os hagáis una idea de la libertad de los escenarios, tras salir del templo nuestro objetivo era volver a la Mantis, la nave de Cal, para dirigirnos a Kashyyyk, el hogar de los wookies. Pero por el camino nos perdimos y acabamos en una zona opcional, con ominosas vistas a un destructor imperial estrellado... Y varias criaturas muy poderosas.

Star Wars Jedi: Fallen Order

Y es que el desarrollo de Star Wars Jedi: Fallen Order nos da bastante libertad desde el principio. Nosotros decidimos empezar por Zeffo, pero en su lugar podíamos habernos dirigido al planeta Dathromir, hogar de las hermanas de la noche y planeta de aspecto desértico que recuerda poderosamente a Korriban, el mundo de los Sith. Pero nos avisaron de que si íbamos allí directamente, nos toparíamos con peligros difíciles de superar.

Los viajes interplanetarios se realizan desde la Mantis, a través de una mesa holográfica. Al elegir un nuevo destino, todo el proceso desde el despegue hasta el aterrizaje se realiza sin cortes, camuflando el tiempo de carga con el clásico túnel de hiper-velocidad y produciendo un efecto de lo más resultón. En la nave también podemos charlar con Cere, personaje que actúa como una suerte de mentora para Cal, y Greez, piloto y alivio cómico. También en la nave podemos personalizar el sable láser, cambiando el cristal para alterar el color de la hoja (en este caso disponíamos de azul y verde) o varias partes de la empuñadura.

Star Wars Jedi: Fallen Order

Al explorar los escenarios de Fallen Order es habitual toparse con contenedores. El contenido de la gran mayoría de ellos son objetos de personalización visual para el sable, pero también para la ropa de Cal, el aspecto de BD-1, el de la Mantis... Basándonos en la cantidad de ranuras disponibles, todo apunta a que habrá mucho entre lo que elegir. Además, esta clase de recompensas visuales son geniales para incentivar la exploración.

En cuanto al apartado gráfico, quizás sea lo menos destacable de Jedi Fallen Order. No es malo, pero a estas alturas de generación no luce tanto como el de otros títulos. Además, hablando con Kasumi Shishido, productora del juego, nos confirmó que han apostado por 30fps, tanto en las versiones de PS4 y Xbox One, como en las de PS4 Pro y Xbox One X. Por lo menos, también insinuó que contará con modo foto tras el lanzamiento.

Star Wars Jedi: Fallen Order

De la historia poco os podemos contar, principalmente para evitaros destripes innecesarios. Sí que os diremos que las conversaciones a las que asistimos entre el trío de personajes principales, en la nave, tenían ese maravilloso sabor a Star Wars, con mucho humor (ojo a las peleas entre BD-1 y Greez) y no pocas referencias que agradecerán los mayores fans del Universo (nos encantó un guiño a la maestra Yaddle).

En definitiva, y como ya habréis adivinado si habéis leído hasta el final, esta primera (y probablemente última) toma de contacto con Star Wars Jedi: Fallen Order nos ha dejado un sabor de boca inmejorable, y estamos deseando que llegue el 15 de noviembre para seguir combatiendo, explorando y descubriendo misterios por toda la galaxia. La espera va a ser dura; señor, dame Fuerza.

Y además

Star Wars Jedi: Fallen Order

Carátula de Star Wars Jedi: Fallen Order

Plataformas:

PC, PS4, Xbox One

Lanzamiento: