Muñeca Rusa - Russian Doll
Análisis

Crítica de Muñeca Rusa, la sorpresa de la temporada en Netflix

Por Daniel Quesada

Uno nunca sabe cómo va a morir... Pero la protagonista de esta historia va a hacerlo de muchas formas diferentes. Os presentamos la nueva comedia de Netflix, una de las series que más nos han sorprendido últimamente.

¡Menudo mes de febrero está arrancando Netflix con sus series! No solo hemos tenido una notable dosis de superhéroes con The Umbrella Academy, sino que en el mismo día nos ha llegado una propuesta más inesperada: Muñeca Rusa (Russian Doll) en la versión original es la nueva comedia negra de Netflix, que viene auspiciada nada menos que por Natasha Lyonne (Nicky en Orange is the New Black) y por Amy Poehler (Leslie Knope en Parks and Recreation y toda una veterana de Saturday Night Live). Ambas han dado forma al guión junto a Leslye Headland, pero además Natasha se ha apuntado a protagonizar esta historia.

Y menuda historia, amigos: Nadia (el personaje de Lyonne) es una programadora freelance que vive una vida de excesos: fuma como una carretera, bebe, se droga y se lanza a cualquier aventura sexual que se le cruza. En su 36 cumpleaños, acude a la fiesta organizada por una amiga y de la forma más tonta posible... Muere. Eso no es el fin, sino que inmediatamente después despierta justo al comienzo de esa fiesta de cumpleaños, solo para volver a morir al poco rato... Vais pillando la idea, ¿no? La pobre Nadia se ve atrapada en un bucle temporal en el que siempre despierta en el cuarto de baño de la fiesta y siempre acaba muriendo. ¿Está muerta de verdad y está atrapada en el purgatorio? ¿Quizás se ha vuelto loca? Y, sobre todo: ¿hay una forma de escapar de ese bucle?

Consigue las mejores series completas de TV en Amazon

En cuanto uno lee esta sinopsis de Muñeca rusa, es imposible no acordarse de la icónica Atrapado en el tiempo de Bill Murray, con la que guarda montones de similitudes. Sin embargo, el enfoque de esta serie de Netflix deriva más hacia la comedia negra, en la línea de la divertida película Feliz día de tu muerte (también la cosa va de cumpleaños, por cierto) o incluso de Al filo del mañana, de Tom Cruise (basado a su vez en la novela All You Need is Kill). Sin embargo, Russian Doll consigue encontrar su propia identidad desde el principio, gracias especialmente al papel de Nadia, que borda una Natasha Lyonne entregadísima. Sus ataques de mala uva, sus palabrotas, pero también sus dudas y sarcasmos hacen que al principio pueda no caernos bien. No deja de ser una bala perdida que, incluso metida en esa dinámica de los bucles temporales, sigue sin tomar verdadera conciencia de ello y plantearse cómo mejorar las cosas. Pero no os dejéis engañar: seguid viendo la serie y descubriréis una tipa muy interesante... Rodeada de otros personajes que os van a dejar intrigados.

Muñeca Rusa

Carne de "binge watching"

Sí, ya sabemos que, oficialmente, Netflix recomienda que no nos peguemos maratones muy locos de ver series (lo que los americanos conocen como "binge watching"), pero está claro que series como esta se prestan por completo a ello. Por nuestra parte, no nos habíamos enganchado tanto a una serie con toques de misterio desde La maldición de Hill House. Además, la duración ayuda: solo son 8 episodios de unos 25 minutos, cada uno. Como es de esperar, cada uno de esos episodios acaba con algún "cliffhanger" que nos hace querer más y más. En realidad, la serie tiene su verdadera eclosión a partir del episodio 4, cuando nos damos cuenta de que hay mucho más por explorar de lo que creíamos. Es ahí cuando empieza la verdadera "misión" de Nadia.

Muñeca Rusa Netflix

Esto se debe a que, como decíamos, la protagonista se rodea de personajes muy interesantes (sus amigas snobs, una psicóloga que la conoce desde niña, su ex...), entre los que hay alguno que no os desvelaremos para que disfrutéis de la historia como nosotros. Ellos y toda clase de guiños en el atrezzo (¿quizá significa algo de verdad ese vórtice en la puerta del baño? ¿por qué desaparece Oatmeal, el gato? ¿qué está pasando con la fruta? ¿tienen algo que ver los espejos?) nos hacen replantearnos constantemente cuál es la clave de la historia y, por tanto, qué debería hacer ella para salir victoriosa.

Pero ya hemos comentado al principio que Russian Doll es, sobre todo, una comedia negra. Así pues, cuando creemos que está a punto de lograr el éxito, Nadia la palma de la forma más boba posible... Y vuelta a empezar, con esa pegadiza canción Gotta Get Up de Harry Nilsson (se os va a pegar en el cerebelo, ya veréis) sonando cada vez que arrancamos desde cero. De hecho, la banda sonora está plagada de grandes temas, que por supuesto demuestran también el sentido del humor de los episodios.

Muñeca Rusa

Lo interesante es que, cuando creemos que nos hemos acostumbrado a una rutina, los acontecimientos nos sorprenden e incluso el tono cambia. Con cada nuevo episodio, los misterios y el drama ganan peso, hasta llevarnos a una trama final que nunca deja de ofrecer retazos de humor pero se vuelve incluso algo siniestra, un poco en la línea de lo visto en la también destacable Maniac. No vamos a soltaros spoilers, pero el episodio final quizá os deje algo descolocados y no entendáis muy bien qué ha ocurrido. Pero está claro que el "viaje" a través de la serie es de lo más divertido e intrigante. Además, una serie con personalidad que da que hablar y se presta a interpretaciones siempre mola, ¿verdad? Eso sí, lo único que se puede sacar en claro es que  esta es una de las mejores series de Netflix de la presente temporada y que nunca, nunca, hay que aceptar un porro con cocaína... Por si acaso, oye.

Muñeca Rusa Netflix

 

Valoración

Una de las sorpresas de la temporada en materia de series. Muñeca Rusa sabe combinar la comedia, el misterio y el drama en una historia que puede (y quiere) engañar al principio. La gracia llega cuando llegas a ver las capas de la muñeca...

Hobby

89

Muy bueno

Lo mejor

La rotunda y graciosa interpretación de Natasha Lyonne. El carisma en el montaje y el uso de la banda sonora. El misterio mantiene un buen ritmo.

Lo peor

El arranque puede haceros no empatizar con la protagonista... Pero dadle tiempo.