The Umbrella Academy
Análisis

Crítica de The Umbrella Academy temporada 1 - Los nuevos héroes de Netflix

Por Jesús Delgado

Analizamos al completo The Umbrella Academy, temporada 1. Te contamos las claves de la nueva serie de Netflix, basada en los cómics de Gerard Way y Gabriel Ba para Dark Horse. Una serie sobre héroes disfuncionales que puede ser un éxito.

Netflix parecía haber perdido su filón de oro con la cancelación de Daredevil y las otras series de superhéroes de Marvel. Pero, la verdad sea dicha, la plataforma ha sabido buscar en otros lugares, encontrando otro tipo de superhéroes que se adaptaran mejor al tipo de series que su catálogo ofrece. En 2019, empezamos en enero con Titans, la serie basada en los Teen Titans de DC. Ahora, en febrero, llegará a nuestras pantallas algo más... elaborado. Nos referimos a la temporada 1 de The Umbrella Academy, la adaptación de las mini-series de cómic homónimas de la editorial Dark Horse.

The Umbrella Academy, de Steve Blackman, se basa en la misma historia planteada en 2008 por el guionista Gerard Way y el dibujante Gabriel Ba. En 1989, una serie de niños nacieron de manera espontánea el mismo día. Intrigado, el industrial Sir Reginald Hargreeves decide adoptar a siete de estos pequeños y criarlos el mismo, convencido de que cada uno es especial y de que, al crecer, cada uno desarrolla habilidades especiales.

Sir "Reggie" acierta de pleno (o casi). Seis de los siete desarrollan poderes y con ellos forma un grupo de héroes juveniles, la Academia Umbrella, destinado a salvar el mundo de criminales y amenazas. Sin embargo, el plan del millonario fracasa, cuando los hermanos acaban disolviendo su asociación, debido a la muerte y desaparición de dos de sus miembros y a las rencillas internas. 

Después de años sin hablarse, los cinco hermanos restantes volverán a reunirse con motivo del fallecimiento de su padre adoptivo. Desgraciadamente para ellos, sus rencores y diferencias siguen a flor de piel. Lo cual no les ayudará precisamente a hacer frente al apocalipsis que se les viene encima. 

Consigue los cómics originales de The Umbrella Academy

Y no os contamos más. Si queréis saber cómo sigue la trama de The Umbrella Academy, tendréis que esperar al 15 de febrero, día en el que se estrena esta serie al completo en Netflix. 

Conservadora, pero excelente

Lo primero que hemos de decir de The Umbrella Academy es que no es una serie revolucionaria a nivel visual, ni tampoco cambia el paradigma de las series de superhéroes. Ya en el episodio 1 de la temporada, podemos adivinar que se trata de un show que recicla y reutiliza premisas visuales y estéticas de otros shows de Netflix y de superhéroes, apostando por una estética que nada entre el realismo de presentación y lo naif. En muchos sentidos, hay propuestas estéticas que recuerdan a shows como Dirk Gently o Una serie de catastróficas desdichas, mientras que otros apuestas por ese enfoque "al estilo Nolan/Singer". 

Pero esta decisión, conservadora y poco arriesgada, que prefiere moverse por lo seguro antes que lanzarse de cabeza a lo desconocido, es también la más coherente. Sobre todo, si atendemos a la locura visual que suponen los cómics originales, en donde sus planteamientos son más estrambóticos, no solo a nivel visual, si no también de historia. Si no nos creéis, mirad la galería de imágenes a continuación, que son extractos del cómic original, publicado en España por Norma editorial y que, en breve, analizaremos para vosotros.

Siguiendo el hilo de esta misma idea, la serie de superhéroes de Netflix trata de hacer un producto más accesible, limando aquello que puede desdeñar. El público menos familiarizado con las convenciones del cómic no se sentirá fuera de lugar. De este modo, se realiza un título que mezcla los elementos propios de una serie ideal para un público generalista, poco habituado al colorido y a las hipérboles propias del género de los superhéroes.

The Umbrella Academy
The Umbrella Academy

Pero, ojo, no por ello está exento de ciertos toques de fantasía y ci-fi, respeta el espíritu del cómic en el que se basa. Como ya os dijimos antes, la serie expone a nivel estético y narrativo conceptos no "realistas", propios de cierto tipo de historias y de literatura. Únicamente "los maquilla" para hacerlos digeribles y aceptables. 

Estas son las mejores series que veremos en Netflix en 2019

En esta misma línea, la primera temporada de The Umbrella Academy adapta las dos primeras colecciones: Suite Apocalíptica y Dallas. Así, mezcla la trama de Número Cinco y del Violín Blanco (no miréis en Internet, si no queréis llevaros un spoiler severo), para narrar un relato sobre tragedias familiares, viajes y paradojas temporales y monos que hablan. Ahora, las licencias que la serie adopta son muy funcionales, están muy bien llevadas y, por cierto, hay muchos homenajes y tributos al cómic original, desde la iconografía hasta menciones de ciertos personajes o de objetos que se mencionaban en las mini-series. 

The Umbrella Academy - Posters

En general, además, los espectadores que conozcan grupos X-men y Doom Patrol encontrarán algunas similitudes entre estos personajes y los de la serie. Algo que, por cierto, está buscado y que hará a este tipo de público sonreír cómplicemente. No en vano, buena parte del trasfondo de The Umbrella Academy (tanto en cómic como en serie) es la de hacer una crítica ácida de este tipo de "supergrupos familiares", un tema que es la clave de la propia historia, por cierto. 

¿La mejor serie de superhéroes de 2019?

Pues... por lo pronto os podemos decir que sí. Que The Umbrella Academy se postula como un reemplazo de primer nivel de Daredevil y las series marvelitas y presenta el camino a seguir para Netflix en la materia de series de superhéroes. En muchos sentidos, la clave de su éxito es una historia bien escrita, desarrollada y puesta en escena. A esta, como mucho, le podemos echar en cara un par de cabos sueltos (que esperamos que nos expliquen en futuras temporadas) y el pecado original de muchas series: la excesiva dilatación de la trama, que podría haberse resuelto de forma más ágil.

Dicho esto, tenemos que alabar numerosas virtudes de la serie. La dirección artística, las secuencias de acción y el uso de la luz son tres valores a tener en cuenta. Aunque, sobre todo, destacamos el uso de la música en escenas, para dotar a la secuencia de significado y trasfondo. Desde el uso de temas de Queen a la intro con temas musicales de El Fantasma de la Ópera, pasando por clásicos musicales de la cultura popular... podemos decir que la explotación de este recurso tan de moda es óptimo y resulta acertado, a pesar de (nuevamente) no ser una idea revolucionaria.

No hemos de olvidar tampoco al reparto. En general, el elenco es perfecto. Tom Hopper (Black Sails) luce como "hermano mayor del grupo", en contraste con sus otros hermanos disfuncionales. Robert Sheehan sostiene a pulso papelón, muy alejado de rol que interpretó en el dislate de Mortal Engines, en contraste con el joven Aidan Gallagher, cuyo Número Cinco es uno de los grandes atractivos del show. 

Estas son las películas de superhéroes que veremos en 2019

Además, hemos de mencionar a Ellen Page, cuyo papel es un contrapeso dramático del grupo principal, ejerciendo de hermana normal "pero tarada", que es un reflejo personificado de los traumas familiares del grupo. Page no sorprende. Pero no porque no sea capaz de ello, si no porque poco puede hacer ya para demostrar su capacidad actoral en un papel que se ajusta a sus capacidades como un guante. 

Y no son los únicos en destacar. Los secundarios y antagonistas también lucen. El dúo formado por Hazel y Cha-Cha (Cameron Britton y Mary J. Blige) son un tremendo alivio cómico. Pero, a diferencia de sus contrapartidas del cómic, estos dos "villanos" resultan mucho más empáticos y cercanos y se acaba por desarrollar cierta simpatía por ellos. Incluso tras sus continúas perrerías.

Posiblemente nos dejemos algo en el tintero, pero por ahora, tan solo nos queda dar nuestro "sello de aprobación" a The Umbrella Academy, que puede ser el gran título de superhéroes en series. 

Valoración

Interesante apuesta de Netflix por el género de los superhéroes. Brillante desarrollo, a pesar de la conservadora apuesta visual. Una excelente muestra de saber hacer por parte de la plataforma.

Hobby

88

Muy bueno

Lo mejor

El reparto, la adaptación de cómic a serie, la medición de tiempos, el desarrollo de la premisa y la dimensión personal de sus protagonistas.

Lo peor

La extensión de la trama. Algunos vacíos argumentales. La premisa visual, muy poco original.

Y además