Ir al contenido principal
Nasdrovia
Análisis

Crítica de Nasdrovia, una comedia irreverente con Leonor Watling y Hugo Silva

Crítica de Nasdrovia, una comedia irreverente con Leonor Watling y Hugo Silva creada por Miguel Esteban, Luismi Pérez y Sergio Sarria y dirigida por Marc Vigil. En Movistar+ a partir del 6 de noviembre de 2020.

Movistar+ sigue con su increíble año de estrenos tras La línea invisible, La unidad, Antidisturbios y suma a su catálogo de comedias, que también ha tenido dos exponentes en 2020 con las terceras temporadas finales de Vergüenza y Mira lo que has hecho una nueva serie cómica y no apta para todos los públicos: Nasdrovia.

Se trata de la adaptación de la descacharrante novela "El hombre que odiaba a Paulo Coelho" (disponible, por cierto, de forma gratuita vía Amazon Unlimited) de Sergio Sarria, que también ha participado en la escritura del guión junto a Luismi Pérez y Miguel Esteban.

La dirección ha recaído en esta ocasión en Marc Vigil, con una larga trayectoria en el mundo seriéfilo en títulos tan aclamados y populares como 7 vidas, Aída, Águila roja, Vivir sin permiso o El Ministerio del Tiempo. En otras palabras, su experiencia acreditada en el medio televisivo lo convierten en el director ideal de una serie en la que se mezclan el humor y ciertas dosis de acción.

Nasdrovia desarrolla la descomunal crisis de los cuarenta que están experimentando Edurne (Leonor Watling) y su socio y ex marido Julián (Hugo Silva), dos abogados de éxito un tanto esnobs que se dedican a limpiar los trapos sucios de políticos corruptos y que, hastiados de forrarse de forma fácil (trabajo ya imaginaréis que no les falta), deciden darle un giro de timón a sus vidas.

Dado que el dinero no es un problema para ellos, deciden fichar a Franky, un chef al que le falta financiación para abrir el Nasdrovia, un restaurante de comida rusa en el centro de Madrid.

Se pasan al negocio de la hostelería todo parece irles sobre ruedas hasta que su local se convierte en el favorito de la mafia rusa. Poco tiempo después de acordar un giro en sus aburridas vidas todo será más parecido a un peligroso thriller con armas, drogas y negocios turbios cuyo epicentro está el Nasdrovia.

Uno de los puntos fuertes de Nasdrovia es el casting, encabezado por una sensacional Leonor Watling cuyo rol es divertidísimo pero que cuenta también con una plantilla internacional muy ajustada a las necesidades de la historia: Anton Yakovlev (Boris), Mark Ivanir (Aleksei), Michael John Treanor (Sergei), Yan Tual (Vasilli), o Kevin Brand (Yuri).

Menos brillante resulta el trabajo de Hugo Silva, que tiene un guión en el que queda algo desaprovechado y quien solo consiguen sacarle partido en momentos muy puntuales (y anda que no nos reímos con él en la comedia negra de Las brujas de Zugarramurdi).

La permanente ruptura de la cuarta pared por parte de la protagonista y la forma en la que aborda las zozobras de la llegada a la zona tenebrosa de la mediana edad, cuando no eres ya joven pero tampoco especialmente madura, es la pimienta de una serie que reflexiona sobre los cambios físicos asociados a este impás, y la forma en la que pretendemos (vamos a meternos todos en el saco para no ser falsos) recuperar el tiempo perdido o pretender ante los demás que somos mucho más interesantes, cultos o experimentados de lo que somos en realidad. Entrar en el molde, en el cliché adecuado en el que socialmente seremos aceptables, aunque la realidad vaya por otro lado. Ayuda entrar en la cabeza de los personajes y contraponer sus pensamientos a sus acciones.

Son seis episodios de media hora que se consumen de una sentada gracias al ritmo fluido de la narración y a los gatillos de suspense con los que nos dejan atrapados tras cada capítulo y lo mejor de todo es que nos llevan a reír a carcajadas... no tanto por los personajes en sí y las disparatadas situaciones en las que se acaban encontrando (que también tienen lo suyo), sino por nosotros mismos y aquellos aspectos con los que nos sentimos identificados...

A la luz de lo divertida, ágil y desacomplejada que resulta la primera temporada de Nasdrovia solo podemos brindar por una segunda temporada que recupere a estos personajes tan atractivos y descacharrantes. ¡Larga vida a los blinis de Franky y a las inseguridades de Edurne!

Valoración

Hilarante comedia que nos lleva a reconocernos en personajes que están al límite: si te acercas a los cuarenta o tienes a tu alrededor a personas que bordeen esa crisis existencial que supone llegar a la mediana edad, te vas a partir de risa.

Hobby

80

Muy bueno

Lo mejor

La vis cómica de Leonor Watling, los hilarantes apartes de su personaje y el cinismo que impregna un guión muy divertido.

Lo peor

El personaje de Hugo Silva resulta algo insulso en comparación con el resto. Salvando el sketch de la piscina no tiene mucha chicha.

Y además