Iron Man: Extremis
Análisis

Reseña de Iron Man: Extremis, de Warren Ellis y Adi Granov

Por Jesús Delgado

Iron Man: Extremis, de Warren Ellis y Adi Granov, es uno de los grandes cómics del Vengador Dorado de Marvel. Analizamos el volumen que recopila el arco argumental de Extremis y también el prólogo a la Civil War dedicados al héroe.

Hagamos algo de autocrítica. Lo cierto es que en nuestra sección de cómic no solemos hablar lo suficiente de Iron Man y de sus cómics. Algo que deberíamos hacer, sobre todo ahora que el Vengador Dorado de Marvel ha trascendido a la figura de leyenda, tras los eventos de la película Vengadores: Endgame

¿Has visto ya la espectacular figura de Hot Toys de Iron Man en Vengadores Endgame?

De hecho, aparte de El demonio en una botella (una de las mejores historias de Marvel, por cierto), pocas obras más dedicadas a Iron Man hemos reseñado para esta web. Sin embargo, queremos enmendar esta "injusticia" y, por eso, nos disponemos a hablaros de una obra moderna, clave para el personaje. Esto es, Iron Man: Extremis.

Extremis es el inicio de una nueva etapa de Iron Man hacia 2005, tras el evento de Vengadores: Desunidos. Gracias a ello, se daría pie a la regeneración completa del personaje, convirtiendo al Vengador Dorado en uno de los héroes más populares de la Casa de las Ideas en poco tiempo. Lo que, por otro lado, favoreció su salto al cine en 2008, encarnado por Robert Downey Jr. en la primera Iron Man de 2008.

Warren Ellis (Planetary) y del portadista Adi Granov, que se encargaron de hacer sexy a Iron Man para el gran público. La trama de este cómic supuso el salto al siglo XXI de Tony Stark y una renovación completa de su mundo y de sus convenciones. En ella, se mostraba cómo la tecnología clásica de Iron Man quedaba desfasada ante el auge de los nanobots y los tecnovirus, lo cual obligaba a Stark a abrazar e interiorizar el lema de "Yo soy Iron Man", en todos los sentidos. De esta forma, Iron Man se convertiría en el nuevo héroe fuerte de la editorial, comenzando a rivalizar con Spider-Man y Lobezno, las dos marcas más rentables y conocidas de la casa por aquel entonces. 

En la siguiente reseña, os vamos a hablar de la última edición de Iron Man: Extremis, que no solo cuenta con los números originales del arco argumental de Ellis y Granov, sino que también contiene los siguientes números, escritos por Charles y Daniel Knauff (Carnivale) y dibujados por Patrick Zircher (Cable & Masacre).

El punto de inflexión

Una lectura (muy simplista) que se ha hecho es la de que Extremis es, básicamente, el cómic de Iron Man 3. Ciertamente, este arco argumental inspira la tercera película de la trilogía Iron Man, pero su importancia va más allá de este reconocimiento y del dudoso honor de ser la base para la entrega cinematográfica peor valorada del héroe. 

Iron Man: Extremis fue el punto de ruptura más brutal que ha protagonizado Iron Man. Hasta 2005, y sintiéndolo por los fans que se vayan a ofender con esta afirmación: a nadie le importaba Iron Man a principios de siglo. Le habían hecho de todo en los cómics y había pasado las de Caín, y seguía sin despuntar respecto al resto de héroes. Ni siquiera tuvo trascendencia cuando, hacia finales de los 90, le convirtieron en un traidor a los Vengadores e, incluso, previamente y durante la ,Guerra del Infinito, fue asesinado por un doble. De ahí que por aquellos años fuera un héroe prescindible y del montón, a pesar de retener su cabecera.

Sin embargo, el proyecto editorial de Joe Quesada (por última vez, no tiene que ver nada con nuestro Daniel Quesada) y Bill Jemas tenía grandes planes para él. Tras convertirlo en uno de los ejes de The Ultimates, Iron Man comenzó un lento proceso de lavado de cara y de actualización para el siglo XXI. El responsable designado para este fin sería precisamente Warren Ellis, cuyo The Authority fue la principal inspiración para este plan editorial de brutal crítica a las políticas de la Administración Bush. 

Ellis volvió a lo básico. ¿Qué es Iron Man? En principio, es Stark, un diseñador de armas, que tiene que lidiar con la incómoda verdad de haber sido un traficante de muerte, por mucho que intente enmendar sus errores pasados. Pero, también es el héroe Iron Man, la suma de toda su tecnología, recogida en una única armadura. ¿Pero acaso este traje no es, a su vez, un fósil del siglo XX, más analógico que digital, el un armatoste bélico e inoperable? Y, mientras, también hay que recordar que el propio Stark un ideológico y colaborador de SHIELD, la mayor agencia de espionaje del mundo.

A partir de ahí, el escritor comenzó a desarrollar la figura del personaje como hombre y como símbolo cultural y también lo que representaba en el turbulento Marvel de los años 2000. En muchos sentidos, el autor llevaría al extremo la idea de "Todo gran poder conlleva una gran responsabilidad", de Spider-Man, adaptándolo a lo bestia a la perspectiva de Tony.  Y todo ello, en medio de un revolucionario proceso de regeneración de identidad, de poderes y de alcance de su importancia como personaje dentro de la continuidad de Marvel.

Así, Stark se convertiría en el símbolo republicano en los cómics, en el tecnócrata neoliberal definitivo, que pretendía hacer que el mundo funcionase como si fuera un reloj. Temeroso de su poder y del de los demás, plantaría las semillas de la Civil War. Un conflicto que estallaría por la irresponsabilidad de unos héroes novatos y bastante torpes, dándole la excusa perfecta para dar rienda suelta a su trastorno de personalidad controladora.

Iron Man forma junto a Thor y Capitán América la Trinidad de Marvel. Te contamos más sobre este concepto

Si bien Extremis no es la mejor obra de Warren Ellis, sí es una muestra de por qué este escritor puede tutearse con nombres como Neil Gaiman, Alan Moore o Grant Morrison. Y también porqué es una figura sin la que sería imposible entender el Marvel de  El Soldado de Invierno de Ed Brubaker, el trabajo de Brian Michael Bendis en Vengadores o la propia Civil War de Mark Millar. 

La guinda de este primer relato, por cierto, viene dada por Granov. Adi Granov es un ilustrador que se conoce, sobre todo, por su labor como portadista. Sin embargo, al trabajar en cómic, narrando secuencias, demuestra ser un tipo altamente competente. Y más con un guión como el de Ellis. Su aspecto realista es tremendamente atractivo. Además, también hemos de reconocerle el mérito de rediseñar la armadura de Iron Man Modelo 30. Un objeto que en los cómics se conoce como la Armadura Extremis y que influiría desde su lanzamiento la imagen de Iron Man en otros medios: dibujos animados, películas, videojuegos... 

Quizá si hemos de señalar algo malo del cómic (además de la mitomanía que arrastra) es el hecho de que el remplazo del equipo creativo es muy tibio. Los Knauff (padre e hijo, de hecho) son unos escritores muy dignos, pero su genio dista mucho del de Warren Ellis. Eso se nota en sus guiones, que arrastran vicios de series de la época, utilizando giros argumentales y figuras retóricas muy previsibles y manoseadas en aquel momento. Y, todavía diciendo esto, hemos de concederles la genialidad de la creación del Proyecto Argonauta, el origen en los cómics del Protocolo Fiesta en Casa, y el rumbo que la colección tomó.

Por otro lado, sin hacerle ascos a Patrick Zircher, hemos de admitir que su estilo ortodoxo, propio del Marvel de finales de los 90 y principios de los 2000, carece de el punch del portadista Granov. El ilustrador hace un trabajo óptimo, pero menos deslumbrante en su conjunto. Y, con todo, el arco argumental que realiza con los Knauff, y que se titula Ejecutar Programa, sigue siendo muy valorado por los fans.

¿Os imagináis un juego de Iron Man al estilo del Spider-Man de Ps4? Nosotros sí

Dicho esto, entenderéis  que las comparaciones entre ambos equipos estén a la orden del día y suponga también un bache. Sin embargo, la ejecución de la trama es eficiente y, en muchos sentidos, sirve para explicar sobradamente las motivaciones y los demonios de Stark durante la guerra civil de superhéroes. 

En conjunto, pues, concluimos recomendándoos Iron Man: Extremis. Como cómic de Iron Man es muy redondo y se enmarca dentro de una continuidad fácilmente rastreable. De hecho, uno de sus grandes valores es el de no necesitar haber leído nada ni antes ni después de él para disfrutarlo en su conjunto. Lo dicho, una lectura muy muy recomendada, a la que deberíais echar un ojo. O los dos.

Iron Man Extremis - Portada

Iron Man: Extremis ya puede encontrarse en tiendas especializadas, tiendas on-line y grandes superficies. El precio recomendado de la última edición del cómic en tapa dura es de 35,95 euros.

Valoración

Iron Man Extremis es la gran historia moderna de Iron Man y, también, la más influyente. Un must-read para conocer al Vengador Dorado de Marvel.

Hobby

88

Muy bueno

Lo mejor

La renovación radical de Iron Man y sus reglas. Adi Granov en pleno uso de sus facultades artísticas. La posibilidad de leerlo de forma independiente.

Lo peor

La transición de Ellis a los Knauff hace que la historia se entibie. Lo mismo ocurre a nivel visual, con Granov dejando el dibujo a Zircher.