Imagen de perfil de kayugh
Análisis de Battlefield 3
kayugh

Battlefield 3 peleará por el trono bélico

Battlefield 3 llega pisando fuerte en nuestras consolas y PC
dispuesto a disputar una encarnizada guerra como nunca antes la habíamos
vivido. La gente de DICE y EA se han tomado muy enserio esta vez su propuesta
bélica, continuando su tan exitosa saga Battlefield. Después de una tremenda
campaña promocional que tan bien han llevado a término la gente de EA, y en la que todos nos hemos
“empapado” de aquellas magníficas secuencias de PC, toca analizarlo. Esta vez,
se analizará en consolas, más concretamente en PS3. Y para ello, quiero hacer
hincapié en  su marcada faceta bipolar: modo
historia - modo online.

 


¿Es Battlefield 3 todo lo que nos prometieron?

 

 

Empezando por el principio, y tras intentar digerir todo el
hype con mayor o menor éxito, nos encontramos con una escena en el metro,
manejando al sargento Blackburn. A partir de aquí, iremos descubriendo a modo
de flashbacks, como ha llegado el susodicho Blackburn hasta ese momento, descubriendo
toda un entramado político-militar lleno de corrupciones, intereses económicos y
giros de guión que cumplen a la perfección con su cometido, que es narrar una
historia con tintes bélicos. Es un estilo de contar una trama bastante
utilizado en el cine y algún que otro videojuego, y que normalmente obtiene
buenos resultados. En Battlefield 3, no falla, pero tampoco llega a sorprender.
Nos presentan un argumento muy americanado, como es costumbre en estos juegos,
en el que se intentará parar unas amenazas terroristas. La trama en sí, no
logra sumergir en gran medida al jugador ni a despertarle emociones en su
corazón, pero tampoco llega a cansar ni aburrir y te atrapa lo suficiente como
para terminarla.

 

 

El modo historia es como poco, entretenido, notable tirando hacia abajo.
Tendremos misiones muy variadas, y no decae ni la acción ni el interés en
ningún momento. Desde la mencionada misión del metro con Blackburn, a misiones
de reconocimiento en terreno hostil, “infiltración y sigilo” en la medida de lo
posible, asaltos, rescates, protección, persecuciones y caza de un objetivo,
hasta llegar a utilizar tanques y aviones. En ocasiones del modo campaña, se
recurre al uso de Quick Time Events para resolver alguna que otra situación. En
definitiva, la mecánica del modo historia, y la jugabilidad enganchan de
principio a fin sin demasiados rodeos. El manejo de las armas puede
desesperarnos a priori, ya que para algunas deberemos acostumbrarnos a disparar
a ráfagas si no queremos terminar con el punto de mira en el cielo gracias al
fuerte retroceso con el que cuentan varias de estas armas. En este juego además,
el componente dificultad toma otra concepto. Aquí tampoco existen los protagonistas
kamikaces, ni tampoco se emula a Rambo. Es mejor actuar en equipo, cooperando
con nuestros compañeros, parapetarnos en ellos y en los elementos que
encontremos en el escenario que nos sirvan, que ir a lo loco, siempre y cuando
no queramos que nos vuelen la cabeza a las primeras de cambio. La campaña en
dificultad normal puede durar unas 7-8 horas. A mi, me duró unas 9 horas en esa
misma dificultad. Claro está que no se debe prejuzgar un juego por esta
duración, ya que existen diferentes dificultades y que sobretodo, influye mucho
las habilidades previas de este género en cada jugador. A unos les dura más, y
a otros menos. Y a quienes lo vean corto y disponen de un amigo de confianza con
el mismo juego, pueden jugar al modo cooperativo, que aunque no deje de ser un
mero añadido de la campaña, cumple bastante bien su función de ampliación. Lástima
que no exista esa opción de cooperación offline.

 

 

Gráficamente el juego es notable, algo por encima de la
media aunque tampoco es para tirar cohetes, pero desde luego que no es lo que
hemos visto en los videos promocionales. Creo que mucha gente se ha dejado
llevar por aquellos gráficos de infarto, casi fotorealistas y sólo posibles en
PCs competentes de verdad, que tan bien han promocionado desde EA. Esto puede
ser una pequeña decepción para los jugadores que esperaban aquellos gráficos
sublimes, y se encuentran con que en PS3 no dejan de ser unos gráficos
decentes, a la altura de los demás juegos, pero no increíbles. Desde luego, el
motor Frostbite 2.0 deja huella, y aunque quizás no esté al máximo de su
rendimiento, si deja entrever muchas posibilidades en títulos de acción.
Efectos de iluminación asombrosos, un buen modelado en general y texturas
presentables. Escenarios que son muy grandes, amplios y suelen tener varios
caminos. Además de estar perfectamente representados en el contexto en que se
encuentran y muy detallados para la ocasión. Esos mismos escenarios, son
destruibles en gran parte y eso no tiene precio, aunque sufran por ello algunas
caídas de frames puntuales y algo molestas. Siguiendo por este aspecto, el
juego no goza de un acabado perfecto
, más bien lo contrario. Clipping
abundante, popping en ocasiones, y en ocasiones caídas de frames, empañan el
aspecto técnico de este juego bajándole algún entero que otro. Muchos bugs en
el modo historia sufridos por mí mismo, en el que compañeros tuyos atraviesan
paredes o pisos y tú necesitas bajar por las escaleras, así de simple, te dejan
con la boca abierta. Personalmente, me parece que a la altura que estamos de
generación y con la experiencia que deben tener ya en las arquitecturas de las
consolas grandes compañías como EA, estos fallos tan presentes y vistosos no se
deben perdonar tan a la ligera. Tampoco es que todos estos fallos técnicos
modifiquen el parámetro de la diversión a la baja significativamente, ya que si
no somos muy quisquillosos no nos molestaran en tanto, pero los que sí lo son,
les molestaran.

 

 

En el apartado sonoro, el juego se luce con todas las
letras. Sobresaliente. Probad a poneros unos buenos cascos envolventes, o si tenéis
un buen equipo 5.1 o más, y no haréis otra cosa que alabar este aspecto del
juego. El sonido de las armas, sin que el 90% de sus jugadores los haya empuñado
y escuchado con sus propios oídos en vivo y en directo (y espero que sea menos
del 10% el que haya disparado alguna vez algún arma de los que aparecen en el
juego), parece acojonantemente real. El silbido de las balas que te rozan los
oídos, el sonido de los disparos que se oyen al fondo, las explosiones, ese
momento solitario en que oyes tus pasos y como retumban en las paredes, el
sonido de la lluvia que cae sobre tu piel… No hay palabras para describir lo
bien recreado y la gran capacidad de lograr una mejor inmersión que tiene el
sonido en Battlefield 3. Respecto al doblaje, ni fu ni fa. Es bueno, eso es
obvio, pero tampoco impacta ni enamora. Las voces son correctas aunque creo que
les falta algo de chicha en la interpretación. Por el doblaje no recordaré este
juego, eso seguro, y dicho sea de paso, tampoco por el carisma de los
personajes.

 

 

A la pregunta que se plantea en este mismo análisis, ¿es
Battlefield 3 todo lo que nos prometieron? Rotundamente en PS3 no. ¿Por qué?
Nos prometieron unos gráficos de infarto e innovadores, un juego perfecto y
rendondo en todos los aspectos, una duración que en principio se estimaba en 12
horas… Vale que Battlefield 3 sea uno de los mejores shooters subjetivos de la
generación de consolas, que gráficamente sea de los mejores o para algunos el
mejor, pero después de lo que ha hecho EA con su promoción medio-engañosa con
esas imágenes y videos sacados de PC en ultra y diga que las distintas
versiones PC-Xbox360-PS3 apenas sufrirían cambios notorios, sin contar los
innumerables bugs, creo que no. Personalmente, toda aquella persona que se
compre Battlefield 3 por su modo campaña, creo que está cometiendo un error. La
campaña es buena, rejugable un par de veces, pero donde EA y DICE han puesto su
empeño es en la otra faceta de este juego, el modo online.

 

 

Y bueno, ¿qué esperamos del modo online de Battlefield 3?
¿Mapas grandes? ¿Cooperación? ¿Tiros? ¿Vehículos? ¿Un deathmatch? Sí señores y
señoras, lo tiene todo. Nos encontramos ante un modo online que sobresale por
su calidad y por su jugabilidad. Es sencillamente excelente. 12 contra 12 es lo
máximo que se puede, y aunque no parezcan muchos comparados con los 32 vs 32
del PC, son suficientes. Y digo suficientes como para no tener que caminar 1
minuto sin encontrarte con nadie, ya que los mapas como he dicho antes, son
inmensos, muy variados y con miles de opciones estratégicas posibles. Todo vale,
incluso destruir las paredes para que nadie se esconda ahí, o por si acaso se
estaba escondiendo, lo matamos. El punto a favor extra que tiene este online,
es la estrategia y la cooperación que se puede desarrollar en él. Conociendo un
poco más sus mapas y con amigos con los que te compenetres bien, se puede
llegar a formar un equipo demoledor. Podemos capturar la bandera, cubrirnos
unos a otros mientras la capturamos, asaltar otra bandera, colocar bombas y
cubrirla para que no la desactiven, esperar el momento justo de entrar en
acción, formar una escuadra con cada una de las 4 clases y ser prácticamente el
factor determinante que desequilibra la balanza en cada partida. Simplemente
genial, y tremendamente adictivo a más no poder. Afortunadamente, no es un
juego para campear. Quedarse detrás de una esquina puede resultar aburrido,
dado la inmensidad de los mapas. Aquí se debe formar equipo y así es como
consigues más puntos, ya que cumplir cualquier objetivo nos reporta puntos,
como también nos reporta puntos matar, disparar en la cabeza, dar munición,
curar o reanimar a los compañeros, colocar la bomba, proteger una zona de
bandera, destruir los tanques enemigos o restaurar los nuestros… En fin, se
cuenta TODO.

 

 

Disponemos de 4 clases totalmente personalizables, en las que
subiremos de nivel a base de la experiencia que consigamos para desbloquear
nuevos camuflajes y nuevos accesorios exclusivos de cada clase, que nos
ayudaran a convertirnos en el mejor soldado posible de la clase en concreto que
usemos. De esta manera, a los acostumbrados a usar el sniper, acabaran
desbloqueando nuevos rifles francotiradores mejores, premiando su uso. Lo mismo
con las otras tres clases restantes, la de asalto que también es médico, la de
apoyo con potentes ametralladoras, y la de ingeniero capaz de reparar y
destruir cualquier tipo de vehículo.

 

 

En cuanto a cosas negativas, pocas la verdad. Un poco de lag
al principio, más bien mini-lag en el que parecía que retrocedias un paso, un
par de desconexiones al principio también con los servidores de EA y ya está.
El online funciona de maravilla, y yo ya no aprecio ese lag como al principio.
A la hora de buscar partidas, es rapidísimo.

 

 

En definitiva, creo que es uno de los mejores online que hay
actualmente en ps3, a poco que os gusten los shooters bélicos como a mí, este online
os viciará hasta cuotas insospechables. Y por si fuera poco, hay que contar con
el trabajo a posteriori de EA DICE, los cuales están trabajando en parches que
solucionen los problemas que se encuentran online, reportados por la comunidad a
través del battlelog, los futuros DLC gratis para los que compramos la Limited
Edition, y recientemente que se ha anunciado que Battlefield 1943 será gratis
para los que lo tenemos en PS3. Todo un detalle.

 

Para concluir este review, y modificando un poco la pregunta:
¿vale la pena Battlefield 3? Sinceramente, sí. No por su campaña, pero sí por
su inmenso online, y más si juegas con amigos.

 

 

Nota final: historia 7/ gráficos 8/ duración 9/ sonido 10/ online 10/ adicción 9

 

 

88

 

=============================================================

 

Mis análisis:

 

L.A. Noire – 

 

http://www.hobbyconsolas.com/videojuegos/opiniones/mi-opinion-la-noire-…

 

Trine -

 

http://www.hobbyconsolas.com/videojuegos/opiniones/abuelito-cuentame-el…

 

 

Xenoblade Chronicles –

 

http://www.hobbyconsolas.com/videojuegos/opiniones/magica-review-de-xen…

88

Muy bueno

Lo mejor

Lo peor

Análisis de HobbyConsolas

Más análisis de usuarios

Battlefield 3