¿80 euros es una cifra razonable? Una reflexión sobre el precio de los juegos… que quizá no te guste

Jugador de videojuegos enfadado

Los videojuegos son caros, carísimos. Han sido así desde siempre y, en cada relevo generacional, la cosa parece agudizarse y reaviva la vieja reivindicación de los jugadores de exigir precios más bajos. Ahora, los juegos de PS5 se mueven en una horquilla nos coloca entre los 70 y los 80 euros...

Este artículo se forma parte de nuestra newsletter exclusiva, si quieres recibirlo en tu correo electrónico antes que nadie solo tienes que suscribirte... ¡Es gratis!

Lo cierto es que, aunque es mucho dinero, no es tanto si miramos atrás en el tiempo. En los orígenes de la industria en España, cada distribuidora hacía de su capa un sayo y editaba los juegos al precio que les daba a gana… Y eso que en la mayoría de los casos era una distribución “cuasi pirata”. 

Tuvo que llegar Erbe en 1984 para dar una estabilidad a los precios de los juegos, que por entonces se vendían a una 2.300 pesetas. Dicho así no parece mucho (unos 15 euros), pero que si tenemos en cuenta la inflación se van a 58 €. Y no, no se ganaba mucho en España. 

La consecuencia de esto fue una piratería feroz (copiar una cinta de cassette era sencillo) que hacía estragos en una distribución que empezaba a asentarse e intentaba profesionalizarse. Una situación que podría haber significado el final de la distribución de videojuegos en España.

Paco Pastor (fundador de Erbe) calculaba que solo el 2% de los juegos que se vendían eran originales y, en 1987, lanzó una campaña revolucionaria que fijaba los precios de los juegos en 875 pesetas, unos 5,50 €. Lo que equivaldría a unos 19 euros actuales. Perfecto, ¿verdad? Aquí, un poco más de info sobre  el caso de Paco Pastor

Erbe baja los precios a 875 pesetas

Pues no tanto, porque hablamos de juegos para los microordenadores, que resultaban más fáciles de desarrollar y de duplicar que los de las consolas, esas máquinas que, nada más aterrizar, ya estaban ganando adeptos a pasos agigantados, pero que traían consigo sus propias peculiaridades. 

Además de un cartucho caro de producir (más caro cuanta más capacidad), había que sumarle el royalty que se llevaba el fabricante de la marca (cosa que no ocurría ni ocurre con los juegos de ordenador), así que los precios, a la fuerza, eran mucho más altos. 

VIDEO

GAME BOY MACRO, ¡vaya mod para NINTENDO DS!

Por esas fechas, a finales de los 80, los juegos para Master System se vendían por 4.800 pesetas (29 €) y los juegos de NES por 4.500 pesetas (27 €). Esos precios, teniendo en cuenta la inflación, ya nos sitúan en los 80 euros actuales. 

Y, ojo, que eran para los juegos iniciales, porque en cuanto empezó a aumentar la calidad de los juegos y, por lo tanto, a aumentar la capacidad de almacenaje de los cartuchos, ya nos encontramos, a principios de los 90, con juegos de NES a 6.500 pesetas, unos 39 euros, lo que a día de hoy representarían unos 85 euros. Y los había más caros... 

Precio de los juegos Master System en octubre 1991 (Centro Mail)

La llegada de las 16 bits, el siguiente cambio generacional, nos dejaría cartuchos entre las 7.000 y las 8.500 pesetas (42-51 euros), con “honrosas” excepciones, como las 11.500 pesetas (70 €) del Street Fighter II de Super Nintendo… que llegaría a las 13.000 pesetas (78 €) con Super Street Fighter II, lanzado en 1994. 

Y la introducción de chips especiales, como el chip Super FX de Nintendo o el Virtua Processor de Sega (SVP), no hacían más que engordar la cuenta. Para que os hagáis una idea, 78 € de 1994 equivaldrían a unos 150 euros actuales… 

La cosa se calmó y se estabilizó con la llegada del CD, más barato de producir y de duplicar y para el que los semiconductores no eran un problema (que sí, que también hubo un problema de chips semiconductores en los 80, todo vuelve).

VIDEO

Los 20 mejores juegos de PlayStation

Ese relevo generacional, el de las 32 bits, ha sido el único que propició un equilibrio en los precios, con juegos que oscilaban entre las 7.000 (42 €) y las 10.000 pesetas (60 €) a principios de los 2000, lo que supondría entre 70 y 100 euros actuales. 

Por supuesto, descontando Nintendo 64, que llegó a alcanzar precios de escándalo. Entre 9.500 (57 €) y 10.500 (63 €) pesetas de lanzamiento, con juegos cerca de o superando las 15.000 pesetas (90 €). En precios de 1997 hablaríamos de entre 98 € a 155 €. Ahí es nada.  

Precio de los juegos de Nintendo 64 en abril de 1997 (Centro Mail)

En sucesivas generaciones, nos hemos ido moviendo por esa escala de precios, entre los 60 y los 70 euros, según el juego y el momento. Básicamente, es casi como si los juegos llevaran 20 años sin subir de precio hasta ahora. 

Y, si lo pensamos bien, desarrollarlos ha subido mucho, muchísimo de precio. Actualmente, se necesitan equipos más grandes (en las grandes producciones se unen varios equipos de desarrollo), durante mucho más tiempo y haciendo uso de tecnologías mucho más caras. La inversión en la producción, distribución y marketing también es más mayor. 

Se han aligerado algunos costes (nada de manuales, por ejemplo) y la distribución digital permite que se lancen juegos que nunca serían viables en formato físico por sus escasas ventas. También ha aumentado el número de usuarios, lo que incrementa las ventas en general. 

La censura del siglo XXI

Martha is Dead

La industria se ha ido equilibrando como ha podido y ha buscado las vueltas para compensar los nuevos costes. Ahí están los DLC, los micropagos, los pases de batalla, los pases de temporadaUbisoft reconoce ganar más cuanto más largo sea el juego por el desembolso a largo plazo de los usuarios. 

Por nuestra parte, los usuarios nos beneficiamos de bajadas de precio pocos meses después del lanzamiento, agresivas campañas de descuento, ofertas en las tiendas digitales, servicios de suscripción con juegos gratis (vale, sin coste adicional)…

Suscripción de 12 meses a PlayStation Plus

Suscripción de 12 meses a PlayStation Plus

12 meses de suscripción a PlayStation Plus, el servicio para PlayStation 4 para jugar online, conseguir juegos del mes y otras ofertas exclusivas.

¡Renueva la tuya!

Un equilibrio, precario a veces, que ha permitido que la industria apenas haya subido sus precios en los últimos 20 años, pese a que la inflación no ha dejado de crecer. Según el INE (Instituto Nacional de Estadística) el IPC ha subido en España un 59% desde el 1 de enero de 2000 hasta el 1 de enero de 2022. Aquí, podéis consultar las variaciones del IPC desde 1961.

Dicho de otro modo. En enero de 2000 los juegos más caros de PlayStation (que se había lanzando en el 95) costaban 9.000 pesetas (54 euros). Si le sumáramos el 59% de IPC costaría 85 €. En Enero de 2022, el juego más caro de PS5 cuesta 80 €

¿Qué es muchísimo dinero? Pues sí. ¿Qué no está al alcance de todos los bolsillos? Pues también. Pero es que los videojuegos nunca han sido un vicio barato e invertir en tecnología sale caro. 

VIDEO

Análisis de Elden Ring

Si os fijáis, eso de las ediciones Estándar y las Deluxe en los desarrollos más potentes, parece una manera de decirnos que el juego completo, en realidad, cuesta 100 € (así, grosso modo). Pero 100 € son muchos euros y de ahí que se busquen otras maneras de rentabilizar la inversión. Hay que vender mucho para rentabilizar las ingentes cantidades de dinero que se invierten.

La industria está probando muchas maneras de mantener precios asumibles y, al mismo tiempo, embarcarse en proyectos más grandes. De ahí salen todo tipo de experimentos (incluidos con los odiados NFT) y alguno dará con la clave. 

¿Quieres recibir esta artículos como este antes que nadie? Suscríbete a nuestra Newsletter

¿Quieres recibir esta artículos como este antes que nadie? Suscríbete a nuestra Newsletter

Suscríbete a nuestra newsletter y recibe todas las semanas antes que nadie los mejores artículos de opinión de los expertos de Hobbyconsolas.com.

¡Suscríbete!

Mientras, si los 80 € de Horizon: Forbbiden West te parecen mucho o si se te hacen bola los 70 € de Elden Ring, date una vuelta por una tienda (en físico o en digital): salen montones de juego de muchísima calidad por mucho menos dinero. Hay grandes ofertas en general y también hay muchos juegos gratis en muchas tiendas digitales… 

Y siempre te quedará ser previsor y ahorrar (aquí, unos consejillos). Cuando fui a comprar aquel Call of Duty: Vanguard que tanto hizo sufrir a mi marido, me acompañaba una amiga, ajena a esto de "las maquinitas"… que se escandalizó cuando le dije el precio. Más me había escandalizado a mí el precio de la cena que se habían regalado de aniversario ella y su marido, pero yo no dije nada… 

Y además