¿Y si el retraso de Breath of the Wild 2 esconde algo más y el juego realmente ya estuviera terminado?

Retraso Zelda Breath of the Wild 2

Tras confirmar un nuevo retraso, Breath of the Wild se prepara para debutar en el primer trimestre de 2023 pero... ¿no podría este retraso estar ocultando algo más?

Hoy mismo se ha anunciado el retraso de Breath of the Wild 2 a primavera de 2023 que viene. Breath of the Wild 2, Breath of Duality o como quiera que se acabe llamando, porque sigue sin nombre definitivo.

Lo que más escama de todo es que se anuncia este nuevo retraso apenas un mes después de reconfirmar que el juego saldría en 2022 en los documentos que se presentan a los inversores. Que quizá estaba ahí para que los ojos hicieran chiribitas a los que ponen el dinero...

... pero yo, que por naturaleza tiendo a pensar todo dos veces, y peco a menudo de ser un poco malpensado, me pregunto, ¿no habrá algo más detrás del retraso de la secuela de Breath of the Wild?

El anuncio que nos dejó a todos con el culo torcido tuvo lugar en junio de 2019, poco más de dos años después del lanzamiento del primer Breath of the Wild. 24 meses en los que Nintendo no ha estado de brazos cruzados, y ya llevaba tiempo trabajando en el juego.

VIDEO

Anuncio de la nueva fecha de la secuela de The Legend of Zelda_ Breath of the Wild

Incluso si llevara poco tiempo, ya son más de 3 años de desarrollo, un tiempo más que respetable para una secuela que 1) se lanza para el mismo hardware (Nintendo Switch) 2) correrá sobre el mismo motor, aunque sea con optimizaciones y 3) con un estilo visual continuista (no es rediseño de cero como fue Wind Waker).

Ojo, no digo que sea fácil crear la secuela de uno de los mejores juegos de la historia, y estar a la altura de las expectativas que se crean los jugadores. Los niveles de tensión que debe haber ahora mismo en el estudio responsable tienen que ser estratosféricos. Y aguantar esa tensión no es algo que esté al alcance de todo el mundo.

Si hubieran querido ir a lo fácil, con muchas de las ideas descartadas en el primer juego podrían haber hecho una aventura nueva, pero ya conocemos los niveles de autoexigencia de Nintendo (la vieja leyenda , que se obligaban a programar dos veces cada juego para detectar errores, suena a trola) y no se van a quedar en reciclar lo que ya tenían.

Mejores accesorios para Nintendo Switch que puedes comprar

Mejores accesorios para Nintendo Switch que puedes comprar

Estos son los accesorios clave para exprimir al máximo tu Nintendo Switch: mandos, fundas, tarjetas de memoria y muchos más.

Ver listado

Puede que se les haya torcido el desarrollo, que las limitaciones técnicas estén siendo mayores para el ambicioso proyecto que se traen entre manos o que algunas ideas no les parezcan lo suficientemente buenas... Por poder puede ser cualquier cosa, incluida la dificultad para coordinarse con el teletrabajo.

Pero insisto, en el menor plazo de tiempo posible son ya 3 años de trabajo, y por mucho que tengan que optimizar, por muchas nuevas mecánicas que introduzcan, ya tenían una base muy sólida sobre la que trabajar.

Y ahí es cuando mi mente empieza a elucubrar. No es la primera vez que Nintendo retrasa un Zelda más de una o dos veces. Y muchas veces, cuando lo ha hecho, no ha sido para dar "una puntada sin hilo".

Más bien todo lo contrario, ha sido para hacer una jugada maestra: crear dos versiones del juego, para sacar una en el hardware "viejo" y aprovechar el tirón para lanzar otra versión en el nuevo.

Que se lo pregunten a Twilight Princess para GameCube y Wii, o el mencionado Breath of the Wild para Wii U y Nintendo Switch. ¿Puede ser este el caso? Pues... sin haber nada anunciado, es complicado. Pero algo me dice que bien podría ser. Y puede que perfectamente me equivoque.

Los 30 mejores videojuegos de Nintendo Switch hasta la fecha (principios 2022)

Los mejores juegos de Nintendo Switch

Pero es curioso que Nintendo retrase Zelda Breath of the Wild 2, de un plumazo, nada más y nada menos que un año largo, cuando hace un mes todo era algarabía, y "sí, sí, hombre, que sale en 2022". 

No es menos cierto que Nintendo ya tiene una avalancha de juegos para lo que resta de año, desde el mencionado Bayonetta 3 a Xenoblade Chronicles 3, los nuevos Pokémon Escarlata y Púrpura o todo lo que mostraron en el último Nintendo Direct y lo que está "in albis" como Metroid Prime. Vamos, que escasos de munición pesada no están.

Pero imaginadlo por un momento. Por esas fechas, por primavera de 2023 se cumplirán 6 años del lanzamiento de Switch (hace nada estábamos celebrando los 5 años), un tiempo más que respetable para tener lista "la sucesora". Pero ojo, que no tiene por qué ser una ruptura total.

De hecho, no sería descabellado que Nintendo siga apostando por el formato GameCard, para que sigan siendo compatibles indistintamente de las posibles consolas que veamos en el futuro, de modo que al igual que Series X|S y el Smart Delivery, tengamos la mejor versión posible para nuestra consola, sea cual sea el modelo. 

Sí, hay analistas que dicen que no veremos la nueva Nintendo Switch hasta 2024 y que no habrá versión Pro antes. Con el brutal y creciente parque de consolas Nintendo Switch, lo más lógico sería pensar que Nintendo no va a hacer borrón y no sacará un Zelda nuevo para un nuevo hardware.

Pero reaprovechar Breath of the Wild 2, imaginemos con gráficos mejorados a 4K@60 fps, sería una magnífica carta de presentación para la nueva consola, sin dejar a la base de jugadores actuales atrás. Y si encima vendes un único cartucho, con acceso a las dos versiones del juego, ¿no sería una jugada ganadora? 

No sé si Zelda Breath of the Wild 2 será juego de lanzamiento de Switch Pro o como se llame finalmente la evolución o sucesora de Nintendo Switch, pero a cada minuto que pasa, aunque puede sonar descabellado a principios de 2022, me parece más que posible...

Y además