Grandes actores del cine de acción que ya solo hacen películas de bajo presupuesto

10 Minutes Gone - Bruce Willis

Las estrellas de acción de Hollywood no son inmunes al paso del tiempo: estos grandes actores, algunos de ellos protagonistas de dramas o comedias muy prestigiosas, tuvieron que ganarse el pan con películas de bajo presupuesto.

La fama en Hollywood es algo agridulce. Cuando los actores son populares y queridos entre el público, parece que tengan el mundo a sus pies: pueden hacer lo que quieran. Pero la fama es algo muy pasajero, y lo que tienes hoy puedes perderlo mañana sin darte cuenta.

Las estrellas de películas de acción suelen verse en esa situación. Naturalmente, los actores envejecen, y con cincuenta o sesenta ya no están para los trotes que se pegaban con veinte o treinta. 

Pero incluso los que mejor se cuidan físicamente no son inmunes a los cambios en los gustos de los espectadores. Y ni siquiera tener dos o tres pelotazos gordos, un Jungla de Cristal, un Rambo, un Terminator, te va a salvar del ostracismo.

Por eso, muchos actores incapaces de cambiar de registro (o incapaces de convencer a Hollywood de que les den una nueva oportunidad) se han visto obligados a trabajar en películas de acción de bajo presupuesto y dudosa calidad, de serie B o directas a vídeo. Aquí repasamos algunos casos.

Bruce Willis

Bruce Willis

El caso de Bruce Willis es particularmente trágico, porque en marzo de 2022 anunció que se retiraba de la actución al padecer asfasia, una enfermedad cognitiva que le afecta al habla. 

La estrella de Jungla de Cristal llevaba años sin tener un papel decente en una película de Hollywood (la última, Glass), y sin embargo trabajaba en muchísimas a veces ocho o diez películas al año, todas thrillers cutres de acción directos a vídeo, en las que Willis apenas salía en un papel testimonial.

Según testimonios, muchos ya notaron que  Willis llevaba años padeciendo esta enfermedad cognitiva, y frecuentemente se sentía confuso en el rodaje, le tenían que chivar sus frases por un pinganillo y eran papeles en los que apenas hablaba o se movía.

Quizás, para cubrir los costes médicos, tuvo que aceptar tantos papeles tan poco dignos, que incuso llevó a loa Razzie a crear en 2021 una categoría para la "Peor Interpretación de Bruce Willis en 2021" (cuando estrenó ocho películas). Una "broma pesada" que retiraron cuando se hizo pública su enfermedad.

John Travolta

John Travolta I am Wrath

La carrera de John Travolta es como una montaña rusa por sus altibajos. Su estrellato fue en los 70 con Saturady Night Fever y Grease, luego quedó en el olvido hasta que Tarantino le recuperó en su papel más recordado, Pulp Fiction (1994). 

Después tuvo suerte desigual: acertó con sus papeles en Get Shorty (1995) o Cara a cara (1997), una película que le situó como un posible héroe de acción, pero su ansiado proyecto Battlefield Earth, basado en una novela de Hubbard, fue un fracaso estrepitoso que le hizo perder credibilidad definitivamente.

Algunas películas más dignas en el siglo XX son Harispray (2007) o Asalto al tren Pelham 123 (2009), pero Travolta nunca ha vuelto a tener un tercer regreso por todo lo alto, mientras encadena películas de acción baratas como Yo soy la venganza (2016) y dramas absolutamente fallidos como Gotti (2018) o The Fanatic (2019).

Liam Neeson

El mediador

La carrera del actor irlandés Liam Neeson nunca estuvo planeada para convertirlo en una estrella de acción. De hecho, era un actor de drama que apareció en películas muy prestigiosas, como La Misión (1986), K-19 The Widowmaker (2002), Love Actually (2004) y por supuesto La Lista de Schindler (1993). 

Su participación en películas de acción comerciales era esporádica y siempre memorable: Darkman de Sam Raimi (1990), Star Wars Episodio I La Amenaza Fantasma (1999) o Batman Begins (2005). Todo cambió en 2008, cuando protagonizó Venganza (Taken), un thriller de acción tan genérico como entretenido.

La primera de Venganza fue un gran éxito y tiene cierto prestigio entre los fans de la acción, pero hizo que Neeson se encasillara en el rol de "padre exmilitar que busca vengarse de los asesinos de su familia", dejando una ristra de cadáveres. Una serie de papeles que le han ayudado a sobrellevar la pérdida de su esposa, en 2009.

Desde entonces, raros han sido las películas dramáticas de Neeson (Silencio de Scorsese y Un Monstruo viene a verme de Bayona en 2016), porque el actor se encasillaba en estas películas de acción que tenían cierta gracia cuando las dirigía Jaume Collet-Serra, como Sin Identidad (2011) o Sin escalas (2013), pero que en los últimos años han degenerado a mediocridades como El protector (2021) o El mediador (2022).

Jean Claude Van-Damme

van damme street fighter

Jean-Claude Van Damme tiene una carrera interesante. Este actor belga, especialista también en artes marciales, fue un icono del cine de acción en los 80 y 90, incluyendo películas aún hoy muy recordadas como Soldado Universal (1992), Timecop (1994) o Street Fighter: La Última Batalla (1994).

Pero a partir de los 2000, su carrera decayó en películas directas a vídeo. Como ocurrió con otros como Dolph Lundgren, más abajo, Stallone le hizo resurgir gracias a Los Mercenarios 2, y luego lideró su propia franquicia, Kickboxer.

Van Damme ha seguido protagonizando películas de acción de bajo presupuesto como Mátalos a todos (2017) u Operación rescate (2018, junto a Lundgren), pero también ha dedicado bastantes proyectos a la instrospección, interpretándose a sí mismo en el drama JCVD (2008), y a una parodia de sí mismo en la serie comedia Jean-Claude Van Johnson (2016).

Su próxima película también será autobiográfica, y será su despedida del mundo del cine...

Nicolas Cage

Nicolas Cage en The Unbearable Weight of Massive Talent

Nicolas Cage tiene una carrera de lo más extraña. Es uno de los actores más carismáticos de Hollywood, un toque de excentricidad, y es también uno de los más activos... aunque probablemente no hayas visto la mayoría de sus películas.

No parece importarle que su único papel premiado con Oscar y Globo de Oro sea Leaving Las Vegas en el ya lejano 1995, ni tampoco acercarse a algunas películas de acción de serie B como Jiu Jitsu (2020), Ajuste de cuentas (2019), 211 (2018), Arsenal (2017) o Desterrado (2018), por poner solo cinco ejemplos de películas de acción que casi nadie ha querido ver de los últimos años.

A pesar de lo fan de Marvel que es, tampoco tuvo suerte en las malas películas de Ghost Rider que protagonizó, aunque de cuando en cuando estrena alguna película que, sin llegar al mainstream, se ganan el cariño del público, como Pig, Color Out of Space, Mandy o Joe.

En su última película, El insoportable peso de un talento descomunal, Nick Cage se interpreta a sí mismo al conocer a su mayor fan, Pedro Pascal... que resulta ser un traficante de drogas. Es una comedia en la que Cage se toma con humor su dispar (y disparatada) carrera.

Dolph Lundgren

Dolph Lundgren

Dolph Lundgren fue una de las grandes estrellas de acción de los 80, que se hizo famoso tras hacer del robótico Ivan Dragon en Rocky 4. Es, además, licenciado en ingeniería química. Tras Drago, participó en películas muy sonadas como He-Man (1987), The Punisher (1989), Soldado Universal (1992) o Johny Mnemonic (1995).

SIn embargo, a partir de los 2000 su presencia se fue diluyendo del cine de acción más comercial, aunque él pasó a dirigir muchas de sus películas, con nombres tan sugerentes como El Protector (2004), Deuda de sangre (2007) o Ataque terrorista (2009), la mayoría directas a vídeo

Su regreso a Hollywood fue junto a Stallone en la trilogía de Los Mercenarios, empezando en 2010 (también saldrá en la cuarta). Recientemente, ha salido en Creed 2, de nuevo como Drago, y en la saga de Aquaman en un papel secundario, aunque la mayoría de sus películas modernas son cosas como Hard Night Falling, Acceleration. Velocidad asesina (2019) o Section 8 (2022), sobre un ex soldado que es contratado por una agencia al salir de la cárcel.

Y además