Massira - PS Talents
Reportaje

Massira, el juego que nos hará un nudo en el estómago

Por Alejandro Alcolea

Con los juegos finalistas de los Premios PlayStation, hemos ido a mazmorras que nosotros mismos hemos construido. También hemos protegido un valioso mineral en un planeta remoto. Hemos visitado el Inframundo manejando a un dictador en los huesos y, además, hemos sido protagonistas de una cinta de terror. Ahora toca hacer algo más... duro.

De eso se encarga el estudio Frost Monkey con Massira, su arriesgada y original propuesta que se ha colado entre los finalistas de los Premios PlayStation 2017.

Frost Monkey es un estudio compuesto por cinco miembros que buscan, como ellos mismos han declarado en su web, cambiar el mundo a mejor a través de los videojuegos. Al igual que los responsables de los cuatro juegos mencionados más arriba, se trata de un estudio creado dentro del Máster de Diseño y Desarrollo de Videojuegos en la Universidad politécnica de Madrid a comienzos de este año. 

Ya no son estudiantes, pero han seguido dándole forma a Massira de cara a los Premios PlayStation. Ahora bien, ¿qué es Massira?

El videojuego como crítica social

Massira es un juego que tiene PS4 en mente y que combina varios géneros. Eso sí, lo primero que salta a la vista en cuanto le echáis un ojo a las imágenes es el diseño. Y es que, Frost Monkey ha optado por un diseño lowpoly que tan de moda estuvo hace un tiempo (y que utilizó Motor Strike, uno de los juegos lanzados dentro de PlayStation Talents Games Camp).

Diferentes mandos de PS4 en Amazon

Y la estética es realmente importante, ya que el estudio quiere que sea un elemento narrativo más. Y es que, el juego es precioso a nivel artístico y quiere emular lo que ve una niña, protagonista de la historia, porque lo que cuenta es la cruda realidad de muchas personas.

Nosotros asumiremos el papel de una niña que, junto a su abuela, realizará un viaje desde Siria hasta Europa. Y no, no es un viaje de placer. Son refugiados que huyen de su país para encontrar una vida mejor y todo lo que vemos es fruto de una fantasía de la pequeña.

Ese detalle explica la jugabilidad del título, en el que nos encontraremos plataformas, pero lo más importante será la trama. Habrá toma de decisiones que afectarán a la historia y, además, los escenarios estarán inspirados en el recorrido real que han tenido que realizar miles de refugiados estos últimos años.

Veremos a qué puerto llega Massira, pero utilizar los videojuegos no sólo como medio de expresión artística, sino como herramienta para mostrar (y denunciar, en parte) la realidad, es una gran idea. Y, en definitiva, una de las caras del arte.

Lecturas recomendadas