Ir al contenido principal
Análisis MindSeize Nintendo Switch
Análisis

Análisis de MindSeize para Nintendo Switch, un metroidvania clásico para hacer tiempo hasta Metroid Prime 4

Versión comentada: Nintendo Switch

En nuestro análisis de MindSeize para Nintendo Switch te contamos qué tal es este nuevo metroidvania para la consola híbrida de Nintendo. Un título que sigue a pies juntillas la plantilla tipo de género, pero... ¿resulta divertido? ¿tiene algo que lo diferencie? ¿Merece la pena? Vamos a verlo...

Tras su paso por Kickstarter y conseguir la financiación necesaria, MindSeize (del estudio independiente Kamina Dimension) debutó hace unos meses en PC y ha llegado esta semana a Nintendo Switch, consola que se ha convertido en uno de los refugios favoritos de los desarrolladores indie y cuna predilecta de géneros como los metroidvania.  

De hecho, no vamos a entrar a mencionar todos los metroidvania de Nintendo Switch que hemos analizado desde 2017 (muchos de ellos multiplataforma, sí), pero es un género que nos ha dejado grandes nombres y sorpresas, desde el soberbio Hollow Knight, pasando por el reciente Carrion, The Mummy Demastered, cualquier Shantae o el más reciente Ori and the Will of Wisps. Y nos dejamos decenas...

El caso de MindSeize es un tanto "atípico", porque podemos decir sin demasiado miedo a equivocarnos que sigue a pies juntillas todos y cada uno de los tropos del género, sin alejarse demasiado de la plantilla original del género. Es como volver a los juegos de la era de 16 bits, y en concreto, al Metroid de SNES.

Aunque intenta poner un poco de énfasis en la historia, lo cierto es que fracasa estrepitosamente. La historia se desarrolla a través de secuencias estáticas, con un arte un tanto mejorable y con una historia de fondo bastante ¿bobalicona? que no puede importar menos. Una historia con tono CI-Fi en la que asumimos el papel de un padre que, por intentar salvar a su hija de una malvada organización, queda postrado en silla de ruedas.

MindSeize Nintendo Switch review

Pronto aparece la organización samaritana de turno, que le ofrece transferir su mente a un cuerpo robótico para poder embarcarse en su particular viaje de venganza y recuperar así  la mente de su hija. Como decimos una historia que, tanto por presentación (pantallas estáticas con apariencia un poco amateur, como por peso narrativo), no termina de enganchar al jugador ni en el arranque del juego.

Lo importante es que este cuerpo robótico nos permite embarcarnos en un viaje tras la pista al captor de nuestra hija, que nos lleva por cuatro planetas de temática distinta (ciudad post-industrial, cuevas, bosque...). Todas las localizaciones son bastante estereotípicas... y ese es precisamente una de las constantes del juego: como vamos a ver en este análisis de Mindseize, se trata de un juego que no hace nada que no hayas visto antes.

MindSeize Nintendo Switch review

Por así decirlo, MindSeize es un homenaje al género en su vertiente más clásica, que sigue todos y cada uno de sus clichés sin apenas ofrecer nada nuevo de propio cuño. Como los mencionados clásicos, no es un juego que te lleve de la mano, ni te da pistas, ni nada. Te suelta en el planeta, y allá te las apañes. Explora, consigue nuevos poderes, descubre salas secretas, vuelve a zonas a las que antes no llegabas para seguir avanzando, vence a jefes, consigue armas nuevas... y vuelta a empezar.

Los poderes son todos bastante típicos (deslizarse por el suelo, saltar entre paredes...) y en cuanto a las armas, contamos tanto con armas de fuego como cuerpo a cuerpo. No son un dechado de originalidad, y además, sólo podemos llevar una de cada (podemos cambiar en los puntos de guardado), lo que nos "obliga" a planificar nuestro avance.

Porque, aunque cuenta con un modo fácil que podemos activar, por defecto no es un juego amigable. En cada pantalla puede haber distintos enemigos que nos atosigarán de manera incansable, y tendremos que evaluar constantemente si seguimos avanzando o volvemos por donde hemos venido para guardar nuestro avance para no perder nada (metal, y la zonas que hayamos desbloqueado del mapa).

Al principio, morir a menudo es habitual, igual que la sensación de estar atascado en determinados momentos. No ayuda el mapa, que es clásico a más no poder y no te indica por dónde puedes seguir, por lo que el "backtracking" o la vuelta atrás en el mapeado, es una constante. Si es un aspecto que no te guste, aquí te vas a hartar.

MindSeize Nintendo Switch review

Del mismo modo, MindSeize no es un juego "fácil". Primero porque tiende a aglutinar a enemigos de distintos tipos en una misma zona, y a menudo, movernos por ella se convierte en un baile de saltos, disparos, esquivas, ataques cuerpo a cuerpo... Si morimos, volvemos al último punto guardado perdiendo todo lo que hayamos conseguido (metal, con el que mejoramos algunas características, las zonas visibles desbloqueadas en el mapa...).

A esto hay que sumar que los checkpoints no son especialmente abundantes, por lo que constantemente tenemos que evaluar si nos arriesgamos y seguimos avanzando o volvemos sobre nuestros pasos para guardar. A veces podemos estar más de 10 minutos deambulando hasta encontrar un nuevo punto de guardado. Lógicamente, en puntos clave como los jefes, siempre hay cerca un punto de guardado.

Y hablando de los jefes, hasta los duelos contra ellos son clásicos, y básicamente giran en torno a encontrar el patrón con el que hacerlos daño recibiendo nosotros los menores impactos posibles. No son inventivos, ni hacen nada que no hayamos visto antes.

Esa es la sensación con la que uno termina de jugar a MindSeize: si te gusta el género, te lo vas a pasar bien, pero sabiendo que prácticamente todo lo has visto ya en otros exponentes del género. Si eso no te importa, disfrutarás de un juego entretenido... aunque como decimos, ni mucho menos perfecto.

Para empezar, el juego nos llega en perfecto inglés. Si tienes problemas con el idioma, menús, diálogos con NPCs, escenas de historia y demás demás se te puede atragantar. Y no sólo eso: aunque el pixel art es bello, cuenta con muy buena animación y el diseño de las criaturas es notable (brilla especialmente con los jefes finales, al estilo Blasphemous), en la otra mano la gran mayoría de escenarios son una colección de lugares comunes que carecen de personalidad propia.

El control también deja entrever que tiene un ligero problema, y es que no siempre registra nuestras pulsaciones. Esto es especialmente evidente cuando quieres enlazar dos acciones como un salto y un ataque, que a menudo el ataque no se ejecuta. Es una pequeña ventana de milisegundos, pero que se hace nota. 

Cierra el conjunto una soberbia banda sonora, y una duración que, fácilmente puede dejar entre las 15-20 horas, dependiendo de lo que te atranques. Como decimos, aquí el problema no es que el juego sea malo en sí, o tenga problemas graves... más allá de lo que hemos comentado de la historia u otros detalles menores.

El problema es que todo en MindSeize se mueve en un terreno demasiado conocido, sin salirse demasiado de la plantilla más clásica y sobada del género. Esto no tiene porqué ser especialmente malo para todos los paladares, sobre todo si amas el género y no te cansas de él... pero otros jugadores pueden echar en falta algún elemento diferenciador, algo que le de una personalidad propia y única como han hecho otros exponentes recientes, como el mencionado Carrion y sus dinámicas de monstruo.

Eso es justo lo que le falta a MindSeize. Pero aún con esa carencia, aun sin esa identidad propia, no deja de ser una aventura entretenida, y una manera muy clásica de matar el gusanillo que todos tenemos de echarle el guante a un nuevo Metroid (y que Nintendo sigue negándonos).

Valoración

MindSeize es un juego modesto, en miras y presupuesto, y se nota en su ejecución. Escenas e historia flojas, desarrollo muy típico y sin apenas sorpresas. Un juego que se mueve siempre en territorio conocido y no arriesga ni una micra... pero que puede entretenerte si te van los metroidvania 2D más clásicos.

Hobby

73

Bueno

Lo mejor

El pixel art, las animaciones, el desarrollo metroidvaniesco 2D clásico, el desafío que supone, la banda sonora...

Lo peor

Desarrollo que no sorprende. Trama que no engancha. Clichés a mogollón. Sin traducir. La falta de "ayudas" puede frustrar a algunos.

Y además