Ir al contenido principal
Hasta el cielo
Análisis

Crítica de Hasta el cielo, una intensa película de acción con trasfondo social

Crítica de Hasta el cielo, una intensa película de acción con trasfondo social dirigida por Daniel Calparsoro y protagonizada por Miguel Herrán y Carolina Yuste. En cines a partir del 18 de diciembre de 2020.

Como su propio nombre indica, Hasta el cielo narra una historia de ambición personal llevándonos desde los suburbios de Madrid hasta la cima de sus rascacielos, que podemos ver recortados en el skyline de la capital desde prácticamente cualquier punto de la ciudad y se transforman en la metáfora perfecta de las aspiraciones del protagonista.

Aprovechando al máximo sus recursos, como es seña de identidad del prolífico y adrenalínico director Daniel Calparsoro (El silencio de la ciudad blancaEl avisoCien años de perdón), la película se articula como un thriller inspirado en robos reales (¿recordáis que hace apenas unos días supimos de la fuga de la cárcel de un alunicero? Por ahí van los tiros) que tiene también elementos románticos, con una historia de amor imposible y una cierta carga de denuncia en forma de crítica a las corruptelas policiales y judiciales. Vamos, que lanza tralla a todo lo que se mueve porque es evidente que para que unos pocos alcancen sus propósitos hay que llenar muchos bolsillos por el camino.

El guión, que no da tregua y mantiene la atención del espectador en todo momento, lo escribe Jorge Guerricaechevarría (Celda 211). La productora es Vaca Films con la participación de RTVE, Movistar+, Telemadrid, Canal + y Netflix, y con el apoyo de ICAA (Ministerio de Cultura) y Programa Media.

Hasta el cielo nos presenta a Ángel, un joven desencantado con su vida que está harto de trabajar sin ver recompensadas sus aspiraciones y que termina siendo reclutado por una banda de atracadores especialmente popular por poner siempre contra las cuerdas a la policía, siendo esquivos con la ley.

Poco a poco Ángel comienza a trepar posiciones en la banda hasta convertirse en el protegido de Rogelio, uno de los grandes capos que controla el mercado negro en la ciudad. Pero sus ansias de poder no se detienen ahí. Para continuar ascendiendo tendrá que casarse con su hija y "entrar por el aro".

Con el detective Duque siguiendo de forma incansable su pista, llega un momento en el que Ángel se da cuenta de lo caro que puede llegar a ser el permanecer en las alturas, por lo que se planteará la decisión de si seguir con su vida delictiva o retirarse y vivir una tranquila vida con su amante Estrella, la mujer a la que quiere por encima de todo.

Calparsoro trabaja con actores veteranos como Luis Tosar (Los favoritos de Midas) o Fernando Cayo (La casa de papel), estrellas emergentes como Miguel Herrán (La casa de papel), Carolina Yuste (Caronte) o Asia Ortega (Malnazidos) y un casting de no profesionales como el debutante Dollar Selmouni que aportan frescura y verosimilitud a una película que aspira a retratar las calles y en concreto los suburbios con precisión meridiana.

Lo más interesante de la película, más allá del meollo sentimental que es el talón de Aquiles del protagonista, es su trasfondo social al mostrar a los jóvenes de extrarradio abocados a delinquir tras el mundo de migajas que ha dejado para ellos la burbuja inmobiliaria. 

Ante la falta de expectativas, su vida se centra en tratar de romper la brecha social haciéndola estallar por los aires para alcanzar la gloria. Esto les lleva a enfrentarse a numerosos problemas: desde las traiciones de supuestos compinches hasta el enorme coste personal de tener que renunciar a lo que desean para medrar y mantenerse fuera de la cárcel. Y, por supuesto, a afrontar la vida con un umbral muy alto de riesgo.

Calparsoro abraza esta premisa y la hace brillar con abundantes planos aéreos de una ciudad en la que las desigualdades van por barrios, como tantas otras grandes urbes europeas, y en la que se ve hasta qué punto los capos del crimen organizado nacional hacen lo que les da la real gana.

Aunque Hasta el cielo apunta directamente al público juvenil con una banda sonora compuesta por músicos urbanos como Ayax, Dollar Selmouni, Olmo (Jarfaiter), Ramseys y Carlytos Vela, no es una película que no pueda disfrutar cualquier asiduo al thriller urbano, ya que cuenta con unas ingentes dosis de acción y tiene el potencial de atrapar a una amplia audiencia.

El techo de cristal que quieren reventar los personajes de la cinta, esta vez tiene forma de escaparate. Y a partir de ahí, no hay límites. De Madrid al cielo... o al infierno.

Valoración

Hasta el cielo se inspira parcialmente en casos reales para levantar una película trepidante, filmada con maestría y con muy buenas interpretaciones. Merece la pena verla en pantalla grande y disfrutar de ella.

Hobby

75

Bueno

Lo mejor

El tono de tragedia urbana que viene del guion de Jorge Guerricaechevarría. Su lectura social y que sea emocionante aunque tenga un toque cani.

Lo peor

Hay determinadas situaciones que están llevadas al extremo. El ascenso meteórico del protagonista es poco creíble sin que le pase factura antes.

Y además