Imagen de perfil de Pra2man
Análisis de Silent Hill Homecoming
Pra2man

Y el miedo cambió de rostro...

El miedo es un caballero
elegante y silencioso. Su atractivo cautiva sin remedio a propios y extraños, y
su abrazo frío y viril, nos atrapa con fuerza inusitada cuando bajamos la
guardia ante sus encantos. Nuestra fascinación por él tiende a resultar enfermiza,
y cuál amante descarriado volvemos a sus brazos una y mil veces, aun sabiendo
su carácter esquivo y sus prácticas traicioneras. Sin embargo, es un caballero
justo y tenaz; nos brinda la posibilidad de afrontar los temores más diversos y
ahonda en los recodos más íntimos de nuestro ser. Y es en esta intimidad, dónde
vive y radica todo su poder. Por lo tanto, es un caballero familiar, cuya cara
se torna de mil formas para mostrarse ante cada uno de nosotros.

 

En mi humilde opinión, la
caracterización del miedo, lo oculto y lo desconocido fue base para el proyecto
que presentó Konami, allá por 1999: Silent Hill. Su factura técnica no era comparable a
otros títulos del genero “survival horror”, pero su ambientación, historia y
sobretodo, los recursos que utilizaba para transmitir una inquietud penetrante,
le hicieron valedor de un trono dentro de la historia del videojuego. Trono que
ha seguido defendiendo con fiereza, tras años de presencia en el catálogo del
ocio interactivo y varias entregas a sus espaldas.

 

Con tal glorioso pasado,
la compañía nipona decidió asaltar las lides de la actual generación. Aunque en
este caso, el desarrollo de Silent Hill Homecoming recayó sobre el estudio
americano; Double Hellix. Y he de decir que, la ausencia de la compañía matriz
en él, se hace tangible en el disco.

 

Partiendo de dicha
premisa, el hilo argumental sigue la estela de sus predecesores, y en perfecto
castellano, aunque sólo sea a modo de subtítulos. De este modo, asumiendo el
papel de Alex Sepherd, militar herido en combate y trasladado a un hospital
cercano a nuestro pueblo favorito: Silent Hill, reviviremos sensaciones pasadas
en él, en busca de nuestro desaparecido hermano; Joshua. Cómo podéis ver, el
continuismo vuelve a hacer acto de presencia, una vez más. Aunque, toda excusa
es válida para volver a tal “preciado” lugar…

 

Es de recibo decir que, el
apartado artístico realizado por los chicos de Double Hellix es encomiable. El
diseño de los engendros presentes es fabuloso, y fruto de un buen trabajo y
dedicación, aunque, dista en demasía de la idea original. Cierto es, que la
presencia del bestiario más variopinto ha sido santo y seña de la saga, pero de
manera más sutil, prevaleciendo la psicología del jugador sobre su explicitud.
Por otra parte, el tono gráfico general luce de forma dispar; contrastando
modelados muy cuidados con escenarios vacíos y faltos de interactividad.
Problemas que se tornan llevables, pero que empañan el resultado final.

 

La ambientación, sin
embargo, logra atenuar los defectos gráficos. Tanto la música, del renombrado
Akira Yamaoka
, como los sonidos guturales y demás efectos de fondo, resultan
impecables. Llegando en muchos casos, a llevar el peso de la situación.

 

Interactuar con esta
entrega de Silent Hill transmite sensaciones contradictorias. Durante su
desarrollo, nos encontramos momentos de una factura destacable y ritmo incesante.
Por ello, se me antoja innecesaria tal cantidad de acción, que aun siendo minoritaria,
sí parece desentenderse de los principios establecidos en la saga, más pausada
y enfocada a la resolución de situaciones y puzles. Éstos últimos, presentes en
una cantidad considerable, resultan sencillos y no suponen reto alguno.

 

Por todo ello, la
valoración final sobre el título es compleja, ya que, aunque supone un punto de
inflexión en el desarrollo, representa dignamente el universo "Silent", pero no
con los argumentos propios de la saga. Es más, su nueva interacción con la
acción más directa, es irregular y lo aleja a su vez, de sus antecesores. Sin
embargo, consigue transmitir el embrujo del miedo, miedo que sigue siendo joven
y cautivador en el malogrado pueblo de Silent Hill

85

Muy bueno

Lo mejor

Lo peor

Análisis de HobbyConsolas

Más análisis de usuarios