Fortnite Battle Royale
Reportaje

El legado y las víctimas de PUBG, Fortnite y Overwatch

Por Alejandro Alcolea

Repasamos las víctimas que han dejado en el camino y el legado de PlayerUnknown's Battlegrounds, Overwatch y Fortnite, grandes títulos que han llegado para marcar un antes y después en la industria de los videojuegos.

Zelda Breath of the Wild se llevó el GOTY en 2017, pero el juego del año, posiblemente, fue PlayerUnknown's Battlegrounds. El juego battle royale desarrollado por PUBG Corp. y Bluehole Studios salió en Steam en versión de acceso anticipado en marzo del año pasado y, tras unas primeras semanas sin hacer mucho ruido, empezó a generar un huracán en la industria.

Eso fue el año pasado, pero en 2016 también tuvimos una gran producción que impactó con fuerza en el mundillo de los videojuegos. Hablamos de Overwatch. De Overwatch y Blizzard se podía esperar debido a la trayectoria de la compañía, pero PUBG llegó de sorpresa para cambiar mover los cimientos de los videojuegos.

A continuación, repasamos los juegos víctimas de Overwatch y PlayerUnknown's Battlegrounds, así como el legado de ambos juegos en la industria.

El legado de PUBG y los Battle Royale en 2018

Ya se ha dicho y lo sabéis de sobra. PUBG ha sido un terremoto en la industria del videojuego. En PlayerUnknown's Battlegrounds somos uno de los 100 jugadores que se lanzan a una isla en la que los objetos se generan de forma aleatoria en cada partida y en la que el objetivo es... sobrevivir.

La mecánica en todas las partidas es siempre igual: aterrizar, armarse, escapar de una niebla eléctrica que nos mata y va cercando la zona de juego y, además, sobrevivir a los otros jugadores. Es algo que ya hacían otros juegos antes, pero que no consiguieron la atención que sí obtuvo PUBG.

A medida que el año avanzó, más y más clones de PUBG aparecían en Android e iOS. Más y más jugadores se sumaban al fenómeno y grandes compañías como Epic Games (de la que luego hablaremos) se hicieron eco. Ubisoft es una de las grandes empresas que declaró que el modelo se podría estudiar para futuros juegos. Epic incluyó un modo battle royale en Fortnite y Paladins, juego del género hero shooter muy similar a Overwatch, también planea un modo de supervivencia para este año.

La peli de la que salió PlayerUnknown's Battlegrounds

Es un ''género'' que está de moda y que muchos otros títulos pondrán en marcha este 2018, por lo que PUBG tendrá, al parecer, bastante competencia. De momento, no podemos hablar de víctimas directas de PUBG. Es pronto, pero de lo que sí podemos hablar es de su legado. Millones de jugadores están esperando que se lance el juego para móviles en China.

Hay más de 27 millones de usuarios que son jugadores de PUBG en Xbox One y PC y es algo que, al menos a corto plazo, solo puede ir a más. De las víctimas de las que sí podemos hablar son de las de un hero shooter que puede que os suene de algo...

Las víctimas de Overwatch

Overwatch sí tiene unos cuantos cadáveres en el armario. El shooter competitivo de Blizzard es muy potente y tiene una gran comunidad detrás que se está potenciando (y viviendo una segunda juventud) con la continuidad de los eventos y la creación de Overwatch League.

Además de Overwatch, Smite es el otro hero shooter que se ha mantenido vivo este tiempo y, si con PUBG hablabamos de la influencia en el género y la industria, con Overwatch y Smite hay que hablar de un reguero de juegos que no han llegado a buen puerto.

Empezamos con la última víctima de Overwatch. Epic Games tenía dos juegos en marcha, Paragon, un MOBA muy similar a Smite, pero con un apartado visual para quitarse el sombrero, y Fortnite, del que hablaremos más adelante. 

Paragon se lanzó en 2016 y morirá el próximo 26 de abril sin haberse lanzado en su forma final, ya que el juego se encuentra en acceso anticipado. Epic Games no quiere mantener vivió Paragon teniendo otro juego que es un gran éxito y, además, tendrán el gesto de devolverle el dinero a los que confiaron en el juego.

El mismo año que Paragon y Overwatch, llegó Battleborn. Salió, de hecho, pocas semanas antes que el juego de Blizzard. Sin ser juegos del mismo género, uno es un shooter competitivo puro y duro entre héroes y el otro era un juego que tenía ese componente hero shooter de Overwatch, con héroes con distintas habilidades, pero también minioms y bases más propias de un MOBA.

Blizzard jugó bien sus cartas y la semana del lanzamiento de Battleborn lanzó la beta abierta de su Overwatch. Atrajo a muchos jugadores al título que salía unos días después. Desde entonces, Battleborn no remontó y afectó tanto la adictiva jugabilidad de Overwatch, el carisma de los personajes y la comunidad de Blizzard.

Battleborn se pasó al modelo free to play... y ahí quedó todo.

Paladins no es una víctima en sí y, ni de lejos, como los demás de esta lista. Sin embargo, sí se habla de él menos de lo que se debería. Es muy, muy parecido a Overwatch y los personajes de ambos juegos comparten similitudes a nivel de personajes. Tiene elementos como los caballos, para llegar antes a la batalla cuando haces respawn, que son muy interesantes y, realmente, se trata de algo muy divertido.

¿Dónde está Battlecry, que yo lo vea? Se anunció en 2015 y era un multijugador para 32 jugadores con personajes con diferentes habilidades. Y hablamos en pasado, ya que no se ha cancelado oficialmente, pero la beta iba a llegar en 2015 y no sabemos nada de él. Hubo rumores sobre la cancelación a comienzos del año pasado, pero hay que esperar, aún, información oficial sobre este jugo de Bethesda que usaba el motor gráfico de RYSE: Son of Rome.

Gigantic es otro de los juegos de los que se habla menos de lo que, seguramente, merecería por culpa de Overwatch. Tiene un diseño y un planteamiento muy parecido al de Battleborn y, como en el juego de 2K, con un gran nivel artístico. Vuelven a mezclar el PvP y el PvE y es como la mezcla más natural entre Overwatch o League of Legends. Sin embargo, ha pasado desapercibido. Si lo queréis jugar, es un free to play para Xbox One y PC.

Bueno, Smite puede que también haya tenido algo que ver...

El caso más reciente es el de LawBreakers. Gliff Bleszinski se fue de Epic Games tras ser una de las personas más destacadas detrás de la saga Gears of War, además de en Unreal Tournament y otros juegos, para crear algo nuevo. LawBreakers es el primer y, de momento, único juego de Boss Key Productions, su nuevo estudio.

jugadores de LawBreakers
Jugadores de Lawbreakers a 8 de febrero de 2018.

Se lanzó en PS4 y PC en agosto del año pasado y el número de jugadores nunca llegó a despegar. ¿Los culpables? Si le preguntas a Cliff, la prensa, Overwatch y Destiny 2. Si le preguntas a la compañía que publicó el juego, PUBG. Lo cierto y fijo es que hay momentos en los que, en Steam, se juntan 5 jugadores. Ni más, ni menos, llegando a 0 hace unas semanas.

Fortnite, evolución a toda prisa

Fortnite es un caso especial. Mucho, en realidad. Llegó el año pasado, pero su desarrollo comenzó hace unos cuantos años, antes de que la actual generación de sistemas apareciera en el horizonte. Tras el desarrollo de Gears of War 3, Epic Games se puso a trabajar en su siguiente motor y, con él, en Fortnite.

Fortnite iba a ser la prueba de fuego para Unreal Engine 4 y, durante años, vimos diarios de desarrollo y vídeos que mostraban los avances tanto de Unreal, como de Fortnite. Pasó desapercibido durante unos años y parecía que nunca llegaría, hasta que Epic dio la campanada en 2017 y lanzó su juego. Y era tal y como ya se sabía: multijugador, o en solitario, en el que hay que construir defensas para repeler hordas de zombis.

Eso sigue estando en el juego final, pero, debido al tremendo éxito de PlayerUnknown's Battlegroudns y a que la industria estaba espabilando y reaccionando al juego battle royale, Epic lanzó Battle Royale. No solo lo crearon a toda prisa, sino que funcionaba y, siendo una copia de PlayerUnknown's Battlegrounds, Epic supo incorporar los elementos de recolección y construcción propios de Fortnite.

Battle Royale en Fortnite ha sido un éxito, tanto que ha canivalizado al equipo de Paragon y que, además, hará interesante el lanzamiento de la versión final de Fortnite. Veremos si Battle Royale termina consumiendo al propio Fortnite o si, por el contrario, será otro de los modos que tenga el juego en su estado final.

Lecturas recomendadas