Ir al contenido principal
Análisis Jurassic World Aftermath Oculus Quest
Análisis

Análisis Jurassic World Aftermath para Oculus Quest: atrapados en la escena de la cocina

Versión comentada: Oculus Quest

Oculus Quest sigue recibiendo exclusivas llamativas, de nuevo con raíces en el mundo del celuloide. Así, si el mes pasado era el turno de Star Wars: Tales of the Galaxy's Edge, ahora es el momento de Jurassic Park Aftermath, una suerte de secuela de Jurassic World que se situará entre las dos últimas películas para contarnos una historia original con algunos personajes conocidos... Vamos a ver si merece o no la pena.

Aunque muchos seguimos esperando el regreso de la saga a los cines con Jurassic World: Dominion, (cuyo rodaje ya ha terminado), lo cierto es que gracias a la realidad virtual podemos adentrarnos en su universo antes de poder disfrutarlo de nuevo en las salas de cine. Hoy ha llegado a la tienda de Oculus un nuevo juego con la licencia, y en nuestro análisis de Jurassic Park Aftermath para Oculus Quest vamos a ver qué ofrece y si merece la pena.

Como hemos adelantado, Jurassic Park Aftermath transcurre entre las dos películas de Jurassic World, y en él regresamos a isla Nublar, tras ser devastada por los dinosaurios, cuando ya es evidente su decadencia, pero aún no ha sido pasto del volcán.

Así las cosas, nuestro objetivo es muy simple: somos Sam, una suerte de ladrón de pocas palabras especializado en trabajos difíciles con una misión "sencilla": entrar en las instalaciones de Jurassic World, recoger algunos archivos, y salir. En su tarea no está sólo, y le acompaña Mia, una genetista que trabajó en la isla, y acude también con la expedición para guiar a Sam. Pero, como no podía ser de otra manera, antes de aterrizar, el avión sufre un accidente, Mia, queda malherida y Sam debe actuar sólo, aunque con su ayuda a través de una cámara corporal y un comunicador.

Esta es la premisa con la que Coatsink, los desarrolladores, quieren atraparnos y meternos la tensión en el cuerpo sintiendo que estamos solos e indefensos ante los dinos... Lo cierto es que el juego parte de unos mimbres interesantes e incluso cuenta con las voces de algunos de los actores que han participado en las películas, como Jeff Goldblum o BD Wong, pero pronto esta propuesta se deshincha, como vamos a ver.

Análisis Jurassic World Aftermath Oculus Quest

El primer problema de Jurassic Park Aftermath es que el juego llega sin traducir ni doblar, en perfecto inglés, y salvo que tengas un buen nivel, lo más fácil es que actives los subtitulos, lo que a mi, personalmente, me saca de la inmersión al ver "letras flotando" allí donde mire. Pero bueno, no es la primera vez, ni será la última. Eso mismo hemos visto hace unos días con otro juego de VR, Medal of Honor Above and Beyond, y antes en Star Wars: Tales of the Galaxy's Edge.

La cosa comienza fuerte: nuestro avión es asaltado por pteranodones, que acaban provocando que se estrelle. Nuestra desgracia continúa antes incluso de poder abandonar el avión tras el accidente: un enorme T-Rex acudirá a la zona del accidente: las vibraciones, sus sonidos, y poder verle parcialmente a través de las ventanillas añaden algo de tensión.

Oculus Quest 2

Oculus Quest 2

Visor de realidad virtual con dos mandos táctiles que no requiere el uso de un móvil como pantalla o un potentísimo ordenador de gaming para jugar a videojuegos en realidad virtual o usar aplicaciones compatibles.

Pero tranquilos: pronto te darás cuenta que esa ha sido la única vez que vas a ver al T-Rex y a los pteranodones, y que aquí van a ser otros los protagonistas. En concreto, los velociraptores, y en menor medida, el dilophosaurio. Esto ya limita de sobremanera el tipo de situaciones que vamos a encontrar en Jurassic Park Aftermath, y en cierto modo, lo que puede ofrecer el juego. Olvídate de correr delante del T-Rex ni nada parecido.

Dicho esto, casi todo el juego gira en torno a un bucle que se repite durante las 3-4 horas que puede dar de sí Jurassic Park Aftermath. Inspecciona las instalaciones, interactúa con puertas, ordenadores y otros mecanismos y evita el contacto con los dinosaurios. Ya está, no hay más. Dicho así puede sonar muy simple, pero es que el juego lo es, y hasta cierto punto arcaico.

Análisis Jurassic World Aftermath Oculus Quest

La mecánica principal de Jurassic Park Aftermath es evitar ser visto por los velociraptores (o evitar que el dilophosaurio nos escupa dos veces en el segmento de la aventura donde aparece). En el caso de los velociraptores, la táctica es siempre avanzar sin ser hacer ruido (algo que provocan puertas, correr o incluso los dispositivos con los que interactuamos) y podemos escondernos en armarios (ojo con abrir la puerta rápido) y jaulas, conductos de ventilación, o avanzar por debajo de mesas y otros lugares para no ser vistos y esperar a que los saurios se alejen.

No disponemos de ningún arma de ningún tipo, por lo que no podemos enfrentarnos a ellos. Sólo disponemos de gadgets inocuos, que bien nos indican hacia donde ir y el objetivo (en el brazo izquierdo), y una suerte de mando a distancia que nos permite activar radios, altavoces de megafonía, pantallas y otros trastos que hacen ruido para atraer la atención de los saurios. Nada más.

Si nos detectan, la pantalla se vuelve roja, y tenemos unos breves instantes para salir corriendo y escondernos. El problema es que es una mecánica que está rota: Sam corre como si pesara 200 kilos, lento y pesado, y se fatiga muy pronto, impidiendo mantener el ritmo de carrera durante mucho tiempo. Es decir, si te ve un velociraptor, lo más fácil es dejar que te coma (que todo sea dicho, verle saltar hacia nosotros es de esos momentos que pone los pelos de punta). Hemos intentado huir muchas veces, y los éxitos se cuentan con los dedos de una mano.

Y es que este es uno de los grandes problemas del juego: se siente como un juego muy, muy encorsetado e injusto. Tenemos pocas opciones a nuestra alcance (ni siquiera podemos coger objetos del entorno para tirarlos y hacer ruido y despistarles), la IA de los saurios es muy puñetera (da igual que no hagas ruido, tienden a oírte y seguirte siempre de cerca aunque seas el tipo mas sigiloso del mundo) y lo cierto es que debemos jugar como el juego quiere, no dejando libertad al jugador. El no poder escapar es un ejemplo de ello.

Análisis de Oculus Quest 2: mejorando el mejor casco de realidad virtual

En cierto modo, recuerda a lo rígido de algunos sistemas de los juegos de infiltración de hace más de 20 años, como Metal Gear Solid, y por eso chirría más ver algo que resulta tan arcaico hoy día. En su descargo diremos que el sistema de checkpoints suele funcionar bien y si, por ejemplo, tenemos que activar X dispositivos, si nos matan en el segundo, no tendremos que repetirlo todo desde el principio (aunque en otras ocasiones podemos estar algo alejado y tener que volver a darnos cierta caminata).

Tampoco ayuda que los paneles de puertas, ordenadores o sistemas de antena con los que tenemos que interactuar sean sencillos puzles en plan "Simon" (repetir una secuencia de botones), pulsar un interruptor en el momento justo o ajustar un dial hasta que una señal no tiene distorsiones. Son sencillos, y aunque aportan algo de variedad, lo cierto es que no consiguen remontar un desarrollo que tiende a volverse monótono y repetitivo pronto. Eso sí antes de tocar nada, no olvides abrir las jaulas y armarios que haya cerca, porque al más mínimo ruido tendrás a un velociraptor cerca.

Análisis Jurassic World Aftermath Oculus Quest

Casi todo el juego encaja dentro de este bucle (avanza por un ala de las instalaciones, evita a los saurios, toquetea cosas, y sigue evitando, y vuelve a empezar), salvo un pequeño fragmento en el que vamos por una zona a oscuras con una linterna, con la que debemos espantar al dilaphosaurio, que puede asustarnos cayendo de techos, saliendo de rejillas, etc. Pero dura poco, y de nuevo, no consigue levantar el juego de la monotonía en la que nos ha instalado.

Lo cierto es que al final uno se queda con la sensación de que el juego entero parece haberse diseñado en torno a una mecánica que vemos unos pocos minutos en la primera película (la famosa escena de los niños evitando a los velociraptores en la cocina), porque al final es a lo que acaba reduciéndose Jurassic World Aftermath.

Análisis Jurassic World Aftermath Oculus Quest

Aparte de todo esto, tampoco me ha convencido en exceso el estilo artístico por el que se ha optado. El Cel Shading funciona bien en juegos como Borderlands 3 o Dragon Ball FighterZ, pero aquí, el juego pedía a gritos un estilo más realista. Quizá se ha hecho para que los momentos de tensión sean menos agobiantes... pero lo cierto es que a mi me saca un poco de la acción y podían haber optado, aunque fuera, por el estilo de Campamento Cretácico

El sonido si funciona bien, en especial todo lo relativo a los sonidos y aspecto de los saurios. Es, quizá, lo más fiel al universo Jurassic Park que ofrece el juego.  Hay muchos guiños, documentos que expanden su universo o incluso las grabaciones que hemos mencionado antes. Pero como juego, aunque incluya coleccionables, es una experiencia breve, y no muy divertida, y que a título personal no volvería a rejugar.

El propio juego alerta que en 2021 recibirá un DLC con la parte de la historia que falta. Sí, porque para colmo de males, Jurassic World: Aftermath no cierra la historia, sino que termina con un cliffhanger que deja la historia totalmente abierta. Desconocemos sí este DLC incluirá variaciones sobre la mecánica principal del juego, aparte de nuevos saurios, pero para salvar los muebles no le vendría mal un cambio de aires, sobre todo, en lo jugable. Tal cual está, tienes que ser muy, muy fan de Jurassic Park para disfrutarlo

Valoración

Jurassic World: Aftermath coge la icónica escena de la cocina de la primera peli y lo convierte el eje central de las mecánicas jugables, otorgando al sigilo y evitar a los saurios todo el protagonismo, pero con un desarrollo lento y repetitivo que acaba cansando pronto, incluso siendo un juego corto (de 3-4 horas).

Hobby

58

Regular

Lo mejor

El sonido: escuchar los pesados pasos, gruñidos... Voces originales de actores de las pelis. La tensión de ser perseguido por un velociraptor.

Lo peor

Desarrollo arcaico y poco variado. No ofrece nada que no se haya visto antes. Avance lento y pesado. Repetitivo. Desaprovecha la licencia. 

Y además