Crítica de Luck, la película de animación nacida de la colaboración de Apple Original Films y Skydance Animation

Luck

¿La fortuna os sonríe? Apple TV+ estrena este viernes Luck, una película de animación en la que se reflexiona sobre el concepto de la buena y la mala suerte.

¡Estamos teniendo un verano muy animado! Los cines se han ido engalanando durante toda la temporada con el estreno de películas como Lightyear, Minions: El origen de Gru, DC Liga de Supermascotas y muy pronto Un héroe samurái: la leyenda de Hank. Está bastante claro que el público objetivo son las familias y en concreto, los pequeños de la casa.

Y los resultados de taquilla, de hecho, apuntan a que la decisión de estrenar pensando en ellos es más que acertada porque en el top 5 de las películas más taquilleras, además de encontrarnos las cintas de animación, prevalecen otros tres títulos que apuntan a la chiquillería: Padre no hay más que uno 3, Jurassic World: Dominion y Thor: Love and Thunder en segunda, cuarta y quinta posición. 

Pero el cine de animación también está encontrando un cómodo hogar en las plataformas de streaming, para aquellos que prefieren o no tienen más remedio que quedarse en casa. Y no nos referimos solamente a los apartados de contenidos infantiles de cada una de ellas, sino también a proyectos más grandes, que podrían haberse estrenado en cines comerciales perfectamente.

Tal es el caso de El monstruo marino, disponible en Netflix, o de Luck, la nueva propuesta que ha surgido de la colaboración de Apple Original Films y Skydance Animation (de facto su primera película) y que se estrena en exclusiva en Apple TV+ el viernes 5 de agosto. De ella vamos a hablaros largo y tendido.

VIDEO

Tráiler en castellano de Luck: una ración de buena suerte veraniega en Apple TV+

Lo primero que tenemos que señalar al respecto (y no es poca cosa) es el cambio de paradigma que la pandemia de COVID-19 aceleró: el consumo de cine en casa. Hubo un tiempo en el que habría sido impensable sacar adelante un proyecto de esta envergadura sin que estuviera ligado a la exhibición en salas.

Ahora, cuando ya hemos visto cómo muchos de los últimos trabajos de Pixar (Onward, Soul, Luca o Red) iban directamente a Disney+ y las ventanas se reducen cada vez más,  ni siquiera nos extraña. Es más, para las plataformas digitales, la inversión en animación es ya una parte de su estrategia de expansión y consolidación, con películas que incluso han arrasado en premios como La leyenda de Klaus.

Vamos, que el listón está alto y el hecho de que vayan a consumirse en televisores no hace que se cuiden menos. Vaya por delante que la calidad de la animación, el diseño de los personajes y la factura técnica de Luck, darían de más y de sobra para una grata experiencia de visionado en una pantalla grande.

 

Luck nos presenta a Sam Greenfield, una mujer que ha tenido una vida bastante complicada y a la que, a juzgar por o que le sucede cada día, podríamos calificar como la persona más desafortunada del mundo. Para ella, todo es un contratiempo: tomar una ducha es una carrera de obstáculos y si su tostada se cae al suelo, puedes apostar a que lo hará por el lado de la mermelada.

Un buen día se cruza en su camino un gato negro pero a ella, lógicamente, eso no le preocupa... ¿qué más podría pasarle? Así, descubre los peniques de la suerte, unas monedas que le traen fortuna a sus portadores.

Pensando en Hazel, una niña huérfana en proceso de encontrar un hogar de acogida, Sam seguirá a ese extraño gato hasta la Tierra de la Suerte donde los humanos no tienen permitido entrar y donde se gestan tanto las buenas rachas como la potra o los tropiezos. Ella quiere a toda costa un penique para Hazel gracias al cual podría encontrar una familia para siempre con la que vivir en paz, al fin.

Aunque en principio el argumento de Luck puede parecer muy sencillo, lo más interesante de la película es que da para más de una reflexión que el público más pequeño además hace casi de forma natural.

Todos desearíamos tener siempre buena suerte, pero de ser así, no apreciaríamos cuándo la tenemos. Por otra parte, cuando las cosas no van como esperamos es cuando podemos sacar a relucir nuestro lado más creativo, aprender a tolerar el fracaso y la frustración, gestionar nuestras emociones y, en definitiva, convivir con la incertidumbre.

Luck

Luck es por tanto una de esas películas que nos invitan a "desaprender" y a confiar en nosotros mismos. Cuando pasamos una mala racha, tendemos a mortificarnos pensando que de algún modo nos lo merecemos y nuestro instinto de supervivencia nos emplaza a vivir con miedo. Pero, como dicen aquí, es importante dejarse llevar y tener autoestima para superarlo.

Entre tanto la película despliega ante nosotros un imaginario colorista y muy atractivo con leprechauns, gatos y una dragona tomando el centro de un escenario en el que hay una cara B: la de la falta de suerte con trolls y criaturas con forma de tubérculos afrontando un mundo más sombrío en el que la resiliencia y el afán de superación están a la orden del día.

Quien se anime a disfrutar de Luck en versión original encontrará un reparto de voces que incluye a Jane Fonda, Whoopi Goldberg, Eva Noblezada, Simon Pegg, Flula Borg, Colin O'Donoghue, John Ratzenberger y Adelynn Spoon. Nuestro consejo: no tentéis a la suerte dejándola escapar. Es una de las películas más maduras a nivel de inteligencia emocional que se han estrenado últimamente.

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

Simpática y colorista, esta propuesta destinada al público infantil permite también abordar con los peques algunas cuestiones interesantes como la resiliencia, la resolución de problemas, la confianza en uno mismo o la perseverancia. Tiene más enjundia de lo que parece, aunque es bastante fácil adelantarse a los acontecimientos.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

Es una película de agradable visionado y con algunas ideas interesantes sobre cómo abordamos las malas rachas.
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

Resulta muy predecible: llegados a un determinado punto sabes cómo va a terminar y no se sale un milímetro de los raíles.
Hobby

75

Bueno

Y además