Imagen de perfil de Akatsuya
Análisis de Uncharted 3 La Traición de Drake
Akatsuya

Heredando ropa del hermano mayor

Hablar de Uncharted, es hablar de una franquicia que ha
dejado a su paso una gran huella en nuestras Playstation 3, un grande de esta
generación y que por consiguiente ha sacudido la industria del videojuego.



Uncharted 3 ha tenido que hacer frente desde el principio a un obstáculo, que
no es otro que su antecesor. Las mentes detrás de este difícil proyecto son las
integrantes del estudio Naughty Dog, que con la premisa de un galardonadísimo
Uncharted 2 el listón lo había dejado muy alto. Sabían lo complicado de la
situación y la expectación que habían provocado en los usuarios. Con esta perspectiva,
lo han intentado y han logrado crear un grandísimo juego que, pese a todo, no
supera a su predecesor. Pero consigue mantenerse en lo alto, que no es poco.

 

Si hay una palabra que define Uncharted, esa es
espectacularidad, su pilar base. La clave de la saga sobre la que el estudio
acostumbra a trabajar, sobretodo desde la segunda parte, con el impacto visual
como seña de identidad. En esta última parte se podría decir que se mantiene,
pero también se explota casi de manera excesiva dejando algún que otro momento
muy memorable. Prepárate para un juego de acción trepidante, sin descanso por
momentos.

 

El desarrollo, sobretodo al comienzo de la aventura es algo
lento. Además dispone de un planteamiento absolutamente lineal, solo hay un
camino posible. A penas existe la posibilidad de elección en su mecánica.

A pesar de todo, el juego es muy variado, poniéndonos una vez más en la piel del
temerario Drake dispuesto a hacer aquello con lo que nos tiene acostumbrados: escalar
lugares de vértigo, repartir tiros o tortas (con reminiscencias a Batman:
Arkham), ejecutar saltos imposibles y resolver puzles (bastante mejorados,
presentándonos misteriosos enigmas aunque sin demasiada complicación). Es de
destacar la existencia de una sensación de motorización de los sucesos, las
cosas ocurren porque los diseñadores así lo han programado. Por ejemplo: no
podrás pasar sigilosamente cuando te plazca, el juego te dará pistas de los
momentos en que puedas hacerlo, únicamente en ese momento. Como jugador no
tienes esa libertad, pero esto es parte de la magia con la que Naughty Dog dota
su obra y que lo hace tan grande. Está claro que si buscas hacer lo que te
plazca, no juegues Uncharted.

Eso sí, hay algo que predomina a lo largo de la aventura: Superficie que pisa
Drake, superficie que se desploma. Esto es algo que, asombrosamente, se repite
constantemente convirtiendo el juego muchas veces en predecible y reiterativo.

Como curiosidad, me quedo con la repetición de un capítulo o nivel “El convoy”
que no solo comparte nombre con el homónimo de la segunda entrega. No se por
qué razón se tomaría esta decisión, no obstante tampoco se puede decir que
tenga nada de malo.

 

Tanto grafica como técnicamente la calidad es apabullante,
haciendo gala de bonitas texturas. No logra diferenciarse demasiado de
Uncharted 2 pero si puede apreciarse cierta optimización.

Como ya viene siendo natural en Naughty Dog, el mimo o más bien obsesión por
los detalles está presente, logrando un acabado impecable. Como por ejemplo los
tesoros, que pasan de ser brillos a objetos que ocupan el espacio del
escenario.

Puestos a pedir, se esperaba más del motor de físicas, algunos detalles menores
siguen igual que en la primera parte chocando un poco con la mejoría en otros
apartados. Como por ejemplo: el mar, la lluvia, la manera en que los personajes
se mojan, incluso el icónico desierto no logran sorprender del todo.

En cuanto al apartado artístico nos encontramos con diseños hiperrealistas,
coloridos y preciosistas. Personajes con aspectos dispares, muy detallados e
incluso alguno que otro rediseñado. Además cuenta con enemigos bastante
variados. La ambientación, tanto de parajes “reales” como ficticios es como de
costumbre, asombrosa. Realmente da gusto desplazarse por tan espléndidos
lugares desde casa.

Todo esto  siguiendo la línea habitual en
la serie Uncharted.

 

Nos encontramos con un sonido a la altura de la saga, una banda sonora excelente que conserva tradición con el tema principal. Unos
doblajes al español de lo mejor en el sector de los videojuegos, y un trabajo excepcional
por parte de los actores originales una vez más.

Hablando de actores, la relación entre los personajes es otra de esas cosas que
hace grande al veterano estudio Naughty Dog, y que como no podía ser de otra
forma esta entrega lo ha heredado. En contrapunto, hay algunos que pasan sin
pena ni gloria al tener apariciones fugaces, como Salim.

 

Jugabilidad brillantemente ajustada como ya viene
presumiendo de atrás. Destaca su simplicidad en la mecánica, logra ser incluso
más fácil que sus predecesores. También los innumerables puntos de control siguen
siendo algo común.

Sus novedades no dejan de ser interesantes pero se antojan algo escasas, entre
las más señaladas: devolver granadas, combate vertical, persecuciones…

 

Nos encontramos con la narrativa habitual, llena de clichés recurrentes en el cine actual. El argumento es pasable, sin sorpresas prácticamente, estereotipado como ya
mencioné más arriba, pero que te
atrapa. Podríamos decir que no redescubre nada con respecto a anteriores entregas,
sin embargo no se esperaba tal cosa.

 

Respecto a la duración, es la típica en el género. Da para
unas buenas horas de diversión y es muy rejugable. Además cuenta con un logrado
multijugador que te mantendrá enganchado al mando, alargando su vida útil.

 

Ya que lo menciono, se nos presenta un multijugador muy
optimizado con respecto a la segunda parte, realmente es una evolución lógica
de este. Variado, divertido e incluso desafiante. Puede presumir de unos geniales
y novedosos mapas cambiantes, que ni siquiera tienen presencia en el modo para
un jugador. Gran aportación además el cooperativo local a pantalla partida. Por
no hablar del modo “Aventura cooperativa", con unos sucesos y enemigos
totalmente renovados y recreados.  Aunque
es totalmente incomprensible la limitada libertad de personalización de
partida.

 

Para terminar, hay algo que me dejo en el tintero por lo que
siento verdadera lástima, que si no lo suelto reviento. Me refiero a la
traducción al español del título del juego, me ha decepcionado una vez más.
Desde Uncharted 2 con ese “El Reino de los Ladrones” (nada que ver con el original
Among Thieves) que no le encontrabas
ni pies ni cabeza, hasta un “La Traición de Drake” que una vez acabado el juego
todavía sigo preguntándome cual es la traición esa… Deception significa más bien engaño o fraude (exactamente lo que
siento cuando leo estos títulos) y eso sí tiene sentido en la historia.

Esta decisión de comercialización sin tener en cuenta el contenido me parece
deplorable.

 

Tengo que aclarar de forma obligada que mi experiencia de
juego ha sido por completo en modo 3D estereoscópico, lo que ha sido una grata
sorpresa, la definición de la imagen e incluso del sonido aumentan, potenciando
los grandiosos gráficos de Uncharted 3. Por no hablar de la calidad del 3D
propiamente, con una profundidad y relieve satisfactorios. No
obstante, este gran descubrimiento se ve salpicado por pequeños defectos gráficos
sobretodo en contornos de estructuras. Un extra de lo más
recomendable.

 

En conclusión, Uncharted 3 es un imprescindible para
los amantes del género, de la acción trepidante y por supuesto de la saga, que
ningún jugón debería perderse. La gente de Naughty Dog nos ha dado, una vez
más, una lección de como hacer un gran juego sin perder la chispa a pesar de la
larga sombra que Uncharted 2 proyecta sobre esta tercera parte.

92

Excelente

Lo mejor

Lo peor

Análisis de HobbyConsolas

Más análisis de usuarios