Stray, análisis de la aventura cyberpunk para PS5, PS4 y PC que debuta en PS Plus Extra y Premium sin coste adicional

Análisis Stray

En el análisis de Stray damos cuenta del primer juego para PS4, PS5 y PC de BlueTwelve Studios, un pequeño estudio del sur de Francia que lleva 6 años trabajando (y mimando) su ópera prima, una aventura cyberpunk protagonizada por un gato. Pero, ¿merece la pena?

Pocos editores de juegos indies pueden presumir de tener tanto ojo para encadenar, de manera tan consistente y continuada en el tiempo, una serie de lanzamientos tan originales como únicos. 

Outer Wilds, What Remains of Edith Finch, Sayonara Wild Hearts, Solar Ash, Gone Home o el más reciente The Artful Escape... Te podrán gustar o no, pero como juegos, no se les puede negar que son distintos y, en la mayoría de casos, soberbios en su campo.

A esta larga ristra se suma ahora un juego que lleva tiempo dando que hablar, y que como vamos a ver en este análisis de Stray para PS5, PS4 y PC, tiene todos los ingredientes para sumarse a este sólido catálogo del editor indie.

Stray es, además, uno de los primeros juegos disponibles sin coste adicional para los usuarios de PS Plus Extra y Premium desde el día de lanzamiento, y es uno de los grandes atractivos para los suscriptores en el mes de julio.

VIDEO

Análisis de Stray, un espectáculo MIAUyúsculo para PS5, PS4 y PC

La atractiva premisa de Stray, una aventura en la que controlamos a un gato en un mundo "cyberpunk" habitado por robots, hizo que los jugadores de medio mundo se vieran atraídos por su misteriosa propuesta y bellísima puesta en escena. Pero, bajo esa bella fachada se esconde mucho más...

Ya sólo el mero título adelanta muchas cosas: Stray, que en inglés significa extraviado, tiene como referente real un gato abandonado que adoptaron los cofundadores del estudio, y es una palabra que sintetiza muchos de los temas aborda el juego.

Pero tranquilos, que sobre la gran mayoría de estos temas no diremos nada para no destriparle la experiencia a nadie... Aquí sólo vamos a contar lo justo y necesario para poneros en situación.

Stray comienza, como muchas grandes historias, de manera sencilla. Mientras deambula con su felina familia, nuestro bigotudo amigo nos irá mostrando cómo realizar las principales acciones del juego, desde saltar a un saliente o bajar de él a maullar, beber, acurrucarse, arañar una superficie, observar "en primera persona" el entorno...

Valoración Stray

El drama comienza cuando una tubería se descuelga bajo sus pies tras un salto e irremediablemente acaba cayendo por un oscuro abismo que le separará de su peluda familia.

Más allá del susto y el golpe, pronto descubrimos que hemos dado con nuestros huesos en una ciudad muerta, lúgubre y desierta, sin rastro de vida por ninguna parte.

Mientras exploramos sus calles y aprendemos a realizar otras típicas acciones gatunas, como tirar objetos de mesas y salientes, nos iremos enfrentando a los primeros puzles y desafíos ambientales, que serán una constante a lo largo de la aventura para poder avanzar.

Desde bloquear sistemas de ventilación a quitar y reutilizar baterías en otro lugar, muchos de estos puzles los hemos visto en otros juegos, pero que, en algunos casos, cambian radicalmente con la perspectiva de un felino de estas reducidas dimensiones.

Mejores accesorios para PS5 que puedes comprar

Mejores accesorios para PS5 que puedes comprar

Estos son los mejores accesorios que puedes comprar si ya tienes una PlayStation 5 y quieres sacarle el máximo partido.

Ver listado

Cabe destacar que, los puzles, se mantienen a lo largo de la aventura en el terreno de lo asequible. Es decir, se pueden completar sin mucha dificultad pensando 2 minutos. Eso sí, tendrás que tener en cuenta las fortalezas y debilidades de un gato, y usar el entorno, para aprovecharlas o superarlas.

Rodar un barril, subirte a objetos para alcanzar un punto determinado, hacer caer pilas de libros al subirte encima de objetos y saltar al suelo... nada extremadamente complicado que arruine la experiencia.

Superados estos primeros puzles no tardaremos en descubrir la razón por la que la ciudad está desierta, y no es otra que una plaga de criaturas, conocidas como Zurks, capaces de devorar cualquier cosa, ya sea de carne o de metal, y que nos obligan a huir a la carrera evitando el más mínimo roce con ellos. 

Estas huidas son una de las piezas que Stray introduce en otros momentos de la aventura, añadiendo nuevas capas que hacen que no sea una simple huida "otra vez", e incluso introduciendo mecánicas propias de un "puzle" con el entorno, para controlar la amenaza.

Esta primera carrera concluye al encontrar refugio en una casa abandonada que, por casualidades del destino, nos unirán a B-12, un parlanchín dron que será nuestra voz y nuestras "manos" en muchas de las situaciones que nos esperan en el resto del juego.

De primeras se trata de un bot que, por su largo letargo sin batería, tiene lagunas acerca de su historia, pero poco a poco, a través de los casi treintena de recuerdos que podemos recoger, irá recordando cosas y así podremos reconstruir el relato de lo que ha sucedido en el mundo del juego.

Stray, análisis y opinión

La relación entre gato y bot es una de las partes centrales del juego, no sólo como elemento narrativo, sino como mecánica jugable que nos permite realizar distintas acciones... ¿o acaso veis a un gato acarreando y usando unas llaves en una puerta?

Si bien controlamos al gato directamente, en cualquier momento podemos "activar" al dron, bien para usar su linterna y alumbrar zonas oscuras, obtener información de un objeto que hemos conseguido, hablar con los robots o incluso darnos indicaciones de nuestros siguientes pasos. No llega a ser cargante como Navi en Ocarina of Time...

B-12 puede hacer alguna acción adicional, una mecánica clave en algunos momentos de acción. Pero de verdad, preferimos no contar mucho más para que lo descubráis por vosotros mismos. Porque, cuanto menos sepáis de Stray, más lo vais a disfrutar. 

Con B-12 como nuestro aliado, logramos salir de la ciudad fantasma (que viene a ser el tutorial del juego) y llegamos al primero de los entornos abiertos (sí, hay varios), la ciudad habitada por robots que hemos visto en los primeros trailers y que está cerrada a cal y canto, para evitar la plaga de los glotones Zurk.

Los juegos más impresionantes con gráficos de nueva generación de lo que llevamos de 2022

Horizon Forbidden West

No es un lugar excesivamente grande, al igual que el resto de los lugares "abiertos" que visitaremos, pero sí algo "enrevesado", ya que también juega con la altura, abriendo la puerta a que demos rienda suelta a las habilidades del gato para explorar el entorno.

Porque Stray busca que cualquiera pueda disfrutar de la aventura independientemente de su habilidad. Así, no hay un botón de salto como tal que pueda poner las cosas difíciles a algunos jugadores menos expertos.

Para subir o bajar a un saliente, basta con reorientar la cámara con el stick derecho al lugar que quieres alcanzar, y si el gato puede llegar, aparecerá una X para indicar que pulsando ese botón saltarás (o descenderás, si es lo que quieres).

Así logramos subir a bajar a tejados, sirviéndonos de salientes, tuberías o máquinas de aire acondicionado. Todo está simplificado y la verdad es que funciona bastante bien, incluso si quieres encadenar varios saltos entre distintos obstáculos o salientes (basta con mantener el botón X pulsado).

Como hemos adelantado, gracias a B-12 podremos comunicarnos con todos y cada uno de los robots que. como curiosidad, tienen nombre y su propio carácter. Los hay afables, los que no demostrarán cariño por nuestro peludo amigo... Son, en cierta medida, un reflejo del ser humano.

Hablando con ellos podemos descubrir más sobre cada uno de los lugares por los que pasamos, y nos darán información interesante para saber qué o a quién debemos buscar, o la tarea que debemos realizar para poder seguir avanzando.

Esta zona abierta nos deja libertad para movernos, experimentar y probar cosas (por ejemplo, prueba a interactuar con las máquinas de refrescos iluminadas) o incluso acometer alguna tarea opcional.

Algunos de estos cometidos opcionales los realizaremos casi sin darnos cuenta mientras cumplimos alguna tarea principal, como encontrar partituras para dárselas a un músico callejero.

Otras pueden conllevar búsquedas más concienzudas para encontrar objetos que nos pidan los robots, como plantas de distintos tipos, o para poder intercambiarlos con un vendedor. Y luego están los recuerdos a encontrar... que no todo están a la vista mientras avanzamos.

Y tranquilos, que la historia de Stray va introduciendo de manera gradual diferentes estilos y mecánicas de juego, como puedan ser el sigilo, que juega una parte fundamental en el último tercio de la aventura, con guiño a Metal Gear Solid incluido (¿o era Solid Snake el que hacía el guiño a los gatos?).

 

Perderse en Stray es prácticamente imposible, ya que siempre tendrás las indicaciones necesarias para saber qué hacer (o se lo podrás preguntar a B-12), pero os recomendamos desde ya que dediquéis tiempo a explorar hasta el último rincón de su mundo.

No sólo porque la ambientación es espectacular y juega con cierta dualidad, ya sea para mostrar  rincones realmente bellos (callejuelas repletas de neones, reflejos en el agua...) e interiores que son realmente únicos en cuestiones de diseño, o por el contrario lugares con una atmósfera más desasosegante.

Además, dedicar tiempo a explorar concienzudamente los entornos nos permitirá encontrar algunos coleccionables, como unas chapas, que de otro modo pueden pasar completamente inadvertidos.

Como decía, prefiero no contar mucho más de lo que ofrece Stray: esto que he adelantado vendrá a ser como mucho los primeros 45 minutos del juego, y a partir de ahí la trama se vuelve infinitamente más interesante.

Sólo diré, para rematar, que Stray en cierta medida me ha recordado a Inside, el recordado indie de Playground, en tanto en cuanto, la aventura muestra una cosa, pero su mensaje puede ir por otra parte y puede tener múltiples lecturas, según cada jugador. 

En mi caso, tanto la atmósfera del juego, como lo que me ha transmitido, me han dejado con cierta angustia. ¿Qué simboliza el gato? ¿Y el mundo del juego? ¿Somos nosotros un reflejo de los robots? En fin, me encantaría leer que ha significado para vosotros el juego.

Como digo, Stray es un juego que, como otras grandes obras (me vienen a la cabeza ICO o Shadow of The Colossus), brilla por su opresiva y majestuosa ambientación, triste, sombría e incómoda de digerir por momentos

No es sólo que veas un mundo sin vida, gris, oscuro y por momentos despiadado. Es también lo que vas descubriendo y que explica por qué se ha llegado ahí. Y el final... pues eso, es el remate.

Un remate que se ve potenciado enormemente por la brutal banda sonora, compuesta por Yann Van Der Cruyssen, que maneja con maestría la atmósfera de juego con temas electrónicos, ya sean con potentes ritmos de batería, a momentos más emotivos o de mayor tensión.

Stray PS5

También ayudan a que nos metamos en la historia las vocecillas de los robots, los efectos de un mundo mecánico pero, sobre todo, la parcela visual. Stray es un juego realmente preciosista; y poco se le puede reprochar. El nivel de detalle es obsesivo, y lo vas a notar hasta en los desconchones de las paredes. 

Para este análisis de Stray hemos jugado en PS5, y si tuviéramos que destacar algo negativo, sólo serían algunos problemas con las físicas de algunos objetos al colisionar con ellos (como cajas que son ligeras como una pluma o que salen disparadas al cielo al impactar con ellas a la carrera), y que tiene fácil solución vía parche.

Quitando eso, y un ligero popping en una de las secuencias finales del juego y algo de clipping puntual, Stray puede presumir de ser un título muy cuidado en lo técnico. Es un juego que entra por los ojos desde el primer minuto y ni siquiera esos leves fallos te van a sacar del espectáculo.

Sirvan como ejemplo las animaciones del gato, que son impresionantes y muy naturales, o incluso que se hayan recreado algunos "típicos momentos" gatunos; el uso del Dualsense también tiene alguna sorpresa (como un logrado efecto de ronroneo al acurrucarse o la resistencia de los gatillos al arañar con las patas).

Stray, análisis y opinión

Pero lo que es enfermizo es el nivel de detalle de todos los entornos: grafitis, suciedad, herrumbre, decadencia... A cada paso que damos, siempre verás algo que llama la atención.

Aun con esas, Stray se mueve a 60 fps constantes, sin caídas, y se ve de lujo, incluso en el entorno más grande y sobrecargado que visitarás cerca del final del juego (y que es un verdadero espectáculo de luces).

Llegar al final de Stray me ha llevado dos tardes intensivas, unas 7-8 horas de juego (si por ejemplo mueres devorado por los Zurk y tienes que volver al último punto guardado, el reloj del juego no contabiliza ese tiempo).

Lógicamente, si dedicas más tiempo a explorar los entornos, repites algún capítulo para conseguir algunos trofeos (como, por ejemplo, superar el primer encuentro con los Zurk sin que te toquen), esa cifra se puede disparar hasta las 10-12 horas, o puede que más.

Comprar o no Stray

Sí, como otras joyas indie (sin ir más lejos, el mencionado Inside), la duración de Stray se antoja algo corta. Pero no porque no termine de desarrollar su historia, que lo hace perfectamente.

Es porque no querrás dejar atrás su mundo y que su historia se acabe tan pronto. La sensación es que no estira el chicle, ni alarga artificialmente su duración. Dura lo que tiene que durar, pero tiene aspectos tan buenos que te gustaría que durara más.

Y una vez veas los títulos de crédito, empezarás a rumiar sobre su final, a lo que significa para ti, o lo que te ha dado a entender. Y es entonces cuando Stray termina de hundir sus garras y ya no te suelta. Una pequeña joya que deberías probar, te gusten o no los gatos...

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

Stray es una aventura indie protagonizada por un gato, que bien podría pasar un triple A, que pone el foco en la exploración y los puzles. No sólo cuenta con una soberbia producción técnica, también cuenta con un gameplay ameno y un mensaje de los que calan. ¿El problema? Que te va a dejar con ganas de más cuando lo acabes... y no es muy largo.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

El universo del juego, su historia y la atmósfera visual y sonora. El mensaje que deja. La música.
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

Se te hará corto. Pequeños defectos técnicos. ¿Hemos dicho que te quedarás con ganas de más?

Plataformas:

PC,

PS5

Versión comentada: PS5

Hobby

90

Excelente

Y además