Ir al contenido principal
Consolas del futuro
Reportaje

¿Cómo serán las consolas del futuro?

Juegos en la nube, streaming, juegos como servicio, ray tracing, inteligencia artificial... El futuro de las consolas es tan apasionante como enigmático, e incluso, preocupante. Algunos dicen que las consolas están condenadas a extinguirse. ¿Será cierto?

Imaginar el futuro siempre da un poco de miedo. ¿Cómo serán las consolas de futuro?

Echamos la vista atrás y vemos cómo eran los juegos de consolas antes, y cómo han cambiado. De Final Fantasy VII a Fortnite. De Punch-Out a Splatoon 2. El software no ha dejado de evolucionar, pero el hardware se ha mantenido más o menos igual en las tres últimas décadas. En la época de la NES, la SNES, la PS One, se usaba una máquina que ejecutaba juegos en modo local, almacenados en un soporte físico: un cartucho, o un disco.

Así funcionan también las consolas actuales. La única diferencia es que hoy en día muchos juegos se descargan, pero al final terminan almacenados en el disco duro o la memoria interna de la consola, y se ejecutan localmente en esa máquina.

En los últimos años hemos vivido una revolución en los juegos, y ahora es el turno de la revolución del hardware. Para bien, o para mal, eso aún está por ver...

PS5

El CEO de Sony Interactive Entertainment, John Tsuyoshi Kodera, dijo hace unas semanas que PlayStation 4 está entrando en la fase final de su ciclo de vida. Microsoft también está deseando que esta generación termine, porque para ellos ha sido una pesadilla, aunque no pueden anunciarlo tan abiertamente con el estreno tan reciente de Xbox One X.

Así serán los smartphones del futuro

Se da por hecho que en 2019 o 2020 tendremos nuevas máquinas. ¿Cómo serán las consolas del futuro? Muchos auguran que serán las últimas, antes de dar el salto a las consolas virtuales, o a las no-consolas: juegos en streaming que se ejecutan en servidores externos, y nosotros solo necesitaremos una pantalla y un gamepad (y pagar un suscripción) para jugar. Lo que algunos llaman "pagar por humo"...

El streaming y las consolas como servicio (y no como hardware), llegará. ¿Pero cuándo? ¿Cómo serán las consolas del futuro?

PS5 y Xbox One Scarlett

Para intentar intuir lo que nos espera en los próximos años, hay que empezar por el futuro más inmediato: PS5 y Xbox Scarlett. Existen rumores de que saldrán en 2019. Parece un poco precipitado, pero dado que PS4 (incluso la Pro) comienza a quedarse atrás en los juegos multiplataforma frente a Xbox One X y PC, y que Microsoft está deseando romper la baraja y empezar de cero, no es extraño que tengamos nuevas consolas en Navidad de 2019. Por otro lado, la ventaja de Sony en la generación actual es tan grande que no tiene ninguna prisa, y Microsoft se juega tanto que no puede precipitarse, así que lo más razonable es pensar que no llegarán hasta 2020. Es lo que afirman analistas como Mat Piscatella.

xbox

Según mister Lanzo diez predicciones al día y alguna acertaré, el analista Michael Patcher, la nueva Xbox llegará antes que PS5. Tiene su lógica porque la ventaja de PS4 es tan grande que Sony puede esperar a ver lo que hace su rival, pero Microsoft tendrá que presentar algo revolucionario si quiere que lanzar Xbox Scarlett antes tenga algún efecto.

Un año antes o un año después importa poco, en relación a lo que estamos hablando. ¿Qué es lo que sabemos hasta ahora de las consolas del futuro?

PS5 con Ryzen e IA

El trabajo de AMD y Sony con la tecnología de PS4 ha sido asombroso. El nivel gráfico y técnico que disfrutamos en juegos como Horizon Zero DawnGod of War con un hardware de hace 7 años, es un milagro.

Sony tiene que estar inmensamente satisfecha con la APU (CPU + GPU) de AMD para PS4 y PS4 Pro, así que lo lógico es que siga contando con AMD para PS5. Y la lógica (y los rumores) nos dicen que PS5 tendrá una CPU Ryzen, los nuevos procesadores de AMD que ya están disponibles en PC, con un rendimiento un poco por debajo de los Intel más potentes, pero a un precio más ajustado. Lo importante aquí es que la tecnología Ryzen apuesta por los diseños multinúcleo con 8, 12 y 16 núcleos y el doble de hilos, multiplicando el rendimiento de la multitarea. Una función crítica en las consolas actuales, que además de ejecutar los juegos graban vídeo y hacen streaming, o controlan funciones de chat, la UI del usuario, etc.

PS5

Según afirma Digital Foundry, Advanced Technology Group, una división de desarrollo de Sony, está experimentando con Ryzen como CPU de PS5 y probando las virtudes del procesador en el LLVM (Low Level Virtual Machine), una función clave para integrar el software de desarrollo de juegos con un hardware específico.

Casi podemos dar por hecho que PS5 usará una APU formada por una CPU Ryzen de 8 o 16 núcleos y una GPU con arquitectura Navi, la sucesora de Vega, que lleva años en desarrollo. Navi se basa en la arquitectura de fabricación de 7 nm y en la memoria HBM2 optimizada para multiplicar el rendimiento con un menor consumo y emisión de calor. Pero los rumores indican que no estará lista hasta finales de 2019 o 2020, y eso retrasaría el lanzamiento de PS5. Si alguien puede esperar, es Sony... Solo si a Sony le entran prisas ante un lanzamiento sorpresa adelantado de Xbox Scarlett, podría olvidarse de Navi y recurrir a Vega.

AMD Ryzen

Han surgido rumores de que PS5 podría usar una GPU discreta, es decir, una tarjeta gráfica como en PC. Tendría sentido si esa tarjeta se pudiera cambiar, así Sony evitaría lanzar varias consolas dentro de una generación. Pero entonces ya no tendríamos una consola, tendríamos un PC. Fragmentaría a los usuarios, ya que los juegos tendrían distinto rendimiento según la tarjeta, y reduciría el rendimiento de la consola. Además haría el desarrollo de juegos más difícil. No creo que Sony quiera convertir la PS5 en un PC.

Esta es la tarjeta gráfica más vendida en Amazon

¿Y la memoria? Para mover gráficos 4K se necesitan 8 GB de memoria gráfica, así que lo lógico es que PS5 tenga al menos 16 GB de memoria RAM + VRAM.

A nivel de almacenamiento, podemos decir adiós a los discos duros, una tecnología que ya se considera anticuada. Las consolas del futuro usarán discos SSD o M.2, que compañías como Samsung y WD ya están fabricando en tamaños más grandes y en grandes cantidades, para reducir los precios. 

También deberían ser compatibles con sistemas de sonido 7.1, como Dolby Atmos.

Así podria ser el hardware de PS5

Xbox Scarlett se asoma a la nube

Sorprende que muchos analistas digan que la nueva Xbox podría salir antes que PS5, y sin embargo sabemos mucho menos sobre ella. Pero hay una información interesante proveniente de la web de Paul Thurrott, un periodista con muchos contactos en Microsoft.

Xbox One

Según Thurrott, la nueva generación Xbox Scarlett estará compuesta por dos consolas. Una será una consola tradicional, y la otra solo funcionará con juegos en streaming. Es decir, los juegos se ejecutarán en la nube, en los servidores de Microsoft, y se retransmitirán a nuestro televisor o monitor en tiempo real, controlados por la consola de streaming. Será un dispositivo con un hardware más ligero y costará menos que la consola convencional, aunque ejecutará los mismos juegos. Pero al ser en streaming, habrá que pagar una suscripción mensual para jugar.

Como vamos a ver, el juego en streaming tiene un gran problema: la latencia. El retardo entre que damos una orden con el gamepad, y se refleja en el juego. Microsoft tiene pensado solucionar esto ejecutando algunas funciones, como las entradas del gamepad, el procesado de imagen, y la detección de colisiones, en modo local, en el propio dispositivo. Pero eso significa que el juego tendría que funcionar en paralelo en modo local y en la nube, perfectamente sincronizados. No es nada fácil de conseguir.

Esto tendrán las consolas del futuro

Los rumores que acabamos de recoger, unido a la pistas que nos llegan de la evolución del PC, y a nuevas tecnologías que comienzan a aplicarse, nos ayudan a predecir algunas novedades tecnológicas que sí estarán en las consolas del futuro con el 100% de probabilidad. Vamos a descubrir qué aportan...

4K sí, pero...

Es obvio que la resolución nativas de las consolas del futuro será 4K o Ultra HD. Esa es la excusa que nos pusieron para lanzar PS4 Pro y Xbox One X.

El problema es que, a la hora de la verdad, la resolución 4K en consolas es un reescalado, salvo en algunos títulos escasos con resolución 4K nativa. Y los 60 fps son una quimera.

TV 4K Amazon Prime Day 2018

La lógica dice que las consolas del futuro deberían aspirar a usar la resolución 4K a 60 fps, pero la realidad es que para conseguir eso, con la tecnología actual, necesitas una tarjeta gráfica de 1000 euros. El salto de 1080p a 4K es brutal: cuatro veces más resolución, y por tanto, cuatro veces más de potencia. La PS4 Pro tiene unos 4,2 Teraflops de potencia de cálculo, mientras que Xbox One X sube a 6 Teraflops. Con esto se puede jugar a 4K nativo y 30 fps en títulos muy concretos.

Mark Cerny, uno de los diseñadores de la PS4 y PS4 Pro, afirmó hace unos meses que para jugar a 4K nativo con calidad gráfica alta y 30 fps se necesitan 8 Teraflops. Timothy Lottes, ingeniero de AMD, habló de 7.4 Teraflops.

Parece claro que las consolas del futuro partirán de una resolución 4K a 30 fps para los títulos potentes, y 60 fps para los menos exigentes gráficamente. ¿Qué necesitarían para alcanzar los ansiados 4K y 60 fps? Unos 12 Teraflops. Eso ya lo consiguen algunas tarjetas gráficas de PC actuales, pero como hemos dicho, con precios que rondan los 1000 euros, inaceptable en una consola. Si la PS5 y la Xbox Scarlett quieren alcanzar estos valores, tendrán que usar una tecnología gráfica optimizada que ofrezca más potencia por menos coste.

Inteligencia Artificial

La Inteligencia artificial ya ha llegado a los asistentes virtuales, a Facebook, a Google, a los móviles. Aunque no nos damos cuenta, está en todos los sitios. Y en la próxima generación, llegará a las consolas.

DeepMind

No hablamos de la IA de los enemigos, que también se verá potenciada. Nos referimos a la Inteligencia Artificial como apoyo al sistema operativo y al hardware de las consolas. Algoritmos de machine learning que estudiarán cómo usamos la consola y se anticiparán a nuestras necesidades. Descargarán primero los parches de nuestros juegos favoritos, darán prioridad a los mensajes de nuestros mejores amigos, y si conectamos la consola el martes por la tarde, cargará directamente la PlayStation Store, porque sabrá que ese día siempre entramos a ver las novedades de la semana...

En los juegos, la IA aprenderá a identificar los que más jugamos para precargarlos, acelerar el arranque, o dedicar recursos de la consola. Será capaz de ajustar velocidades de reloj y potencia de la GPU según el tipo de juego, o dedicar más o menos WiFi a diferentes tareas, según lo que más nos interesa. Podrá aplicar antialiasing solo en las zonas en donde se necesita, o ajustar la calidad gráfica de forma más precisa que ahora.

La IA será una de las revoluciones ocultas de las consolas del futuro.

Apoyo de la nube

Microsoft ya lo anunció en esta generación: la nube mejoraría los juego de Xbox One, añadiendo más potencia de cálculo para tareas como destruir edificios en Crackdown 3.

Crackdown 3

Todo eso quedó en el olvido, o más concretamente, se va a trasladar a las consolas del futuro. Usarán potencia gráfica extra proveniente de servidores de Sony o Microsoft (la nube) que mejorarán los gráficos, la IA de los enemigos, los objetos destruibles, el número de enemigos en pantalla, y otros aspectos de los juegos.

Ray tracing

El ray tracing ya está aquí, y va a ser una revolución. ¿Alguna vez te has preguntado por qué las películas de Pixar o los efectos especiales de Star Wars o los filmes de Marvel son más reales que los de los videojuegos? Es por el ray tracing, una técnica gráfica que simula el movimiento de los rayos de luz y su reflejo en las superficies, tal como lo percibe nuestros ojos.

Raytracing

Las películas llevan años usándola porque se crean con docenas de ordenadores ultra potentes que tardan días, incluso semanas, en generar una película. Pero los videojuegos funcionan en tiempo real, y los gráficos hay que crearlos en décimas de segundo, mientras juegas.

NVIDIA acaba de anunciar sus nuevas tarjetas Geforce RTX, que utilizan Ray tracing en tiempo real para generar los gráficos. Va a ser la mayor revolución gráfica de los últimos diez años. Para que te hagas una idea de cómo serán los gráficos del futuro, echa un vistazo a este vídeo generado con ray tracing en tiempo real con tarjetas RTX Quadro. ¡Es una revolución gráfica!:

AMD también está trabajando con ray tracing, y ya tiene varias demostraciones disponibles. Si quieres saberlo todo esta revolucionaria tecnología, no te pierdas este reportaje:

Cómo funciona el Ray tracing y por qué revolucionará los videojuegos

Si el ray tracing ya ha llegado al PC, es lógico pensar que las consolas del futuro también lo usarán. De hecho éste podría ser el gancho de PS5 y Xbox Scarlett para obligarnos a cambiar de consola.

Contenido procedural

Una variante de la inteligencia artificial aplicada a los juegos, es el contenido procedural. La capacidad de que un algoritmo cree los escenarios o los personajes del juego, en lugar de un diseñador. El ejemplo más conocido es No Man's Sky, en donde miles de millones de planetas, desde la última roca a las plantas o animales, están generados de forma procedural.

Veremos mucho contenido procedural en las consolas del futuro, lo que añadirá variedad, sorpresa y aleatoriedad a los mundos abiertos.

Realidad virtual y aumentada con sensores

Se habla mucho del éxito o el fracaso de la Realidad Virtual. En los móviles es un juguete sin interés y en PC, un lujo al alcance de muy pocos. Pero en consolas Sony ha vendido 3 millones de PlayStation VR, lo cual está muy bien, porque tampoco es un producto barato. Y hay cientos de juegos disponibles.

La Realidad Virtual ha llegado para quedarse, y lo que hemos visto es solo un anticipo. Las consolas del futuro ofrecerán soporte completo de realidad virtual, al nivel de lo que estamos viendo ahora con HTC Vive Pro, e incluso mejor.

Veremos también un aumento de sensores que nos permitirán sentir y tocar, dentro de un escenario de realidad virtual, como ya ocurre con los guantes VRgluv.

Guantes VRgluv

Tenemos que estar atentos también a la realidad aumentada (mezcla de escenarios reales e imágenes virtuales), que está pegando fuerte en los móviles, en juegos como Pokémon GO o los animojis de Apple, y que podría usarse en consolas equipadas con cámaras, o sincronizadas con el propio móvil.

Diferencias entre realidad virtual, aumentada y mixta

Retrocompatibilidad

La retrocompatibilidad es una de las polémicas más difíciles de predecir en las consolas del futuro.

A Microsoft le ha ido muy bien con su decisión de incluir la retrocompatibilidad de sus anteriores consolas mediante emulación. Se ha ganado el respeto de los gamers.

Xbox One retrocompatible

Y a Sony le ha ido muy bien pasando del tema por completo para optar por las remasterizaciones y los remakes, obligando a los fans a volver a pasar por caja.

¿Cuál de las dos visiones se usará en las consolas del futuro? Es difícil de saber. Lo más probable es que ambas hagan lo mismo que en esta generación, pero dependerá del hardware que usen. Si el cambio es muy radical, será más complicado.

La retrocompatibilidad se va a usar como una arma para vender consolas, según lo necesiten, y seguramente será el gancho de sus plataformas de streaming, ya que es más sencillo ejecutar en la nube juegos antiguos. Sony ya lo hace con PlayStation Now, ofreciendo en streaming juegos de PS3 y PS2, aunque no ha llegado a todos los países.

Consolas más sociales

La actual generación de consolas ha integrado las redes sociales en los juegos y la comunidad gamer, al poder subir vídeos a YouTube e incluso hacer streaming en tiempo real en Twitch y similares.

Twitch estrena aplicación de escritorio para PC con nuevas funciones

Las consolas del futuro potenciarán más estos aspectos, con un mejor soporte de las retransmisiones, más herramientas de edición de vídeo, y la integración de tus canales en las propias plataformas.

Futuros inciertos

Hemos visto las tecnologías confirmadas que incorporarán las consolas del futuro. Hay otras que flotan en el aire, y preocupan a los fans. ¿Se convertirán en realidad?

Futuro incierto número 1: consolas sin disco

Una de las cosas que más temen los usuarios de consola, es la desaparición del mercado físico. Que se eliminen los discos y tengamos que depender en exclusiva de las descargas.

NVIDIA Shield

Hay algunas iniciativas en marcha, como el servicio  Xbox GamePass, que da acceso a cientos de juegos mediante subscripción, o el recién estrenado Origin Access Premier, con el que disfrutas de todas las novedades de EA por 15 euros al mes.

Según los analistas de Barron Next,  en 2022 el 100% del mercado de los videojuegos sería digital. Dyke Wells y Neil Millstone, desarrolladores del juego Smoke and Sacrifice, creen que ocurrirá dentro de dos generaciones.

¿Serán PS5 y Xbox Scarlett consolas sin disco? Lo más probable es que no. Los juegos son cada vez más grandes, y la resolución 4K multiplica su tamaño por dos o tres. Hoy en día juegos a 4K en PC como Final Fantasy XV o Forza Motorsport 7 exigen una descarga que se acerca a los 70 GB. No es problema con una buena conexión de fibra como hay en los países del primer mundo, pero en muchos países las conexiones aún son muy lentas, y sacar una consola sin disco cerraría las puertas a muchos mercados.

La cultura de los videojuegos gira en torno al coleccionismo de ediciones físicas, a las ediciones de coleccionista, y todo eso se perdería. Hay algo en los juegos, como en los libros, que te anima a coleccionarlos, a tener tu biblioteca de juegos y libros favoritos, y disfrutar de ellos cuando quieras, sin cuentas, sin suscripciones, y sin alquileres permanentes, que es lo que significa una compra online.

Desde un punto de vista económico, muchas cadenas de tiendas físicas y sus miles de puestos de trabajo, tendrían que cerrar. Por no hablar de la industría alrededor de la fabricación de discos, estuches, transporte de los juegos... 

Desaparecería también el mercado de segunda mando, que es vital en consolas. Muchos usuarios pueden comprar nuevos juegos porque venden los que ya han terminado, y con lo que sacan financian futuras compras. Sin el mercado de segunda mano la venta de juegos se vería muy afectada. Mucha gente no podría acceder a las novedades.

resident evil 2,

Los juegos solo existirían hasta que las compañías quieran. Hoy mismo Microsoft ha anunciado que dejará de vender online el juego Forza Horizon 2 el 30 de septiembre. Si un juego solo descargable se deja de vender, ya no hay forma de conseguirlo...

Por último, si los juegos en digital solo los venden las tiendas de las consolas y tres o cuatro comercios controlados tipo Amazon, Game, etc., tendríamos muchas menos ofertas que ahora.

El videojuego como servicio, ¿es el futuro de la industria gaming?

Muchos toman como referencia al PC y a Steam, en donde los juegos en físico casi han desaparecido. Pero es un mercado muy diferente, completamente abierto. Cualquier desarrolladora puede vender sus claves de Steam, existen multitud de tiendas que hacen promociones por su cuenta, e incluso se permite el mercado de claves de segunda mano. ¿Aceptarían todo eso las consolas? Es poco probable...

Biblioteca Steam
Toda la biblioteca de Steam en la palma de la mano.

No sabemos si el fin de los juegos en disco está cerca, porque ni siquiera eso ha ocurrido con la música o el cine. Pero lo que es seguro es que no ocurrirá en la próxima generación. Hay demasiados factores asociados a los juegos en disco, no es solo cuestión de descargas sí, o descargas no...

Futuro incierto número 2: juegos en suscripción

Las principales compañías de videojuegos apuestan por los servicios de suscripción. No en el futuro, es el presente. EA acaba de estrenar Origin Access Premier, con el que accedes a todas las novedades de EA por 15 euros al mes. Microsoft tiene Xbox GamePass, que también te deja jugar a todas las novedades sin limitaciones (mientras pagues la cuota mensual). Sony tiene PlayStation Now, y Nintendo ofrecerá la Consola Virtual (juegos retro) solo mediante suscripción.

Origin Access Premier

No hay nada de malo en que existan estas plataformas, como más opciones para elegir tengamos, mucho mejor. Pero el temor de muchos usuarios es que en las consolas del futuro solo exista la suscripción, y que los videojuegos se conviertan en una especie de Netflix.

Es algo en lo que las compañías van a insistir, porque para ellas es muy ventajoso que todos sus usuarios estén dentro de su plataforma, que no existan las ventas, y que no se pueda jugar fuera de la suscripción. Pero están todos los problemas asociados que hemos explicado en el apartado anterior, de las consolas sin disco.

En la próxima generación los juegos solo mediante suscripción está completamente descartado, pero en la próxima... Quien sabe...

Futuro incierto número 3: juegos en streaming

Muchos agoreros anuncian el fin de las consolas. Están convencidos de que la próxima generación será la última. Las consolas morirán sustituidas por dispositivos de streaming, o el propio móvil o el PC conectados a una pantalla, que recibirán los juegos en streaming.

Me recuerda a los cineastas y escritores de los años 40 y 50 del pasado siglo, que imaginaban un año 2000 en donde todos viajábamos en coches voladores y nos íbamos de vacaciones a la Luna, como el que se va el fin de semana a la playa. Pero estamos en 2018, y nada de eso ha pasado...

Los juegos en streaming no son ninguna utopía. Ya están aquí, en servicios como PlayStation Now. Y como hemos visto, Xbox Scarlett también se basará en esta tecnología. Pero una cosa es ofrecerlos, y otra diferente sustituir al mercado físico y las descargas, y extinguir las consolas.

Las mejores películas y series Marvel en Netflix

Mucha gente cita a Netflix cuando habla del streaming, pero es una comparación sin sentido. Una película la recibes, y la ves. El streaming siempre es el mismo, así que se puede descargar con unos segundos de antelación para que sea fluido. Pero el streaming de videojuegos es un proceso de ida y vuelta. Recibes vídeo y envías tus acciones con el gamepad. Y aqui entran en juego aspectos clave como el ping, la latencia, todo tipo de retardos que hacen que tus acciones en el mando, no se reflejen al instante en pantalla. Aunque solo sean unas décimas de segundo, lo notas, y puede hacerte perder una partida de Fortnite.

Teclado y ratón Xbox One

El retardo existe incluso al jugar de formal local. Hay gamers que cambian de monitor porque la imagen tiene un par de milisegundos menos de latencia, o juegan con ratón y teclado con cable para evitar el retardo de la conexión inalábrica. Si eso ocurre con dispositivos situados a metros de distancia, imagina la latencia que añaden los juegos en streaming, que funcionan en servidores situados a cientos de kilómetros.

Nuevas tecnologías como la conexión 5G van a multiplicar por cuatro la velocidad de conexión y a reducir mucho la latencia, pero no llegará hasta 2020, y necesitará años para extenderse.

Las compañías están interesadas en el streaming porque les abre un nuevo mercado de gente que no compra consolas. EA ha reconocido que quiere llevar los juegos de consola a las Smart TV y a los móviles, usando streaming. Quizá el futuro sean los juegos en streaming, pero aún faltan años, muchos años, para que nos planteemos jubilar a los juegos instalados o descargados. EA habla de diez años. Veremos... 

El futuro es híbrido: la clave nos la dió Nintendo Switch

Hemos visto una gran cantidad de tecnologías que podrían llevar las consolas del futuro. Unas casi seguras, otras más cuestionables. Pero curiosamente, la clave nos la ha dado la Nintendo Switch.

Diablo 3 para Nintendo Switch

La consola híbrida de Nintendo ha sabido fusionar con acierto las consolas de salón y las consolas portátiles, para contentar a todo el mundo sin menospreciar a nadie. Quien quiera puede jugar en la tele, y el resto, en modo portátil.

Las consolas de la próxima generación van a ser consolas híbridas. Los rumores lo confirman con Xbox Scarlett: será una consola tradicional, y una consola de juegos en streaming. Así será el futuro inmediato. Consolas que mezclan tecnologías, un poco para tantear el mercado, y otro poco para contentar a todo el mundo.

Veremos versiones de consolas con y sin disco. Servicios de suscripción mezclados con servicios de streaming, y descargas tradicionales. Su aceptación (o no) decidirá si, más adelante, se eliminan los discos o se adopta el streaming.

La próxima generación de consolas tendrá un poco de todo. Después, quien sabe...

Y además