Análisis de Harvestella para Nintendo Switch y PC, ¿un juego de rol de acción "granjera" o un simulador de granjas rolero?

Análisis Harvestella

Square Enix sigue imparable lanzando nuevos títulos en 2022 y ahora es el turno de Harvestella, un juego que mezcla rol de acción con mecánicas propias de juegos de granja para dar como resultado ¿un título original y capaz de entretener a los amantes de ambos géneros? Vamos a verlo en nuestro análisis... 

Anunciado en junio de 2022, Harvestella fue una de las sorpresas de Nintendo en su Direct Mini de junio, un nuevo juego de rol de Square Enix que prometía aire fresco gracias a su fusión con mecánicas propias de los juegos de granja y simuladores de vida.

Un título que se sumaba a un catálogo de lanzamientos de Square Enix especialmente abultado en este 2022, con títulos como Triangle Strategy, Babylon's Fall, Stranger of Paradise: Final Fantasy Origins, Chrono Cross, Live a Live, The Diofield Chronicle, Valkyrie Elysium... y eso sin entrar en actualizaciones de FFXIV, más remasters por salir y lanzamientos ajenos al RPG.

Pero Harvestella tuvo "algo" que llamó la atención de los jugadores, y era un estilo que prometía alejarse un poco de sus habituales RPG, tanto estéticamente (en cierto modo, el diseño de personajes recuerda a Vagrant Story), como a nivel jugable.

Sus desarrolladores son Live Wire Inc., responsables del soberbio metroidvania Ender Lilies Quietus, aunque aquí cambian de tercio hacia algo más rolero, con Square Enix asumiendo el papel de editor.

VIDEO

HARVESTELLA – trailer de lanzamiento

Un juego que, como hemos dicho, apuesta por introducir mecánicas propias de los juegos de simulación y granjas en concreto, como hemos visto en la sagas Rune Factory o Story of Seasons, o títulos consagrados como Stardew Valley

Pero, a pesar de estas interesantes fusiones, ¿está a la altura de estos otros juegos de temática similar y es capaz de ofrecer algo distinto? Vamos a verlo en nuestro análisis de Harvestella.

Cosechas de ajos y melones, cosechas de ilusiones (roleras)

Si no jugaste a la demo, que incluía los dos primeros capítulos de Harvestella, la historia nos presenta a Ein, el más que manido personaje amnésico, que se despierta en una aldea, recordando apenas su nombre y poco más. 

Puedes elegir si Ein es chico, chica o género no binario, algo que Square introduce en uno de sus juegos por primera vez. Eso sí, tus elecciones apenas cambian estéticamente el aspecto del personaje, de aspecto algo afeminado, y las opciones para personalizarlo son más bien escasas (color de pelo, ojos... y poco más).

La intro ya nos deja entrever que en el mundo pasa algo raro con los Lumiciclos, unos extraños tótems que se encargan de regular las cuatro estaciones y lo que sucede entre ellas, una etapa conocida como la Quietud.

Este extraño suceso entre estaciones es mortal, debido a unas partículas que lo destruyen todo. Poner el que poner un pie en la calle puede implicar la muerte. Y, qué cosas, nosotros hemos estado tirados unos días en el suelo durante la Quietud, y no nos ha pasado nada.

Análisis Harvestella

Es el arranque de una historia mucho más compleja de lo que pudiera parecer a simple vista, en la que tan pronto se introducen personajes que vienen de brechas espacio-temporales, como estamos ayudando a un enemigo o adentrándonos en un reino submarino... 

Y en ocasiones sin tener muy claro el porqué, dado que la historia de Harvestella es algo enrevesada y tendrás que pasar unas cuantas horas jugando para poder empezar a entender qué está pasando. 

Eso sí, ni si quiera ese misterio y retorcimiento evita que la historia sea algo irregular, con personajes bastante estereotipados que caen en lugares comunes muy frencuentemente y situaciones que se ven venir desde muy lejos.

Mejores accesorios para PS5 que puedes comprar

Mejores accesorios para PS5 que puedes comprar

Estos son los mejores accesorios que puedes comprar si ya tienes una PlayStation 5 y quieres sacarle el máximo partido.

Ver listado

Aún así, la historia de Harvestella tiene el suficiente atractivo como para invitar a seguir jugando, algo que se ve reforzado por su jugabilidad que, como hemos adelantado, añade a un desarrollo propio del rol elementos de simulador de granja.

Como juego de rol, no faltan muchos de los aspectos habituales: podemos comprar accesorios que mejoran nuestro ataque y defensa, o equipo que nos permiten acarrear más objetos... 

Combates, ¿de secano o regadío?

Los combates son de acción, vemos a los enemigos por las mazmorras (son zonas más o menos amplias y abiertas, a veces para recrear el camino que une dos ciudades) y podemos huir o enfrentarnos a ellos. 

Mantienen muchas de las "normas" del género, como las afinidades y debilidades elementales, enemigos a los que no podemos derrotar de primeras por tener mayor nivel que nosotros (conocidos como "Miedos") y también novedades.

Una de ellas son las llamadas "roturas", unos indicadores que vamos rellenando con daño afín a la debilidad elemental del enemigo y que, en el fondo, se comportan como multiplicadores del daño que causamos.

Harvestella también cuenta con un sistema de trabajos (diez en total), que desbloqueamos al unirnos a algunos personajes durante la aventura, o al desarrollar nuestra relación con ellos, por ejemplo, realizando misiones secundarias relacionadas con su historia, tomando pequeños descansos que nos permiten comer juntos.... 

Análisis Harvestella Nintendo Switch

De este modo, comenzamos con el rol más clásico y básico, el de luchador, para ir aprendiendo oficios como el de mago, experto en asaltos, lancero celestial, mecánico...

Cada uno de estos trabajos suele tener un enfoque distinto (combatir desde la distancia, cuerpo a cuerpo...), así como combinaciones de habilidades y combos que los hacen únicos.

Además, cada trabajo cuenta con su propio árbol de habilidades (llamado "Tarea"), que vamos desbloqueando con los "puntos de tarea" obtenidos al derrotar a enemigos. Pueden ser incrementos de daño, nuevos hechizos o mejoras para tardar menos al cambiar entre los tres oficios que podemos llevar equipados.

Porque esa es otra: podemos llevar equipados un total de 3 oficios, e intercambiar entre ellos esperando un tiempo de "regeneración", lo mismo que para usar los hechizos y habilidades de cada oficio (no hay MP, ni maná ni nada que limite su uso).

Análisis Harvestella

Lo cierto es que el control de los combates se mantiene muy sencillo, con el botón Y para lanzar los ataques, B para saltar y X para usar el objeto equipado. Además, con ZR y los botones frontales activamos las habilidades especiales y cambiamos entre los tres trabajos. Todo muy intuitivo, la verdad.

Dentro de este esquema, sólo hay dos limitaciones reales. La primera es el  "vigor", una barra amarilla que hay debajo de nuestra barra de vida, que limita nuestras acciones. Porque todo en el juego, desde extraer materiales a correr, tiene un coste en vigor.

Si te quedas sin Vigor, no podrás hacer nada más que andar, ni siquiera correr. Y hasta que no comas y recuperes el indicador, o vuelvas a casa y duermas, no podrás realizar ninguna otra acción. De hecho, podemos llevar comida siempre en nuestra mochila para evitarlo.

El segundo, y mayor limitante de Harvestella, es el tiempo. Cada estación dura en 30 días, y cada día en horas que pasan "volando". Moverte entre ciudades o puntos de interés consume minutos (menos que en la demo), cocinar platos, construir objetos o recorrer una mazmorra también consume tiempo... incluido cuidar de nuestra granja.

Harvestella Nintendo Switch

De hecho, recorrer una mazmorra no es algo posible de hacer en un único día y encontraremos atajos, en forma de escaleras o puentes, que podremos reparar para agilizar las cosas en nuestra siguiente visita, aunque son construcciones que también consumen tiempo.

Tampoco es posible estar "de farra" toda la noche en una mazmorra: Ein sucumbirá a los brazos de Morfeo pasadas ciertas horas y tras algunos avisos de sueño. Si nuestro personaje desfallece, o pierde toda la vida, aparecerás al día siguiente en casa, y la doctora de la aldea cobrará sus honorarios por atenderte.

Es una mecánica que impide que abuses de ella, porque los honorarios de la doctora siempre van a más, nunca a menos, y el dinero es un bien bastante escaso, y que cuesta bastante conseguir. Ahí es donde entra la granja.

Los mejores juegos de Nintendo Switch de la historia

Los mejores juegos de Nintendo Switch

Esas manos no son de mago, son de toda una vida en el campo

En la aldea donde nos acojen, hay una máxima, y es que todo el mundo tiene que ser autosuficiente. Por eso, tras comprobar que estás bien, lo primero que te dan es una cabaña con un pequeño terruño para que te las apañes. 

Debes arar la tierra, plantar y regar, y recoger los frutos. Son todo tareas sencillas de primeras...pero poco a poco van ganando en complejidad. Cada tipo de cultivo puede ocupar más o menos terreno, pueden necesitar de 1 a 6 o más días para crecer, otros generan fruto regularmente sin necesidad de volver a plantar...

Por si fuera poco, con el cambio de estación cada 30 días, la quietud arrasa con todo lo que tengamos sembrado, y habrá que empezar de cero, teniendo en cuenta los cultivos más favorables para la nueva estación.

A esto se suma que podemos fabricar aperos, como un martillo para destruir las piedras que obstaculizan nuestro campo, o máquinas que nos permiten procesar la comida y, por ejemplo, crear pienso. 

Sí, porque también podemos tener animales, previa construcción de una cerca (que cuesta su buen dinero). Y eso sólo en las primeras horas, en las que también construimos una encimera para cocinar, siempre que consigamos recetas o compremos nuevas.

Opciones de Harvestella: cocina, pesca, comida a domicilio

También podemos aprender a pescar, ampliando aún más nuestras fuentes de ingresos. Porque todo lo que generemos en la granja, consigamos en las mazmorras o fabriquemos, es susceptible de ser depositado en una caja de intercambio, y obtener dinero por cada objeto.

Y, como decimos, el dinero es imprescindible para comprar desde semillas a accesorios, armas o mejoras para nuestra granja. Y es aquí, con este planteamento, donde aparecen los "problemas" de Harvestella.

A quien a buen farmeo se arrima, ¿buen RPG le cobija?

Valga el chiste malo, el "farmeo" es un poco exagerado, tanto para conseguir acumular algo de dinero (que quizá es lo que más cuesta en las primeras horas), como para subir de nivel a Ein. 

Por el mero hecho de recorrer las mazmorras una y otra vez, derrotando a los enemigos (reaparecen después de cada día), subimos de nivel y conseguimos los puntos de tarea para desbloquear habilidades.

Por suerte no sube sólo el trabajo que usamos, sino los tres que tenemos equipados, lo que nos permite ir subiéndolos de manera más o menos "orgánica", aunque más avanzada la historia, dependiendo de tu forma de jugar, es posible que tengas que farmear para lograr tener todos los trabajos al mismo nivel.

Merece la pena Harvestella

Al principio subimos rápido, pero después la cosa va ralentizando. Además, al final de cada mazmorra, que pueden tener dos o más zonas, nos espera un enemigo final, bastante más duro que el resto. 

Si no tienes un determinado nivel, no has comprado los accesorios y mejoras de armas necesarias, o incluso desbloqueado habilidades del trabajo, quizá la dificultad del combate pueda resultarte muy elevada y tendrás que seguir farmeando.

Con la granja, pasa un poco lo mismo: planta, riega, recoge... y vuelta a empezar. Y como las ganancias siempre se suelen ser algo justas, la repetición se convierte en uno de los ejes del juego

 

Y cuando acumulas dinero, las mejoras permiten ampliar su tamaño, lo que implica que tardaremos algo más en preparar realizar las tareas rutinarias, aunque por contra, obtendremos mayores beneficios. Vamos, que el reto es repartir el tiempo para maximizar los beneficios.

De hecho, un día normal en Harvestella suele girar en torno a coger lo sembrado, preparar el terreno (arar y regar), comprar o plantar las semillas en los huecos libres, y entrar en la mazmorra a subir de nivel y reparar los atajos, hasta tener lo necesario para llegar y enfrentarnos al jefe y seguir avanzando en la historia.

También es cierto que entre medias de este bucle van introduciéndose novedades, que están muy bien dosificadas y siempre dejan esa sensación de que siempre hay algo nuevo para hacer, desbloquear o aprender, mientras avanzas en la historia y las estaciones.

Análisis Harvestella

Así, tan pronto estaremos desbloqueando las misiones opcionales de los NPC (que podemos cumplir mientras avanzamos en la historia, desde buscar objetos a completar mini historias de los personajes), a cumplir encargos para las hadas, entregar comida a domicilio y otras tareas extra, como buscar unas muñecas escondidas.

Eso sí, siempre queda la sensación que la parte de granja es más un complemento a la rolera que a la inversa. Va creciendo en complejidad, pero no llega a dar la sensación de ser la parte importante, sino un complemento, un extra para generar el dinero...

Y, aunque la Quietud la pintan de mortal, lo cierto es que podemos salir y zambullirnos en una mazmorra atípica, repleta de pozos, de la que pueden salir tanto enemigos como objetos.

¿Lo que se dice una buena cosecha para Nintendo Switch?

Técnicamente, Harvestella en Nintendo Switch correcto "a secas". Tanto en modo portátil como en dock corre a 30 fps, si bien jugando en la tele se pueden apreciar algunos tirones.

Y, aunque es un juego bastante con una marcada línea estética, lo cierto es que adolece de algunos fallos comunes con otros juegos. Por un lado, está el tema de la "borrosidad". 

Harvestella debe recurrir a algún tipo de técnica de resolución dinámica que, según la carga de trabajo muestra imágenes más o menos borrosas. Cuanto más hay en el horizonte, y más detalle tiene que pintar en pantalla, más borrosos son los elementos. Sirva como ejemplo la captura de abajo.

Análisis Harvestella

En interiores y escenas de vídeo, la definición vuelve a recuperarse y todo suele ser más nítido. Es un juego bonito, pero emborronado por este tipo de detalles, valga el mal chiste. También nos hemos topado con algún que otro fallo con la iluminación, quedándose la luz "atascada" en alguna parte de la pantalla sin venir a cuento.

Como hemos mencionado antes, salvando las distancias, el estilo artístico recuerda al de los juegos de Yasumi Matsuno, como el mencionado Vagrant Story o Final Fantasy XII (de hecho, el sistema de trabajos recuerda vágamente al de este último). 

Los escenarios, por su parte, también son variados, con algunos rincones con bastante encanto y unidos por un precioso diorama, en el que también pasa el tiempo volando.

Todo con una ambientación de fábula gracias a una la banda sonora que cuenta con algunos de esos temas que se te grabarán a fuego, en parte por su calidad, en parte porque te lo van a repetir hasta que pidas piedad.

Análisis Harvestella

Como juego, a Harvestella se le pueden reprochar unas cuantas cosas: que escatime en animaciones a la hora de extraer los materiales/cosechar o que los enemigos sean bastante genéricos y poco inteligentes (el combate muchas veces se siente un intercambio de golpes, muy básico y sin táctica, salvo en los jefes). 

También se echan en falta opciones como poder vender directamente en las tiendas (lo tienes que hacer en la caja de intercambio) o incluso poder saltar las escenas de vídeo, después de haber intentado vencer a un jefe por enésima vez y volver a cargar la partida para no perder dinero.

Incluso sus diálogos, con diversas opciones para responder, parecen no tener efecto sobre lo que sucede a continuación en el 99% de los casos, dejando una cierta sensación de ser opciones que están por estar. 

Son pequeños detalles, pero son de esos que sumados, y según tu paladar, harán que conectes con Harvestella o lo aborrezcas por completo pasadas las primeras horas. Es un claro caso de juego con presupuesto modesto que, con un poco más de tiempo y recursos, podría haber dejado algo mucho más sólido y contundente.

En mi caso, ni estos fallos o carencias, ni la repetición, me han llegado a desesperar, pero entiendo que estos bucles en la jugabilidad pueden no ser del gusto de todos los jugadores.

Si no es tu caso, te gustan los juegos de rol y los simuladores de granja, no quería terminar este análisis de Harvestella dejando claro que tienes unas buenas probabilidades de que te guste, sobre todo si esperas más de la parte RPG que de la granjera.

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

Harvestella parte de una propuesta muy interesante, combinar una historia al estilo Final Fantasy con mecánicas de juegos como Stardew Valley, pero no logra dar el do de pecho al no profundizar en ninguno de sus elementos. Añade defectos técnicos y tenemos el claro caso de un juego AA que con un poco más de tiempo y presupuesto pudo ser AAA.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

Sencilla y entretenida mezcla de rol y simulador de granja. El sistema de trabajos. El estilo artístico. Algunos temas de la BSO. La traducción.
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

No termina de exprimir al máximo sus facetas, en especial la granja. En Nintendo Switch se ve algo borroso. El farmeo y repetición.

Plataformas:

Nintendo Switch,

PC

Versión comentada: Nintendo Switch

Hobby

78

Bueno

Y además

Harvestella

Harvestella Ficha

Plataformas:

Nintendo Switch, PC

Lanzamiento: