Logo Hobbyconsolas.com

Modo rendimiento vs calidad en PS5 y Xbox Series X|S, ¿cuál es mejor?

Modo calidad vs rendimiento en PS5 y Xbox Series X|S

Tanto en PlayStation 5 como en Xbox Series X|S, muchos videojuegos permiten seleccionar el modo de ejecución que más se ajuste a nuestras preferencias, en función de la resolución, la calidad gráfica, la fluidez y el rendimiento. Pero ¿cuál de los dos es mejor?

Llevamos más de tres años en la actual generación de consolas, desde que PS5 y Xbox Series X|S llegaron a las tiendas en noviembre de 2020, y lo cierto es que muchos usuarios todavía no conocen bien las diferencias entre los modos calidad y rendimiento a la hora de disfrutar de nuestros juegos.

Siempre han existido en PC, pero las consolas de Sony y Microsoft (incluso Nintendo Switch) adoptaron estas configuraciones con la llegada del 4K. Es decir, cuando PS4 Pro y Xbox One X irrumpieron en la industria.

A la hora de ejecutar un juego, en muchas ocasiones se nos da a elegir entre modo calidad (o fidelidad) y modo rendimiento. A veces incluso hay más variantes, como el soporte 120 Hz en televisores y monitores compatibles o distintas combinaciones de resolución y fps añadiendo efectos ray tracing, como en Marvel's Miles Morales, sin ir más lejos.

Parece que PS5 Pro y la actualización de hardware de Xbox Series podrían acabar con esta disparidad, pero, de momento, nos toca pelearnos con interminables ajustes gráficos.

Seguro que ya sabes lo que diferencia a ambos modos de ejecución. No obstante, quizá tengas dudas sobre si es mejor el modo calidad o el modo rendimiento, en función de tu consola.

En este reportaje, vamos a repasar las diferencias, similitudes y características de los modos calidad y rendimiento en PlayStation 5 y Xbox Series X|S.

Modo rendimiento vs resolución en PS5 y Xbox Series X|S: ¿cuál es mejor en cada consola?

Análisis de WD_Black SN850P, el SSD oficial de PS5

Modo rendimiento

El modo rendimiento, conocido como performance mode, es la ejecución de un videojuego dando prioridad a la fluidez antes que a la calidad gráfica. Dicho de otra forma, se centra en estabilizar o incrementar la velocidad de fotogramas por segundo (FPS).

Guarda relación con aspectos como la tasa de Hz (hercios) o la VRR (frecuencia de actualización variable). Antaño, los juegos se caracterizaban por funcionar a 30 o 60 Hz (fue uno de los mayores problemas para lanzamientos europeos en los años noventa).

Cuando seleccionamos el modo rendimiento, el juego en cuestión se moverá con mayor fluidez, pero realizando una serie de sacrificios técnicos que podrían no ser del agrado de todos los jugadores.

Modo rendimiento

No todos los juegos poseen esta variante de ejecución, pero la generación de PS5 y Xbox Series X|S ha enfatizado el uso del modo rendimiento como parte de la optimización de los títulos.

Por regla general, los juegos de PS5 y Xbox Series X|S funcionarán a 60 FPS con el modo rendimiento activado, e incluso elevando la cifra hasta los 120 FPS en caso de tener un monitor o televisor compatible con 120 Hz (y si el videojuego permite esta configuración, claro).

Claro, esto hace que la resolución y la calidad gráfica desciendan considerablemente. Pocos juegos mantienen la resolución 4K con el modo rendimiento habilitado, ya que la mayoría se establecen entre 1080p y 1440p.

¿Cómo se activa el modo rendimiento o performance mode? Todos los juegos que incorporan este modo permiten habilitarlo desde el menú de configuración o ajustes, en la pestaña de Gráficos (o similares).

No obstante, en PlayStation 5 es posible establecer el modo rendimiento por defecto para todos los juegos (que tengan esta opción, claro). Para ello, sigue estos pasos:

Análisis de Forza Motorsport para Xbox Series X-S y PC
  1. Entra en Ajustes desde el menú principal de PS5.
  2. Selecciona la pestaña Datos guardados y configuración de juegos/aplicaciones.
  3. Entra en Configuración predeterminada.
  4. Selecciona Modo rendimiento como configuración estándar para todos los juegos.

Hasta la fecha, no existe una opción similar en Xbox Series X|S, ya que son las propias consolas las que establecen el rendimiento adecuado (podemos elegirlo desde los ajustes de cada juego) para dicho título por defecto.

¿Hay diferencias entre el modo rendimiento de PS5 y Xbox Series? No particularmente, ya que la tasa de FPS suele ser la misma, aunque sí existen diferencias a nivel de resolución (con el modo rendimiento seleccionado).

Por ejemplo, comparando los dos grandes juegos de conducción de cada sistema, Gran Turismo 7 (PS5) y Forza Motorsport (Xbox), vemos que ambos se mueven a 60 FPS y resolución 4K en el modo rendimiento, sin trazado de rayos habilitado.

 

Modo calidad o fidelidad

God of War Ragnarök

El modo calidad o fidelidad, también conocido como resolution mode o quality mode, es la ejecución de un videojuego dando prioridad a la potencia bruta. Aspectos como la resolución y la calidad gráfica (a nivel de texturas, modelados o iluminación) serán mucho mayores.

Relacionado con la resolución, también debemos destacar características como el HDR (alto rango dinámico), que podemos configurar tanto en PS5 como en Xbox Series X|S, así como el ray tracing (trazado de rayos).

Cuando seleccionamos el modo calidad o fidelidad, el juego en cuestión se ejecutará a una mayor resolución, dando como resultado gráficos más espectaculares y texturas a mayor definición.

Claro, incrementar la calidad técnica bruta de un juego tiene serios costes en el rendimiento. Cuanto mayor sea la resolución, con menor fluidez (frames por segundo) se moverá un videojuego.

Senua's Saga Hellblade 2

Las metas de PS5 y Xbox Series X convergen en el 4K (3840 x 2160 píxeles), una resolución que ya alcanzaron sus predecesoras PS4 Pro y Xbox One X, aunque no de forma nativa.

Cuando un videojuego se ejecuta a 4K en PS5 o Xbox Series X|S, lo normal es que el rendimiento caiga a los 30 FPS, aunque algunos juegos consiguen mantenerse a 60 FPS con un sacrificio técnico en otras áreas relacionadas, eso sí, con la resolución (por ejemplo, con 4K dinámico en lugar de nativo).

Con Xbox Series S, Microsoft descarta llegar a 4K (aunque algunos juegos pueden funcionar a dicha resolución escalada), y establece la meta en el 2K (2048 × 1080 píxeles), para que la fluidez del juego en cuestión no se vea comprometida.

También hay que mencionar la implicación del HDR y el trazado de rayos. Ciertos juegos incorporan ambas tecnologías, pero si las activas será casi imposible mantener los 60 FPS jugando en el modo calidad.

Alan Wake 2 - Primeras imágenes en 4K

Al igual que el modo rendimiento, es posible configurar el modo calidad o resolución por defecto en PlayStation 5. Los pasos son los mismos, pero dejando marcada la opción de dicho modo.

En Xbox Series X|S podemos seleccionar la resolución que queramos, a través del menú de configuración de las consola. Eso sí, la opción escogida no establecerá por defecto el modo de ejecución en los juegos (habrá que hacerlo manualmente).

Comparando el modo calidad de PS5 con el de Xbox Series X (Series S es una máquina inferior técnicamente a ambas), lo cierto es que las únicas diferencias radican en la optimización de los desarrolladores.

Por ejemplo, un juego de mundo abierto como Marvel's Spider-Man 2 (PS5) funciona a 4K dinámicos y 30-40 FPS en modo calidad, mientras que Halo Infinite (Xbox), un shooter con mapas muy amplios, lo hace a 4K y 60 FPS (con HDR activo), mientras que Starfield se mueve a 4K y 30 fps, al menos en el momento de publicar este artículo.

 

La mejor opción en PS5 y Xbox Series X|S

PS5 Xbox PlayStation Xbox Series X

Llegamos a la gran pregunta: ¿es mejor el modo rendimiento o el modo resolución? ¿Es más recomendable jugar en el modo calidad? Lo cierto es que uno no es mejor que el otro, ya que el actual hardware de las consolas de Sony y Microsoft busca el equilibrio a la hora de ejecutar un juego.

Entre PS5 y Xbox Series X no hay apenas diferencias a la hora de elegir uno u otro modo. Más que de la propia tecnología, depende de la optimización que cada desarrollador haga con sus juegos.

El modo rendimiento es ideal para juegos de acción, de lucha, conducción o metroidvania/soulslike, en los cuales es mucho más importante la fluidez que la calidad técnica. Incluso también para shooters multijugador.

Sin embargo, no termina de estar bien implementado en juegos narrativos, de aventuras o grandes RPG/JRPG. El claro ejemplo es Final Fantasy VII Rebirth para PS5. También hay excepciones, como A Plague Tale: Requiem.

En cambio, te recomendamos el modo calidad para jugar a aventuras y juegos de rol de gran tamaño, como es el caso de GTA V, donde el salto visual es muy evidente, pero NO si lo que buscas es atacar, esquivar o moverte con fluidez (un juego que no jugaríamos a 30 FPS es Stellar Blade, por ejemplo).

Todo depende de tus preferencias, así que te animamos a probar ambos modos de ejecución en PS5 y Xbox Series X|S, para así determinar cuál es el más adecuado a tu forma de jugar.

Juegos 2024

Hace dos años, elaboramos un listado con todos los juegos de PS5 (por aquel entonces) que alcanzaban los 60 FPS a una resolución de 4K, incluso con ray tracing o soporte a 120 Hz, que puedes echar un vistazo aquí.

Si lo tuyo son los gráficos, no pierdas de vista estos 10 juegos que exprimen el hardware de PlayStation 5 al máximo. O los juegos que mejor explotan los circuitos de Xbox Series X|S hasta la fecha.

Sea con el modo rendimiento o modo calidad PS5 y Xbox Series X|S, está claro que es un detalle que   recortan considerablemente la separación histórica entre las consolas y los ordenadores, con montones de ajustes, opciones gráficas y configuraciones que podemos modificar.

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Hobbyconsolas.